Alistan plan contra ley antichatarra

Entran anónimos a debate antichatarra

La Comisión Federal de Mejora Regulatoria ha recibido 43 comentarios sobre los lineamientos para la venta de alimentos y bebidas en escuelas


Sonia Del Valle

Ciudad de México  (22 julio 2010).- En el último día del debate público sobre la reglamentación de la venta de bebidas y alimentos en escuelas públicas entrarán al debate decenas de correos anónimos firmados por personas bajo el nombre de Benito Juárez y Chente Fox.

Desde el correo chentefox@priest.com se asegura que es ridículo quitar los productos de las escuelas al saber que esto no es la causa de la obesidad.

El correo benitojuarez@mexicomail.com señala que prohibir los productos fomentará el uso de puestos en las calles.

El correo el chupacabras@scientist.com señala que es una tontería poner una ley que quite productos de las escuelas en lugar de fomentar el deporte.

El correo juliocortazar@writneme.com indica que quitar los productos de las escuelas es darle un duro golpe a la economía, en tanto que el correo octaviopaz@diploma.com dice que quienes tienen el hábito de hacer ejercicio saben lo eficiente que es esta actividad para reducir el peso.

La Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) ha recibido 43 comentarios, lo que ha retrasado la publicación del dictamen preliminar sobre los Lineamientos Generales para el Expendio de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica elaborados por la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Salud.

Alistan plan contra ley antichatarra

Sugiere Conméxico amparos para impugnar regulación que alistan la SEP y Salud

Sonia del Valle

Ciudad de México  (21 julio 2010).- El Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (Conméxico) prepara una estrategia jurídica en caso de que los lineamientos para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas se publiquen en Diario Oficial.

“Se considera indispensable que Conméxico y sus asociadas cuenten con una estrategia jurídica que no sólo abarque su participación en el proceso de mejora regulatoria.

“Esta estrategia debe contemplar la posibilidad de interponer medios de impugnación en contra de la aplicación de los lineamientos generales”, señalan.

El documento titulado “Análisis jurídico sobre el proyecto de lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar en los planteles de educación básica, sometido al proceso de mejora regulatoria ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el 10 de junio” fue remitido a la Cofemer como parte de los comentarios que emitió el presidente de la Federación Peninsular de la Coparmex, Hernán Cordero Galindo.

Conméxico, que agrupa a empresas como Barcel, Bimbo, Coca Cola, Danone, Nestlé, Hershey, Del Valle, pide a sus asociados valorar la posibilidad de interponer un juicio de amparo o un juicio contencioso administrativo.

“Sería recomendable que en el escrito inicial de demanda de amparo se solicite, con base en el artículo 124 de la Ley de Amparo, la suspensión del acto reclamando.

“De conceder la suspensión el juez de distrito, durante todo el tiempo que se lleve la tramitación del juicio de amparo, los Lineamientos Generales no se aplicarían a los demandantes”, señala.

El juicio contencioso administrativo, indica, se podrá presentar en los primeros 45 días hábiles después de la publicación de los lineamientos en el Diario Oficial de la Federación.

Asegura que hay elementos jurídicos para fundamentar juicios sobre la naturaleza jurídica de los lineamientos y la falta de facultades de los secretarios de Educación y Salud para prohibir la venta de productos en las escuelas.

Advierten, además, la posible violación al Artículo 5 de la Constitución, relativo a la libertad de comercio e industria.

El próximo 22 de julio. la Cofemer emitirá el dictamen preliminar sobre los lineamientos generales que elaboraron la secretarías de Educación y Salud para regular la venta y distribución de alimentos y bebidas en las escuelas de educación básica del País.

Considera Conméxico que la Cofemer sólo “engrapa” los comentarios de particulares en el dictamen preliminar y los remite a la SEP, solicitando respuestas específicas a cada una de las opiniones.

“Es usual que la Cofemer dé por buenas esas respuestas (de la SEP) a los comentarios de los particulares, sin entrar a analizar mayormente en su dictamen final”, señala Conméxico

Sugiere Conméxico amparos para impugnar regulación que alistan la SEP y Salud

Sonia del Valle

Ciudad de México  (21 julio 2010).- El Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (Conméxico) prepara una estrategia jurídica en caso de que los lineamientos para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas se publiquen en Diario Oficial.

“Se considera indispensable que Conméxico y sus asociadas cuenten con una estrategia jurídica que no sólo abarque su participación en el proceso de mejora regulatoria.

“Esta estrategia debe contemplar la posibilidad de interponer medios de impugnación en contra de la aplicación de los lineamientos generales”, señalan.

El documento titulado “Análisis jurídico sobre el proyecto de lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar en los planteles de educación básica, sometido al proceso de mejora regulatoria ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el 10 de junio” fue remitido a la Cofemer como parte de los comentarios que emitió el presidente de la Federación Peninsular de la Coparmex, Hernán Cordero Galindo.

Conméxico, que agrupa a empresas como Barcel, Bimbo, Coca Cola, Danone, Nestlé, Hershey, Del Valle, pide a sus asociados valorar la posibilidad de interponer un juicio de amparo o un juicio contencioso administrativo.

“Sería recomendable que en el escrito inicial de demanda de amparo se solicite, con base en el artículo 124 de la Ley de Amparo, la suspensión del acto reclamando.

“De conceder la suspensión el juez de distrito, durante todo el tiempo que se lleve la tramitación del juicio de amparo, los Lineamientos Generales no se aplicarían a los demandantes”, señala.

El juicio contencioso administrativo, indica, se podrá presentar en los primeros 45 días hábiles después de la publicación de los lineamientos en el Diario Oficial de la Federación.

Asegura que hay elementos jurídicos para fundamentar juicios sobre la naturaleza jurídica de los lineamientos y la falta de facultades de los secretarios de Educación y Salud para prohibir la venta de productos en las escuelas.

Advierten, además, la posible violación al Artículo 5 de la Constitución, relativo a la libertad de comercio e industria.

El próximo 22 de julio. la Cofemer emitirá el dictamen preliminar sobre los lineamientos generales que elaboraron la secretarías de Educación y Salud para regular la venta y distribución de alimentos y bebidas en las escuelas de educación básica del País.

Considera Conméxico que la Cofemer sólo “engrapa” los comentarios de particulares en el dictamen preliminar y los remite a la SEP, solicitando respuestas específicas a cada una de las opiniones.

“Es usual que la Cofemer dé por buenas esas respuestas (de la SEP) a los comentarios de los particulares, sin entrar a analizar mayormente en su dictamen final”, señala Conméxico.

Pide SNTE pe
nsar en niños por chatarra
OCHOA GUZMÁN

Para el secretario general del SNTE a la SEP le ha faltado sensibilidad para
llamar a los empresarios a que acompañen el proyecto antichatarra.
Foto: Archivo

Aseguran que a la SEP le ha faltado sensibilidad para llamar con anticipación a los empresarios a que acompañen el proyecto

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (12 julio 2010).- En medio del debate por la regulación de la venta de alimentos y bebidas en las escuelas, Rafael Ochoa, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) aseguró que ante el interés económico de las empresas debe prevalecer la salud de los niños.

“Lo que debe estar por encima de todo, son los pequeños y si hay necesidad ahí de hacer un trabajo de cabildeo, de sensibilización, de recomendaciones para operar de manera distinta, de cambiar procedimientos para elaborar un producto, es responsabilidad de la SEP que cumpla con su papel”, indicó.

Al ser cuestionado sobre la discusión por la regulación de la venta de alimentos y bebidas en las escuelas de educación básica, donde las empresas se han manifestado en contra de la propuesta de la SEP y de la Secretaría de Salud, Ochoa aseguró que debe prevalecer el interés superior de la infancia.

“A nosotros como gremio nos satisface que se esté dando esta discusión, que haya esta iniciativa y que se apruebe para implementarse y salir adelante, porque ha sido una propuesta del SNTE añeja, reiterada, que se paraba por otro tipo de intereses, pues hay el interés de empresarios, de gente que se pueda sentir o no afectada por la iniciativa”, afirmó.

A la SEP le ha faltado sensibilidad para llamar con anticipación a los empresarios a que acompañen el proyecto, agregó el líder magisterial.

“No estamos pronunciándonos porque se ponga en práctica esta medida para perjudicar a tal o cual empresa, estamos pensando en los niños y en los jóvenes de este País y si este es el interés superior de esta propuesta estamos obligados todos a hacer el trabajo”, aseveró.

Apoyan médicos prohibir chatarra

Afirman que hay sustento científico en lineamientos de Ssa y SEP

Sonia del Valle

Ciudad de México  (12 julio 2010).- Las asociaciones y sociedades de médicos, especialistas, pediatras y del Instituto Nacional de Salud Pública entraron esta semana al debate para apoyar la regulación de los alimentos y bebidas dentro de los escuelas de educación básica.

La presidenta de la Sociedad Mexicana de Pediatría, Patricia Saltigeral Simental, aseguró que los Lineamientos Generales que buscan regular la venta y distribución de alimentos y bebidas en las escuelas se apegan a la evidencia científica disponible y a la Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la prevención de la obesidad.

Señala que en la Estrategia de la OMS, firmada por México en el 2004, los países se comprometen a promover la actividad física y buscar que las dietas conlleven una reducción en el consumo de azúcar, grasa y sodio.

“Dada la limitada capacidad de los niños de tomar decisiones sobre su salud, la escuela debe convertirse en el entorno saludable por excelencia, ofreciendo aquellos alimentos y bebidas que promueven la salud y limitando aquellos, cuyo consumo habitual aumenta el riesgo de la obesidad y de varias enfermedades crónicas”, afirmó Saltigeral

La investigadora Alejandra Jauregui del Centro de Investigación en Salud y Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública destacó que se ha demostrado que a mayor consumo de bebidas endulzadas mayor es la prevalencia de sobrepeso y obesidad.

El presidente de la Academia Mexicana para el Estudio de la Obesidad, Juan Daniel Rodríguez Choreño, afirmó que la determinación de las Secretarías de Salud y Educación Pública de señalar la cantidad de energía y nutrimentos promedio que requiere los escolares tiene bases científicas y fundamento suficiente para prevenir la pandemia de la obesidad en México.

Arturo Orea Tejeda, presidente de la Asociación Mexicana para la Prevención de Insuficiencia Cardiaca, aseveró que la gravedad del caso de la obesidad y el sobrepeso en México permite considerarlo como un problema de seguridad nacional, pues compromete el futuro del País, y los argumentos de la industria sobre los costos que representará la conversión de sus productos no pueden ser superiores al bien común de conservar la salud.

Gustavo Ángeles Tagliaferro, director del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas del Instituto Nacional de Salud Pública, señaló que no existe evidencia en los países en donde se han puesto en marcha medidas para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas de que hayan generado una caída en los ingresos y la pérdida de empleos, como lo argumenta la industria.

Salvador Villalpando, jefe de Departamento de Educación Pre y Posgrado del Hospital Infantil de México Federico Gómez, dijo que en las escuelas donde los niños pasan 4 horas al día y hacen 9 minutos de ejercicio, no debería existir ningún tipo de alimento disponible, pero mucho menos bebidas azucaradas y de alta densidad energética.

La Federación Mexicana de Diabetes; la Asociación Nacional Mexicana de Educadores en Diabetes; la Academia Nacional de Medicina de México, el IMSS a través de la Unidad de Salud Pública y el Sistema Nacional DIF, también se manifestaron a favor de la medida.

Cuantifica Canacintra pérdidas

El presidente de la Canacintra, Sergio Cervantes Rodiles, aseguró que los Lineamientos para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas violentan el orden jurídico por ser inconstitucionales y la convivencia social, al prohibir productos a la población.

En su análisis de 103 cuartillas, la Canacintra señala que las micro y pequeñas empresas registrarán una pérdida de 50 mil empleos porque tendrán que reducir personal para poderse adaptar al cambio del mercado; mientras que en las medianas y grandes empresas la pérdida de empleos puede llegar a los 5 mil, debido al cierre de algunas cadenas de producción.

Indica que la industria tendrá que reformular sus productos, adquirir nueva maquinaria y equipo de proceso y embasado; diseñar nuevos empaques y embalajes, conseguir nuevos proveedores; hacer campañas de publicidad y promoción de los nuevos productos, conseguir financiamiento y capacitar al personal.

Lo anterior, dijo, llevará entre 1 a 5 años de adaptación dependiendo del tamaño de la empresa.

“Calculamos que la pérdida ponderada de ingresos por la venta de alimentos a la entrada de los lineamientos puede llegar a 117,783,659 millones, de los cuales corresponde a la micro empresa 47, 113, 463 millones de pesos.

“Éstas pérdidas no sólo serán por el siguiente ciclo escolar, sino que se repetirán e irán disminuyendo a medida que la micro y pequeña empresa vaya adaptándose al cambio que representa la entrada de los lineamientos”.

Alistan plan contra ley antichatarra.

Piden expertos aprobar plan antichatarra

Afirman especialistas del Instituto Nacional de Nutrición que que el Estado mexicano ha fallado en la protección de la infancia


Margarita Vega

Ciudad de México  (7 julio 2010).- Especialistas del Instituto Nacional de Nutrición se pronunciaron hoy por la aprobación de los lineamientos propuestos por las secretarías de Educación y Salud para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas del país.

En conferencia de prensa, el investigador Abelardo Ávila aseguró que los niveles de obesidad y sobrepeso el País son muy graves y por eso se requiere tomar medidas urgentes como retirar la llamada comida chatarra de los centros educativos para proteger a los niños de sus efectos en su salud.

“Estamos en medio de una catástrofe epidemiológica y una de las medidas es proteger de inmediato a nuestra infancia.

“Ojalá que la Cofemer (Comisión Federal de Mejora Regulatoria) dé viabilidad a estos lineamientos como primer paso para enfrentar el problema”, señaló.

Por otra parte, Marcos Arana, especialista del mismo organismo, afirmó que el Estado mexicano ha fallado en la protección de la infancia en México y que muestra de ella es la carencia de agua potable en miles de escuelas del país, lo cual sería una primer paso, dijo, para combatir la obesidad en el país.

En la conferencia de prensa, el director de la organización “El Poder del Consumidor”, aplaudió la decisión de la Cofemer de ampliar el plazo para recibir comentarios de particulares sobre el proyecto de lineamiento, que pretende controlar el número de calorías de los productos que se vendan en las escuelas.

Pide Ssa voluntad en pla
n antichatarra
Ssa

El funcionario federal dijo que siempre ha estado dispuesto a negociar.
Foto: Archivo

Asegura Córdova que si el Gobierno fuera estricto, no tendría que haber cooperativas en las escuelas

Margarita Vega

Ciudad de México  (1 julio 2010).- Ante los cuestionamientos de la industria alimenticia al reglamento antichatarra, el Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, aseguró que para tener avances en la materia, cuyo fin es combatir el sobrepeso y la obesidad, es necesaria la voluntad de las dos partes.

Luego de inaugurar un área de juegos en el Hospital Infantil de México, el funcionario dijo que la dependencia a su cargo siempre ha estado dispuesta a negociar.

Del mismo modo, aseguró que algunas empresas no se han comprometido lo suficiente con esta causa.

Apuntó que si el Gobierno fuera estricto, no tendría que haber cooperativas en las escuelas.

“Si fuéramos más estrictos realmente, no tendría porque haber cooperativas escolares, porque el 85 por ciento de los niños llegan desayunados (…) no se trata de un combate contra las empresas”, señaló.

REFORMA publicó que las empresas que elaboran jugos, néctares, yogurts, leche, soya, aceites y mantecas comestibles lanzaron una lluvia de críticas ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) por el reglamento antichatarra que promueven la Secretaría de Educación y la de Salud.

Además, un grupo de compañías que se dedica a la fabricación de empaques o que son proveedores de servicios están en contra de eliminar de las escuelas la llamada comida chatarra o que se cambien los empaques por unos más pequeños.

La Cofemer, que el 10 de junio abrió a consulta los Lineamientos para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica, elaborados por la SEP y Salud, recibió 30 consultas en los primeros 11 días.

Reprocha Ssa crítica a plan antiobesidad

Defiende Córdova los lineamientos sobre venta de comida en planteles escolares

Margarita Vega y Sonia del Valle

Ciudad de México  (2 julio 2010).- Ante los cuestionamientos de la industria alimenticia al proyecto de lineamientos para el expendio de comida en los planteles escolares, el Secretario de Salud, José Ángel Córdova, remarcó ayer que para lograr avances en el combate al sobrepeso y la obesidad entre los niños y adolescentes es necesaria la voluntad de las autoridades y las empresas del ramo.

Algunas de esas empresas, indicó, no se han comprometido lo suficiente con esa causa.

Rechazó que el proyecto de lineamientos sea desproporcionado y que busque afectar a la industria alimenticia.

“Si fuéramos estrictos, realmente no habría ni siquiera por qué tener cooperativas escolares, dado que el 85 por ciento de los niños llegan desayunados. Quizás lo que habría que tener nada más es abasto de agua para que puedan hidratarse adecuadamente”, señaló.

“No se trata de un combate contra las empresas (…) pero tampoco se trata de rehuir la responsabilidad social que cada quien tiene ante un problema que es real. El resto del mercado para ellos no se modifica, así es que creo que en muchos aspectos es un poco aumentar o exagerar lo que se está diciendo”.

Córdova insistió en que existe disposición de las autoridades federales para revisar con la industria alimenticia los tiempos que requiere para modificar los componentes de sus productos. y ajustarse a los lineamientos.

“Pero es muy diferente decir queremos renegociar a no queremos hacer nada, queremos esperar a lo mejor un cambio de gobierno. Eso no puede ser, es una falta de responsabilidad”, apuntó.

Las empresas Pepsico y Coca-Cola cuestionaron el anteproyecto de lineamientos para regular la venta de alimentos y bebidas en las escuelas

En un comentario presentado ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), Pepsico México consideró que el anteproyecto carece de sustento científico y es incongruente.

“El anteproyecto de lineamientos constituiría en realidad un cuerpo normativo ineficiente, plagado de disposiciones confusas, mal fundamentadas y prácticamente inoperante, en las cuales se afectan actos jurídicos privados, se faculta a asociaciones de personas para intervenir en relaciones jurídicas de terceros y se regulan excesivamente las recomendaciones y conductas que se espera observen destinatarios de la norma, que tampoco quedan claramente definidos”, indicó.

Por su parte, Coca-Cola de México señaló que los lineamientos propuestos son incongruentes con al Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria suscrito en enero pasado por autoridades federales y la industria de alimentos y bebidas.

“Sin sustento científico, dañan la reputación de la cadena del refresco y la cadena agroindustrial del azúcar, con un impacto negativo en su desarrollo, inversión y empleo. Le otorgan a los refrescos un tratamiento inequitativo frente a otros alimentos y bebidas”.

Eluden a Cofemer en plan antichatarra

Advierte la SEP que el dictamen de la Comisión no es vinculante

Sonia Del Valle y Margarita Vega

Ciudad de México  (30 junio 2010).- Sea cual sea la naturaleza del dictamen de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), la Secretaría de Educación Pública puede publicar los Lineamientos que regulan la venta de alimentos y bebidas en las escuelas en el Diario Oficial de la Federación, advirtió el titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SEP, Ricardo Salgado Perrillat. “El dictamen de la Comisión no es vinculativo”, señaló.

La SEP, dijo, sólo comunicaría por escrito las razones por las que las observaciones que emita la Cofemer no serían atendidas y procedería a la publicación de los Lineamientos.

“Sin embargo, tenemos que esperar a lo que nos diga el 9 de julio y ahí sabremos cómo viene para analizarlo”, explicó.

El funcionario señaló que una vez que reciban el dictamen preliminar de la Cofemer, la SEP enviará sus comentarios al mismo y pedirán que la Comisión emita el dictamen final.

La SEP, dijo, tomará las observaciones que considere pertinente y de rechazar algunas, explicará el porqué, y solicitará el dictamen final.

Insistió que el dictamen final no es vinculatorio para que la SEP publique el documento en el Diario Oficial de la Federación.

El funcionario también señaló que los lineamientos que regulan la venta de alimentos y bebidas en las escuelas tienen como fundamento el artículo 113 de la Ley General de Salud.

“La Comisión Federal de Mejora Regulatoria, emitió una resolución en términos del Acuerdo de Calidad Regulatoria en donde nos hacen una observación respecto de uno de los supuestos que se hizo valer que era que el instrumento (los lineamientos) emanaban del Acuerdo (Nacional para la Salud Alimentaria).

“Ya le hicimos llegar a la Cofemer un oficio donde le manifestamos que si bien es cierto la propuesta responde al Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria no se precisó lo relativo al artículo 113 de la Ley General de Salud que es el fundamento legal”, señaló Ricardo Salgado Perrillat, titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SEP.

Salgado Perrillat expresó que el artículo 113 señala que la Secretaría de Salud en coordinación con la SEP, las entidades federativas formulará, propondrá y desarrollará programas de educación para la salud.

Por otra parte, el Secretario de Salud, José Ángel Córdova, afirmó ayer que los lineamientos para el expendio de alimentos y bebidas en las escuelas sigue adelante, a pesar de que la Comisión Federal de Mejora Regulatoria cuestionara su validez jurídica.

“Seguimos adelante y claro, hay mucha argumentación de algunas empresas que no quieren que esto avance y quisieran que siguiéramos como los años anteriores, ellos han dicho que han hecho muchas cosas, pues sí, pero la obesidad ha seguido aumentando, debemos actuar de manera mucho más sólida…

“Obviamente la resistencia al cambio siempre es importante, pero los fundamentos científicos y la gravedad del problema ahí están y no lo estamos inventando”, dijo Córdova.

Exhibe Cofemer ineptitud de SEP
comida

La IP señaló que el acuerdo carece de un análisis que sustente que es el más adecuado para resolver el problema de la obesidad.
Foto: Carlos Ibarra

En tanto, empresas cuestionaron el diseño regulatorio y que no las hayan tomado en cuenta para emitir los lineamientos

Sonia del Valle

Ciudad de México  (28 junio 2010).- La ley con la que se pretendía regular la venta de alimentos chatarra en las escuelas públicas no sirve. A los Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas los hicieron chatarra.

La Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) pidió a la SEP revisar y corregir el anteproyecto porque no tiene validez jurídica.

“Con la información disponible parecería que dicho acuerdo pudiera no revestir la naturaleza de una ley, así como tampoco de un reglamento, decreto, acuerdo u otra disposición de carácter general expedida por el titular del Ejecutivo federal, en virtud de que no se encontró que en el mismo se establezcan derechos y obligaciones específicas ni que se haya publicado en el Diario Oficial de la Federación”.

En mayo pasado, los titulares de la SEP, Alonso Lujambio, y de Salud, José Ángel Córdova, junto con sus homólogos estatales, habían concretado un “pacto histórico” para prohibir la venta de refrescos y alimentos fritos y preparados con exceso de grasa.

Sin embargo, la Cofemer solicitó a la SEP “valorar la conveniencia” de aportar elementos adicionales que permitan saber si el anteproyecto se desprende de una obligación establecida en la ley. La Cofemer también pidió al Oficial Mayor de la SEP, Guillermo Bernal, a quien va dirigido el oficio, que revise lo referente al costo-beneficio que tendría la medida de ser aprobada.

Arrecia IP críticas a ley antichatarra

Empresarios de la industria de alimentos y bebidas arreciaron sus críticas hacia la estrategia de la SEP y de la Ssa que regula la venta de comida chatarra en las escuelas.

En los comentarios enviados a la Cofemer advierten que los Lineamientos Generales para la Venta y Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica y su Anexo Único son excluyentes, discriminatorios e inequitativos.

Además acusan a ambas dependencias de carecer de facultades legales para emitir dichos lineamientos y de que no los tomaron en cuenta para la elaboración de la estrategia.

Para el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), ni la SEP ni Salud pueden certificar a las escuelas como “libres de consumo de azúcares” como se propone en el artículo 21 de los Lineamientos.

“No existe en el ámbito federal disposición jurídica alguna con rango normativo de ley que establezca explícitamente el fundamento para que uno o dos Secretarios de Estado prohíban determinados alimentos y bebidas en los planteles escolares”, indica en un segundo escrito enviado a la Cofemer.

ConMéxico, que agrupa a 45 empresas, entre ellas Coca Cola, Barcel, Bimbo, Sabritas, Alpura, Kellogg’s, Pepsi, Lala, Jumex y Nestlé, asegura que el anteproyecto tiene un inadecuado diseño regulatorio y carece de un análisis que sustente que es el más adecuado para resolver el problema de la obesidad y el sobrepeso.

En el documento, enviado el 25 de junio, insiste en que el anteproyecto tampoco cuenta con un análisis real del costo beneficio de la medida. En el primer escrito señala que las pérdidas asociadas por la limitación de la venta de productos antichatarra en las escuelas será de 10 mil 600 millones de pesos.

ConMéxico expresa que prohibir los edulcorantes no calóricos en las bebidas de dieta contradice el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, en el que la SEP se basa para elaborar el proyecto.

A su vez, la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera sostiene que los lineamientos son incongruentes pues privilegian la estigmatización de productos y sus ingredientes en lugar de promover una alimentación correcta.

“Para la emisión del proyecto de Lineamientos Generales que se comenta ni la SEP ni la Ssa consultaron a los suscriptores del Acuerdo Nacional (para la Salud Alimentaria) no respetan los principios rectores ni la finalidad de tal instrumento, sino que de manera unilateral pretenden reglamentar el expendio y distribución de bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los planteles de educación básica”, externó.

Por su lado, los integrantes de la rama industrial 106 “Fabricantes de Botanas” de la Canacintra solicitaron ser escuchados antes de que la SEP emita una lista de productos restrictivos para las escuelas.

“Como industriales estamos en la mejor disposición de apoyar todas las iniciativas que se presenten bajo una óptica constructiva e incluyente, que busque soluciones.

“No aceptaremos el camino fácil y simplista de las restricciones o prohibiciones, que al final de cuenta no resolverán el problema”.

Desde el 10 de junio, día en que inició la consulta pública hasta ayer, la Cofemer ha recibido 61 comentarios a dichos lineamientos, tanto de empresas como de padres de familia.

Truena contra SEP sector refresquero
comida

La SEP sólo dará recomendaciones y sugerencias alimentarias a los niños y padres de familia para abatir la comida ‘chatarra’.
Foto: Archivo

El titular de la Ssa defendió que el reglamento no busca dañar a las industrias

Leslie Gómez

Ciudad de México  (25 junio 2010).- La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) rechazó retirar sus productos de los establecimientos en los planteles de educación básica, como lo plantea el reglamento antichatarra que promueve las Secretarías de Educación Pública y de Salud.

Al enviar sus comentarios a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) sobre los Lineamientos para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica, la industria considera que las refrescos deben ser incluidos en la oferta, expendio y distribución de las tiendas escolares, por considerar que son un producto legal, saludable e inocuo y compatible con una dieta correcta.

“Los refrescos cubren necesidades básicas de hidratación al ser fuente confiable de agua potable”, señala.

En el documento, la industria advierte que los lineamientos violentan la Constitución, son discriminatorios, inequitativos y complejo de aplicar y supervisar.

Indica que, de ser aprobados, ocasionarán daños a la industria debido a que existen graves anomalías jurídicas y constitucionales en el anteproyecto.

“La Anprac manifiesta su desacuerdo con afirmaciones, sin sustento, que directa o indirectamente califican a los refrescos como productos no saludables y por tanto no permitidos, como se señala en los Lineamientos.

“Por ello, no aceptamos ningún trato o calificativo que discrimine y/o estigmatice sin sustento científico válido a los productos de esta industria”, destaca el documento de 53 cuartillas.

La ANPRAC agrupa a compañías como Cadbury Schweppes Bebidas México (Coca Cola), Coordinación Industrial Mexicana, Corporación del Fuerte, Corporación Rica, Grupo Yoli, Pepsi Cola, Bebidas Purificadas y Manantiales de Tehuacán (Peñafiel) entre otras.

En entrevista, Jorge Romo, director de Relaciones Institucionales de la Anprac, aseguró que retirar los refrescos de las escuelas no termina con el problema de obesidad.

Sin embargo reconoció que empresas como Coca Cola y Pepsi Cola, que se encuentran afiliadas a la asociación, aceptaron la propuesta de sustituir gradualmente hasta 2013 los refrescos tradicionales endulzado con azúcar, por productos con edulcorante no calórico.

“No de la noche a la mañana, sino de manera gradual sustituirlas. Cada empresa ha tomado su política y lo que aceptaron fue esto, pero no retirarlos completamente de un día para otro como plantea el reglamento. No es exactamente como lo ha mencionado el Secretario de Salud, sino gradualmente sustituir el producto”, indicó.

Asimismo consideró que los productos con edulcorantes no calóricos deben ser reconocidos, ya que cubren necesidades básicas de hidratación al ser fuente confiable de agua potable.

“Estamos hablando de violaciones constitucionales, de temas de carácter nutricional y del tema económico. Creemos que se estigmatiza al producto y que tendrá graves repercusiones”, sostuvo.

“El hecho de que se estigmatice determinados productos de los que nosotros representamos es muy grave, pues toda persona va a pensar que si están siendo retirados de las escuelas es porque son dañinos y no es así”, destacó.

Rechaza Córdova buscar daño

El Secretario de Salud, José Ángel Córdova, defendió de nueva cuenta el retiro gradual de ciertos alimentos y bebidas de las escuelas de educación básica al señalar que el reglamento antichatarra no busca perjudicar a las industrias.

“No hay alimentos malos, hay hábitos malos, entonces tenemos que ir haciendo una adaptación gradual de muchos de los productos industrializados que existen. De ninguna manera se trata de dañar a la industria, e incluso se los he dicho, habrá botanas que puedan permanecer perfectamente conforme vayan haciendo su adaptación en sus componentes”, manifestó.

Entrevistado luego de atestiguar la firma de un convenio de colaboración entre la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, el funcionario indicó que los alimentos industrializados necesitan tiempo para cambiar de fórmulas y componentes, y, una vez reformulados, podrán ser vendidos en los planteles educativos sin riesgo para los alumnos.

Indicó que una vez que los lineamientos sean aprobados en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) se establecerá una lista sobre los productos que deban quedar fuera de las escuelas.

“Lo que estaba pasando, precisamente, es que se estaban estigmatizando algunos alimentos industrializados. Hay variables enormes, hay algunos que cumplen perfectamente con las cantidades de calorías y otros no, que necesitarán ser reformulados.

“Es muy delicado, es muy grave decir, ‘éstos no van a estar’, no va ser así tan drástico porque algunos sí cumplen y otros irán cumpliendo”, explicó.

Dijo que el retiro gradual de los alimentos de las escuelas al 2013 no representa un retroceso, pues aunque la obesidad está creciendo, es un problema de salud pública que se generó durante 20 años y se tiene que ir trabajando el cambio en la cultura.

“No todo se puede hacer de golpe porque esto implica adaptaciones, pero también de manera muy importante, el 80 por ciento de los alimentos son preparados, no industrializados, entonces con los menús, con las dietas que se van a preparar, que se van a entregar a los padres de familia, también a los maestros y a las cooperativas, iremos dando ese cambio en la cultura”, puntualizó.

Con información de Silvia Garduño.

D
efienden compañías alimentos chatarra
12

Las empresas de alimentos subrayan que adecuar sus productos a los nuevos reglamentos incrementará sus costos.
Foto: Archivo

Prevé Conméxico, que agrupa a 45 empresas, pérdidas por 442 millones de pesos por los nuevos lineamientos

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (23 junio 2010).- Las empresas que elaboran jugos, néctares, yogurts, leche, soya, aceites y mantecas comestibles lanzaron una lluvia de críticas ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) por el reglamento antichatarra que promueven la Secretaría de Educación y la de Salud. Además, un grupo de compañías que se dedica a la fabricación de empaques o que son proveedores de servicios están en contra de eliminar de las escuelas la llamada comida chatarra o que se cambien los empaques por unos más pequeños.

La Cofemer, que el 10 de junio abrió a consulta los Lineamientos para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica, elaborados por la SEP y Salud, recibió 30 consultas en los primeros 11 días.

De éstas, sólo dos son de apoyo a la medida, y el resto señala afectaciones a la producción, a la libertad de elegir de las personas, contra las pequeñas y medianas empresas y el empleo.

Pocos hacen referencia al grave problema de obesidad y sobrepeso entre los estudiantes de educación básica.

En la consulta, se señala que las pérdidas económicas que sufrirán no son de 30 millones de pesos, como presumen las secretarías de Educación Pública y la de Salud.

El Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (Conméxico) asegura que las pérdidas asociadas por la limitación a la venta de sus productos en las escuelas será de 442 millones en un primer impacto.

“Los costos que asumirán las empresas asociadas a Conméxico para una sola línea de producto serían de alrededor de 442 millones de pesos, más 10 mil 600 millones de pesos derivados del estimado de pérdidas por limitación en las ventas”, señala el organismo en su oficio enviado a la Cofemer.

Conméxico, que agrupa a 45 empresas, entre ellas Coca Cola, Barcel, Alpura, Danone, Lala, Jumex, Nestlé y Mars, solicita a la Comisión que, antes de emitir su dictamen, tome en cuenta los costos que el proyecto implicará para las empresas.

En sus consideraciones, la empresa Jumex acusa afectaciones a la imagen de sus productos y señala que hacer más pequeños los envases de sus productos tendrá un costo de 40 millones de pesos.

Reclama que la SEP y Salud hayan clasificado como bebidas a los jugos y los néctares, a pesar de que la Ley General de Salud y diversas normas oficiales los clasifican como alimentos líquidos.

Danone asegura que la empresa tiene el compromiso de aportar salud a través de alimentos nutritivos y accesibles.

La empresa también señala que en el proyecto para controlar la venta de comida chatarra en las escuelas todos los productos que contengan azúcares entran dentro de la categoría de no permitidos.

“Los alimentos líquidos que contengan cualquier cantidad de azúcares deberán quedar fuera de las escuelas, lo que pone a los productos lácteos fermentados en un papel de productos no sanos, que a nuestra consideración y la de los científicos a nivel mundial no corresponde con la realidad de dichos productos debido al alto aporte nutrimental”, menciona.

La Cámara Nacional de Industriales de Aceites y Mantecas asegura que la SEP y Salud cometieron un error de unidades al establecer que la cantidad de aceite industrializado que pueden contener las botanas saladas, las galletas y pastelitos, así como la preparación de alimentos es de 0.3 mg, cuando debería ser de 0.3 gramos.

La empresa Grainger, distribuidora de distintos tipos de productos comerciales, industriales y de alimentos y bebidas, considera que la medida es una cortina de humo que no solucionará el problema de la obesidad infantil.

La empresa BJM Enterprise, que maquila y empaca productos para la industria de alimentos, asegura que en los Lineamientos hay inconsistencias y que los valores nutricionales infantiles requeridos tienen variaciones y deficiencias.

I
ncumplen con publicidad de chatarra

Fallan empresas de alimentos en disminuir la publicidad de sus productos en televisión durante horarios infantiles

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (20 junio 2010).- El convenio de autorregulación de la publicidad de alimentos chatarra dirigido al público de los niños se ha cumplido en un 75 por ciento, indicó hoy el Secretario de Salud, José Ángel Córdova. “Las empresas de alimentos industrializados de mayor responsabilidad social han cumplido en un 75% con el convenio de autorregulación para bajar la publicidad de sus productos en televisión en horarios infantiles”, afirmó el funcionario en la Reunión Nacional de Gobernadores Rotarios, de acuerdo con un comunicado de la dependencia.

El Código de Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas (PABI), en vigor desde enero de 2009, fue firmado por 24 compañías que se comprometieron de manera voluntaria a disminuir los comerciales de televisión de sus alimentos en horario infantil, entre otros aspectos.

En el evento, Córdova también informó a los rotarios que los lineamientos para la venta de alimentos en las escuelas están en proceso de revisión.

Aunado a esto, el Secretario recomendó evitar freir los alimentos en aceite o manteca, así como consumir leche entera después de los cinco años de edad, a fin de combatir la obesidad.

Aseguró que es necesario que los ciudadanos cambien sus formas de cocinar y entiendan que las grasas saturadas aportan calorías en exceso.

Córdova dijo que aunque la leche entera es rica en proteínas pero también en grasas saturadas, las cuales se fijan en las arterias y contribuyen al sobrepeso, por lo que en este caso es mejor consumir leche descremada.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, los rotarios destacaron la importancia de disminuir la publicidad de comida chatarra y presentaron un programa para contribuir al combate de la obesidad.

Su programa “Cinco Pasos por la Salud”, precisó, incluye la realización de foros regionales sobre el cuidado del peso.

No
hay retroceso en chatarra.- Ssa
chatarra a

El Secretario Córdova afirmó que definir los alimentos a vender en escuelas dependerá de su densidad energética.
Foto: Archivo

Asegura el titular de Salud que falta definir el límite de calorías que deberán tener los alimentos para su venta en escuelas

Margarita Vega

Ciudad de México  (17 junio 2010).- Luego que ayer dijera que el listado de alimentos que quedarían prohibidos en las escuelas y que se anunció a la prensa era únicamente una “muestra”, el Secretario de Salud, José Ángel Córdova, rechazó que haya habido algún retroceso en la normatividad que delimita los alimentos que se pueden vender en las escuelas del País. En conferencia de prensa posterior a la inauguración del Consejo Nacional de Salud, que se celebra en Guadalajara, Jalisco, el funcionario aseguró que los lineamientos que se enviaron a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) son los mismos que se anunciaron a la prensa el 26 de mayo pasado.

Córdova insistió en que no se presentó a este organismo el listado de alimentos permitidos y prohibidos porque todavía no se autoriza el límite de calorías que puede contener cada porción.

No obstante, reconoció que los pastelillos, botanas y galletas podrán seguirse vendiendo en las escuelas si es que tienen menos calorías de lo permitido.

“De ninguna manera ha habido un retroceso en lo que se señaló y que fue aprobado por el Consejo Nacional de Salud y de Educación, ahí están las reglas que se aprobaron, hoy han aparecido algunas noticias diciendo que hemos cambiado las reglas, las reglas son las mismas”, explicó.

“Lo que pasa es que no todo el mundo lee las reglas, y ahí se establece muy claramente que los productos que podrán vende

rse dependen, por un lado, del tamaño de la porción, (y) por otro lado de la densidad energética en 100 gramos y al establecer un rasero de 450 calorías habrá en el momento en que esto se convierta y sea aprobado en Cofemer, una lista de qué productos podrán seguir y qué productos no podrán seguir”. El Secretario dijo que, sin embargo, habrá algunas botanas, mas no frituras, que puedan persistir dentro de lo que se vende en las cooperativas.

“Depende de la densidad energética que tengan, estos criterios se fortalecerán más en los próximos 2 años, hasta que lo que se venda sea de menos de 350 calorías por 100 gramos”, dijo.

Más que los alimentos industrializados, afirmó, es importante modificar la composición de los alimentos preparados que se venden en las escuelas, ya que éstos representan el 80 por ciento de la oferta que los niños tienen en las cooperativas de los centros educativos.

El Secretario agregó que además de la calidad de los alimentos que se venden en los centros escolares, hay otras estrategias como la actividad física y la información sobre el sobrepeso y la obesidad que reciben los niños.


Da marcha atrás Salud con chatarra
ssa

El Secretario de Salud, José Angel Córdova, anunció que la lista de comida chatarra será modificada.
Foto: REFORMA

Da hasta 2012 como plazo para retirar de escuelas los alimentos altamente calóricos


Margarita Vega y Sonia del Valle

Ciudad de México  (17 junio 2010).- El Secretario de Salud, José Ángel Córdova, reconoció ayer que el listado de alimentos que quedarían prohibidos en las escuelas y que se anunció a la prensa era únicamente una “muestra”. Precisó que dicha relación no podía ser enviada así a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para su revisión porque se satanizarían algunos productos.

En entrevista, el funcionario dijo que no habrá una lista final hasta que la Cofemer autorice los límites de calorías que puede contener cada producto que se venda en los centros escolares.

“Nada más era un listado de muestra, que finalmente no es necesariamente el que quede al final. Para no satanizar ‘x’ o ‘z’ producto mejor se decidió esperar a que esté autorizado cuántas van a ser las calorías, para decir: ‘Éstos, sí, y éstos, no”, explicó a pregunta expresa.

Córdova admitió que sí se podrán vender productos como pastelitos y frituras siempre que se comercialicen en una presentación más pequeña.

Dijo que la Ssa dará un plazo de 2 años a la industria alimenticia para que pueda modificar el contenido de sus productos y reducir los niveles de grasa y azúcar, entre otros ingredientes.

“Ahorita se van a vender bolsas chiquitas, ahorita van a ver algunas frituras y botanas que tienen menos densidad energética y en porciones menores, pero el objetivo es que vaya habiendo una transformación de la industria, para que ya en un par de años estén por debajo de esa densidad energética, en la cual aunque se coman dos bolsitas ya no estén ingiriendo más calorías”, explicó el funcionario.

Aseguró que las modificaciones a los productos no se pueden hacer de la noche a la mañana y es por eso que no se reducirán drásticamente los contenidos de calorías que debe tener cada producto que se venda en los centros educativos.

“Esto no es tan rápido, porque la densidad energética depende de los componentes de los alimentos en donde están grasas, texturizantes y no se puede de la noche a la mañana quitarles ‘x’ o ‘z’ componentes, esto es lo que le da consistencia y sabor a los productos industrializados”, agregó.

El 26 de mayo pasado, después de una sesión conjunta de los Consejos Nacionales de Salud y de Autoridades Educativas, los secretarios de Educación y Salud anunciaron una lista de productos que quedarían prohibidos en las escuelas, en la que incluyeron galletas, panes y pasteles altamente calóricos, y frituras, entre otros.

Córdova aseguró que el único producto que oficialmente quedará fuera de los centros educativos el próximo ciclo escolar es el refresco, pues ya se cuenta con una carta de las dos principales refresqueras donde se comprometen a no comercializar bebidas azucaradas en dichos espacios.

En tanto, la Cofemer ha recibido hasta ahora cuatro opiniones contra el proyecto de la SEP.

Jumex reclama que la SEP y Salud hayan clasificado como bebidas a los jugos y los néctares, pese a que la Ley General de Salud y diversas normas oficiales los clasifican como alimentos líquidos.

Rechaza IP lineamientos

La Cofemer ha recibido cuatro opiniones sobre el documento enviado por la Ssa sobre los alimentos que se venden en las escuelas

Sonia del Valle

Ciudad de México  (17 junio 2010).- Empresarios de la industria alimenticia han mostrado su rechazo ante los lineamientos que regulan la venta de comida chatarra en las escuelas. La Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) ha recibido, hasta el momento, cuatro opiniones sobre el documento que en días pasado envió la Secretaría de Salud para su aprobación, y todas han sido en contra.

La empresa Jumex acusa afectaciones a la imagen de sus producto — jugos y néctares–, y señala que hacer más pequeños los envases de sus productos tendrá un costo de 40 millones de pesos.

Reclama que la SEP y Salud hayan clasificado como bebidas a los jugos y los néctares, a pesar que la Ley General de Salud y diversas normas oficiales los clasifican como alimentos líquidos.

“Solicitamos que se dé el mismo tratamiento a los alimentos, tanto en su estado sólido como líquido y que se permita su venta en las escuelas cuando éstos cumplan los criterios establecidos por la propia autoridad relativos a la densidad energética y contenido calórico”.

En el mismo sentido la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias, solicitó la reclasificación de los jugos y néctares de acuerdo a lo que señala el artículo 215 de la Ley General de Salud.

La Canainca señala también los beneficios de la ingesta de leche, yogurt y alimentos líquidos de soya e indica que estos son clasificados por Ssa como alimentos líquidos y no bebidas que se proponen prohibirse en las escuelas.

Además, Claudia Benerza, madre de familia, presentó su opinión, y dijo que los alimentos procesados que se venden en las escuelas son de dudosa calidad y es preferible que sus hijos compren productos de marcas conocidas.

“Por mi parte no voy a prohibir a mis hijos el consumo de estos productos, pues sólo les voy a generar el deseo de querer comprarlos, voy a seguir insistiendo que tengan una dieta balanceada”.

Rogelio Valenzuela Ochoa, tecnólogo de alimentos y padre de familia, señala que prohibir los alimentos en las escuelas atenta contra la libertad de las personas, medida que considera fascista.

Comida chatarra saldrá hasta 2012.-Ssa

Para 2012 se reducirá el número de calorías a 350 por cada 100 gramos, anunció la Ssa.
Foto: Archivo

Los productos que sí saldrán de las tiendas y cooperativas serán los refrescos

Margarita Vega

Ciudad de México  (16 junio 2010).- El Secretario de Salud, José Ángel Córdova, reconoció que la comida chatarra tardará en salir al menos dos años de las escuelas. Tras participar en un foro sobre adicciones en el Instituto Nacional de Psiquiatría, el funcionario dijo que la industria de los alimentos tiene hasta 2012 para modificar la composición de los productos que vende para que se ajuste a los niveles de calorías permitidos.

En el próximo ciclo escolar se permitirá que los productos tengan una densidad energética de 450 calorías por cada 100 gramos, lo que permite que se sigan vendiendo productos como pastelitos o incluso algunas frituras, siempre que reduzcan el tamaño de sus porciones.

Sin embargo, indicó que para 2012 se reducirá el número de calorías a 350 por cada 100 gramos, por lo que la industria necesariamente deberá modificar sus productos.

Lo que sí confirmó fue la salida de los refrescos de las tiendas y cooperativas escolares pues, dijo, cuenta con el compromiso por escrito de las dos principales refresqueras del País.

Critican cambios de norma antichatarra

Indican que mantener los alimentos chatarra en las escuelas contribuye a no cambiar los hábitos y conductas alimenticias de los niños

Margarita Vega

Ciudad de México  (15 junio 2010).- La organización El Poder del Consumidor y el Centro de Orientación Alimentaria condenaron que los lineamientos sobre los alimentos que se pueden vender en las escuelas hayan sido modificados por la SEP al ser enviados a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria para su revisión. En conferencia de prensa, el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo criticó que la dependencia no haya enviado la lista de los alimentos prohibidos en las escuelas, en los que se incluyen pan dulce, galletas o pastelitos, como se anunció el 26 de mayo, luego de la sesión conjunta del Consejo Nacional de Salud y del Consejo Nacional de Autoridades Educativas.

Indicó que los lineamientos que se enviaron a Cofemer solamente incluyen el límite de calorías por cada 100 gramos de producto, lo que implica que algunos productos como pastelitos, sopas instantáneas, donas o dulces sí puedan comercializarse en las escuelas si se venden en una presentación más pequeña.

“¿Con esto qué va a cambiar en las escuelas?, nada”, lamentó.

Por otra parte, Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición, indicó que el problema de obesidad y sobrepeso entre los niños mexicanos es una catástrofe y se ha demostrado que su tendencia creciente en lugar de reducirse o detenerse, se mantiene, por lo que urgió a que las autoridades tomen decisiones inmediatas y no para los ciclos escolares de 2011 o 2012.

En la conferencia, la directora de Nutrición del Centro de Orientación Alimentaria, Julieta Ponce, indicó que mantener los productos chatarras en las escuelas contribuye a no cambiar los hábitos y conductas alimenticias de los niños, uno de los principales motivos por los que presentan los actuales niveles de sobrepeso y obesidad.

Acusan cambios en reglas de chatarra

Los productos que producen obesidad se mantendrán en las escuelas porque se rasuraron las propuestas empresariales, dijo el Poder del Consumidor

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (15 junio 2010).- Los lineamientos para regular los alimentos y bebidas al interior de las escuelas fueron modificados antes de llegar a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), denunció El Poder del Consumidor.

En un comunicado explicaron que los lineamientos fueron presentados el 26 de mayo por los Secretarios de Salud y Educación federales y la mayoría de los estatales, anunciando que de inmediato serían turnados a la Cofemer.

“De manera inexplicable fueron enviados dos semanas después, el 9 de junio, desapareciendo de ellos los listados de alimentos que establecían cuales no entrarían a las escuelas”, refieren.

Para la organización, esta modificación permitirá que en el siguiente ciclo escolar se encuentre una larga lista de los alimentos que han contribuido a alterar los patrones de consumo, que han llevado a los niños a presentar los mayores índices de sobrepeso y obesidad en el mundo.

“Lo más preocupante es que se mantendrán el mismo tipo de productos y que no cambiarán los patrones de consumo en las escuelas. En menos de dos semanas, las empresas tuvieron el poder de rasurar los lineamientos, esta es la moral de empresas como Bimbo (Marinela, Ricolino, Barcel, etc) y Pepsico (Sonrics, Sabritas, etc.)”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

“Al quedar fuera los listados de alimentos y aplicarse únicamente el criterio de la densidad (450 kilocalorías por 100 gramos) y el de 140 kilocalorías por ración, la mayor parte de los productos solamente cambiarán de presentación a raciones más pequeñas, como ya lo inició Bimbo”.

Omite la SEP lista de comida vetada
chatarra2

En todas las escuelas del País se vende la comida ‘chatarra’.
Foto: Archivo

Fue abierta la consulta proyecto que regulará el expendio de alimentos en planteles educativos

Sonia del Valle

Ciudad de México  (11 junio 2010).- La Secretaria de Educación Pública (SEP) entregó ayer a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el proyecto de Lineamientos para el Expendio de Alimentos en las escuelas. En el expediente, sin embargo, no incluyó las listas de alimentos y bebidas que pueden venderse, y los vetados en los planteles educativos.

La Cofemer explicó proyecto está disponible en su página de internet para un periodo de consulta pública en el cual los interesados podrán emitir sus opiniones, que serán consideradas en la elaboración de los dictámenes correspondientes.

Detalló que emitirá dos dictámenes consecutivos, uno preliminar, dentro de los primeros 20 días hábiles posteriores a la recepción del proyecto, y uno final, en 5 días hábiles posteriores a las respuestas de la SEP y la Secretaría de Salud.

En la página de la Cofemer se pueden así consultar el texto de la propuesta de lineamientos, un resumen del anexo técnico, la Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR) y diversos documentos complementarios.

No obstante, no está disponible ahí, el listado de alimentos permitidos y prohibidos que fuera aprobado el pasado 26 de mayo por las autoridades educativas y de salud federales y estatales.

En dicho listado se establece que no podrán ser expendidos en los planteles refrescos con gas, jugos con edulcorantes, jugos de soya y con azúcar, yogurts para beber, alimentos fritos preparados, frituras, alimentos industrializados que contengan más de 140 calorías, pan dulce y galletas cubiertas o rellenas, entre otros alimentos y bebidas.

Argumentos

En la MIR, la SEP indica que el objetivo de los lineamientos es disminuir el riesgo de obesidad y enfermedades crónicas entre los escolares.

“La evidencia científica indica que una dieta alta en densidad energética, en contenido de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans, en azúcares y carbohidratos refinados y en sal, aumenta el riesgo de obesidad o de desarrollar enfermedades crónicas”, especifica.

De acuerdo con Encuesta Nacional de Salud en Escolares (ENSE) de 2008, recuerda los alimentos con mayor disponibilidad en las primarias son los dulces, con 81.2 por ciento; las botanas industrializadas, con 78.8, y las tortas y sandwiches, con 77.1.

En secundaria, agrega, el 87.9 por ciento de las bebidas que se ofrecen a los alumnos son refrescos y de los alimentos que se comercializan al interior de las escuelas, 71 por ciento es de tipo industrializado.

Los anterior, indica, ha contribuido a que el sobrepeso y la obesidad hayan aumentado entre 1998 y 2006 en un 23 por ciento.

“La implementación de los lineamientos y criterios será gradual para que la industria de alimentos desarrolle y aplique innovaciones tecnológicas, asegure la disponibilidad de materia prima para los nuevos desarrollos y permita a los proveedores de alimentos contar con ingredientes para las preparaciones que cumplan con criterios nutrimentales incluidos en los lineamientos definitivos”, apunta.

Prevé SEP suavizar norma antichatarra

Abre Lujambio la puerta a productos que estén por arriba de las 450 calorías

Sonia del Valle

Ciudad de México  (2 junio 2010).- El Secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, reconoció que los lineamientos que regularán la comida chatarra en las escuelas podrían flexibilizarse, ante los cuestionamientos de la industria de bebidas y alimentos.

Lo anterior, explicó el funcionario –el pasado 26 de mayo, durante una reunión a puerta cerrada con secretarios de Educación y Salud de los estados–, debido a que para redactar el documento se recogió la opinión de “varios miembros de la industria, pero no del conjunto”.

Lujambio aseguró que podría autorizarse, por ejemplo, que una empresa que produce el 85 por ciento de sus productos para las escuelas, y que éstos rebasen en 15 kilocalorías el límite que es de 140 kilocalorías, los sigan vendiendo.

“Esta industria podría estar especialmente interesada en un régimen gradual para estar en aptitud de cumplir y no afectar a los trabajadores”, señaló Lujambio.

Señaló que con ello se pretende ayudar a empresas que posiblemente tenga dificultades de modificar su producción antes del próximo ciclo escolar.

“Creemos que va a ser de especial relevancia el proceso legal que sigan estos reglamentos, en especifico en Cofemer para que nos provea de la información que nos permita, eventualmente, hacer algún ajuste a la gradualidad de la norma, algún elemento calórico, la densidad energética.

“En fin, hay elementos técnicos que podríamos modular para maximizar, gracias a esa información con la que vamos a contar, el producto social, el beneficio que queremos obtener y minimizar los costos”, dijo en la reunión, según la versión estenográfica en poder de REFORMA.

Lo anterior, dijo, se debe a que ni la SEP ni la Secretaría de Salud pudieron recoger todas las opiniones de la industria para elaborar los lineamientos, que incluyen un anexo único donde se detallan los alimentos y bebidas que se podrán vender en las escuelas.

“Debo decirles que la SEP y la Secretaría de Salud no pudieron recoger todas las opiniones de toda la industria, porque estamos hablando de cientos y cientos de productores de alimentos y bebidas que eventualmente llegan a las escuelas.

“Recogimos opiniones de varios miembros de la industria, pero no del conjunto”, dijo Lujambio.

El funcionario pidió a los secretarios de Educación y Salud de los estados un voto de confianza para realizar los cambios a los lineamientos si éstos terminan siendo detalles técnicos.

“Si encontramos que eventualmente hacemos algún ajuste técnico, dennos licencia de comunicárselos para no tener que volver a reunirnos, en el entendido que estamos aprobando un esquema general, que eventualmente podría ser objeto de ajustes especialmente en el anexo técnico, pero en principio no lo sabemos”.

El funcionario señaló que la comunicación con la industria fue intensa y enriquecedora en las últimas semanas.

“Hay por supuesto lecturas diversas puesto que la normatividad puede afectar en un grado u otro a determinada industria y en determinados plazos”.

Rechaza Canacintra plan contra chatarra
12

La Canacintra definió como unilateral el proyecto de prohibición de comida chatarra en las escuelas.
Foto: Luis Castillo

Critican que la Ssa sólo haya presentado el plan a algunas empresas

REFORMA / Redacción

Distrito Federal  (28 mayo 2010).- La Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) rechazó los lineamientos presentados por la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación Pública para prohibir la venta de alimentos con alto contenidos calóricos en las escuelas, al señalar que no se definieron mediante una consulta abierta que los incluyera.

En entrevista para W Radio, Pedro García, vicepresidente de la Comisión de Alimentos de la Canacintra, reclamó que los industriales hayan sido marginados de la discusión.

“Nosotros le enviamos una carta al Secretario de Salud y le pedimos participar, abiertamente esto, y le pedimos con esto cooperar con la Secretaría de Salud, una semana después nos responden dos funcionarios, nos enseñan en una computadora el plan que tenían, les pedimos el plan para difundirlo y para que la gente opinara, pues el mexicano tiene derecho a opinar.

“Y en vez de respondernos, dos días después lanzan el plan, ¿sabe usted cuándo nos llama la Secretaría de Salud para decirnos que tenía el documento? el día de ayer”, informó.

García criticó que la Secretaría de Salud haya presentado el documento solamente a 5 o 6 empresas advirtiéndoles que no podían difundirlo, ya que era confidencial.

El representante de Canacintra denunció que los lineamientos pactados por la SEP y la Ssa se definieron de manera unilateral.

“Para esto tiene usted que llamar a los padres de familia, a los maestros, a la industria y decir: ‘señor, tenemos este plan ¿qué podemos implementar?'”

“Ya después de que yo decidí cómo hacer las cosas, no llamaron a consulta a los padres de familia, no llamaron a consulta a la industria en general del País”, dijo.

El representante industrial comentó que los cambios propuestos por las autoridades requieren de tiempo y diálogo.

“Tenemos que acercarnos y convencer a las autoridades de que con actos de autoridad no se cambian los hábitos de consumo de los mexicanos.

“Tiene que haber muchísimos cambios en la industria, nada más que para hacerlo necesita usted tiempo”, expresó.

Ven estados gradual retiro de ‘chatarra’
CHATARRA

Afuera de la escuela primaria Revolución, en la colonia Doctores, hay al menos ocho puestos que venden frituras y comida poco nutritiva.
Foto: Óscar Mireles

Advierten funcionarios cambios en normas para impulsar hábito alimenticio

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (28 mayo 2010).- La aplicación de los lineamientos para el expendio de alimentos en escuelas públicas y privadas de educación básica, una vez publicados en el Diario Oficial, será de manera gradual, reconocieron secretarios de Educación y Salud de los estados. Coincidieron en que la puesta en marcha del programa se logrará a través del convencimiento en los planteles escolares.

“Será un camino, primero, del convencimiento, que creo que lo hay; y segundo, en el caso de que haya resistencia, aplicar la norma hasta donde las facultades legales nos lo permitan”, externó José Luis González, secretario de Educación de Guerrero.

De acuerdo con el anteproyecto de los lineamientos, presentado el pasado miércoles, se establece que con excepción de los refrescos y las frituras, el retiro de los alimentos con mayor densidad energética será en tres años, pues las Secretarías de Educación y de Salud concedieron un plazo de entre seis meses y un año a la industria alimenticia para que modifique los contenidos de sus productos.

“Es un programa de aplicación gradual que inicia precisamente el próximo ciclo escolar para hacer su aplicación los siguientes tres ciclos escolares. Es posible siempre y cuando los actores involucrados pongamos de nuestra parte que nos corresponde”, dijo ayer en Guadalajara el coordinador de Educación Básica de la Secretaría de Educación de Jalisco, Pedro Díaz Arias.

El titular de de Salud de Morelos, Víctor Caballero, sostuvo que el acuerdo firmado por los representantes de los estados así como los Secretarios de Salud, José Ángel Córdova, y de Educación Alonso Lujambio, representa n paso fundamental para tener criterios comunes sobre una política de educación en salud en todo el País.

“Lo que nos queda claro es que los reglamentos no cambian hábitos, lo que queremos es impulsar la educación en salud para que los padres de familia y los alumnos modifiquen sus hábitos”, indicó.

“Ahora iniciaremos nosotros este proceso de socialización en las escuelas, primero, haciendo una invitación, no prohibiendo. Hay que ir bajando la indicación de tal manera que todos entremos en un consenso de ver qué es o que nos hace bien y qué les hace bien a nuestros niños y entrar en otra dinámica”, dijo por su parte Gisela Garza Barbosa, secretaria de Educación de Durango.

Patricia Herrera Gutiérrez, secretaria de Salud de ese estado, indicó que el nuevo reglamento federal sobre comida chatarra es más restrictivo que el que se aplica en Durango en mil 700 escuelas, por lo que se tendrá que hacer adecuaciones.

En tanto, el secretario de Salud de Michoacán, Armando Luna Escalante, señaló que desde 2008 en su entidad se reformó la Ley de Educación para evitar que en las escuelas se expenda comida de bajo contenido nutricional y ajo nivel calórico.

“Revisamos el reglamento y de manera conjunta con la secretaría de Educación hemos estado trabajando a través del convencimiento con los que operan las cooperativas escolares. Ahora tendremos que revisar a partir de este acuerdo la normatividad local”.

En Querétaro, la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Congreso local aprobó un dictamen que modifica diversas leyes que prohibe, a partir del próximo ciclo escolar, la venta a tres mil cooperativas es olares de alimentos con bajo valor nutricional.

El dictamen será presentado al Pleno la próxima semana.

Quieren pescado en tiendas escolares

Los productores de frutas, hortalizas y pescados comercializarán sus productos en las cooperativas en el siguiente ciclo escolar, aseguró ayer Francisco Mayorga, Secretario de Agricultura.

“(Con la nueva normatividad de alimentos en las cooperativas escolares) Hoy tendremos una reunión con la SEP para acercar a los productores de frutas, hortaliza y pescados para abastecer de forma sana y directa a las coo erativas con los alimentos permitidos.

“Es posible que estos productos estén en el siguiente ciclo escolar”, dijo el funcionario federal.

Juan Barrio, presidente de México Calidad Suprema, órgano certificador de alimentos, dijo que el Consejo Nacional Agropecuario es quien encabeza las negociaciones con el Gobierno federal para que los productores sean los proveedores de alimentos bajo la norma en las cooperativas.

Ramón Corral, Comisionado Nacional de Pesca, estimó que las cooperativas escolares podrían incorporar botanas de calamar o de sardina, que tiene alto contenido de Omega y su precio es económico.

“El sistema de refrigeración no es el problema, porque se rentaría el transporte con refrigeración, lo que queremos es que lleguen los productores directos a las cooperativas”, dijo.

‘Prefiero, a perder venta, hacer comida sin grasa’

Mientras la SEP y la Secretaría de Salud pretenden retirar frituras y bebidas azucaradas de las tiendas escolares, afuera de los planteles abunda la comida poco nutritiva.

Chicharrones con salsa, refrescos, dulces, pizzas, tacos y tostadas de puerco o pollo se ofrecen al salir los niños de clases.

Antes de las 12:00 horas, Claudia Galván Rojas comienza a barrer la banqueta frente a la Escuela Primaria Revolución, de la Colonia Doctores. Para el toque de salida, ya debe de tener a la vista tostadas y chicharrones p eparados. Un puesto de comida que desde hace dos años representa una fuente de ingresos para su familia, recalca.

Ella y otros siete vendedores más señalan que los alimentos que consumen los menores afuera de los planteles es decisión de los padres de familia.

“Lo que vendemos no es sólo para los niños, más que nada es para los papás”, se defiende Claudia.

“Los niños vienen y te compran pero porque los papás les dan dinero, muchas veces porque lloran, otra veces porque ya es costumbre”, menciona Wendy Chaparro Castro, quien desde hace cuatro años, junto a su mamá, mantiene un puesto de fruta y bolsas de chicharrón con limón y salsa al gusto.

Ante una posible restricción de este tipo de alimentos en los perímetros de los planteles, vendedores advierten que no se retirarían, por el contrario, accederían a vender alimentos nutritivos.

“De lo que aquí vendo, ayuda en buena parte a los gastos de mi casa. Creo que si nos llegaran a prohibir la venta, no lo permitiríamos. Buscaríamos preparar lo que las autoridades nos indiquen, si se necesita hacer fruta sin chile y comida si grasa”, dice Claudia.

Wendolene, de cuarto grado, saca una torta de milanesa que su mamá le preparó para el recreo y no se comió. Al llegar su abuelita por ella y su hermano los “consiente” con un chicharrón preparado con cueritos.

“Su mamá les hace tortas o sandwich y les manda agua pero uno los consiente con un chicharrón, no siempre, pero sí de vez en cuando”, reconoce Minerva Morales Lugo.

Verónica Zarza Gómez justifica que, aunque prepara tortas y fruta picada para sus hijos, es inevitable comprarles algo a la salida.

“Los papás debemos de ponernos más las pilas”, admite sonriente, “yo cuido que mis hijos coman bien, pero vengo por ellos y no falta que rematen con querer churros y ahí va uno a comprarlos”.

Mientras espera a sus dos hijas a fuera de la secundaria Héroes de Chapultepec, Ángel Velázquez señala que si los padres no cuidan la salud de sus hijos, lo que no consuman en las escuelas, lo podrán encontrar en casa.

“Está muy bien que se restrinja tanta mala comida en las escuelas. Es obligación prohibirla y también es obligación de cada mamá y cada papá flojo hacerle de comer bien a sus hijos”, subraya.

Con información de Sonia del Valle, Margarita Vega, Emmanuel Salazar, Fernando Paniagua, Verónica Martínez y Susana Moraga


Aplauden restricción de comida chatarra

El director de El Poder del Consumidor pidió también regular la publicidad dirigida a los niños y promover la dieta tradicional mexicana

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (27 mayo 2010).- La Organización El Poder del Consumidor que había demandado en los últimos años sacar la comida chatarra de las escuelas se congratuló por el anteproyecto para regular la venta de alimentos y bebidas aprobado ayer por los titulares de Salud y Educación de todo el País.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, reconoció que los lineamientos que regulan la venta de alimentos y bebidas es un avance no sólo para el País, sino para todo el mundo, pero que son tan sólo una de las medidas que se requieren para frenar el acelerado crecimiento del sobrepeso y la obesidad.

“Son un paso importante, pero no se avanzará nada si no se implementan otras medidas de políticas públicas como la de regular la publicidad dirigida a los niños”, dijo.

Agregó que en un sólo sexenio, la Secretaría de Educación Pública cambió su visión en relación a la comida chatarra en las escuelas.

Mientras Josefina, ex titular de la SEP y ahora coordinadora de la fracción del PAN en la Cámara de Diputados, dijo que no regularía la venta de comida y bebidas en las escuelas y por el contrario hizo convenios con las refresqueras en la industria de alimentos procesados, el actual Secretario está abordando el tema, advirtió Calvillo.

“Hay un cambio radical pues el Secretario Lujambio está entrándole al tema”, mencionó.

Acompañado por las nutriólogas Xaviera Cabada de el Poder del Consumidor, Julieta Ponce del Centro de Orientación Alimentaria, Calvillo pidió a la SEP impulsar la regulación de la publicidad dirigida a los niños y promover la dieta tradicional mexicana.

Además advirtió sobre las presiones que empezarán a generarse desde las empresas de la industria de alimentos y bebidas y por ello pidió a la Comisión Federal de Mejora regulatoria transparentar todo el proceso, así como los documentos que las empresas presentarán para tratar de impugnar los lineamientos que regulan la venta de comida y bebidas en las escuelas.

Sacan comida chatarra de escuelas
chatarra

Los Secretarios de Salud y Educación sostuvieron una reunión para fijar los lineamientos.
Foto: Julio Candelaria

Lujambio dijo que con los lineamientos se busca generar nuevos hábitos de cultura alimentaria

Última actualización: 23:42 hrs.
Sonia Del Valle y Margarita Vega

Ciudad de México  (26 mayo 2010).- A partir del próximo ciclo escolar, las tiendas y cooperativas de los preescolares, primarias y secundarias públicas y privadas del País tendrán prohibido vender refrescos, frituras y dulces, con el fin de combatir el sobrepeso y la obesidad infantil. Los Secretarios de Salud, José Ángel Córdova, y de Educación Pública, Alonso Lujambio, presentaron ayer el anteproyecto de lineamientos generales para el expendio y distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar.

En el documento, se establece que ningún producto con un contenido energético superior a las 450 calorías por cada 100 gramos podrá ser comercializado en los planteles educativos.

Con excepción de los refrescos y las frituras, el retiro de los alimentos con mayor densidad energética será gradual, a tres años, pues las dos dependencias decidieron conceder un plazo de entre seis meses y un año a la industria alimenticia para que modifique los contenidos de sus productos.

“Va a ser un proceso aplicativo para tomar en cuenta lo que requiere la industria para hacer el cambio de las concentraciones (de azúcar, grasas y sal de los productos), dado que esto estará publicado en un mes, mes y medio, no podrán ellos hacer un cambio de componentes en 15 días”, explicó Córdova.

Y es que, dijo, el objetivo no sólo es que reduzcan el tamaño de la presentación de sus productos, sino que disminuyan el contenido energético por cada porción.

El funcionario advirtió que un niño promedio consume durante la jornada escolar más de 500 calorías. El objetivo es reducir esta ingesta a alrededor de 200 calorías, dependiendo su edad.

Aunque la medida es parte de un lineamiento y establece recomendaciones para los dueños de tiendas y cooperativas, Lujambio garantizó que su cumplimiento será de carácter obligatorio y que quien lo ignore podría incluso perder el permiso de venta al interior de la escuela correspondiente.

Sin embargo, posteriormente matizó su dicho al señalar que el objetivo de los lineamientos no es crear una medida punitiva o persecutoria y que su cumplimiento será vigilado por los consejos de participación social, conformados en su mayoría por padres de familia.

Según el acuerdo, aprobado por unanimidad por todos los secretarios de salud y educación del País, aquellos planteles que cumplan con los lineamientos recibirán de la Secretaría de Salud una Certificación de Escuelas Libres de Bebidas y Alimentos Azucarados.

Aunque no tienen un alto contenido calórico, los lineamientos también prohibieron la comercialización de bebidas endulzadas con edulcorantes o productos light, lo que según participantes en la elaboración de esta norma provocó el disgusto de la industria alimenticia.

Al ser cuestionado sobre la activación física de los estudiantes, Lujambio indicó que éstos sólo permanecen el 20 por ciento del tiempo en que están despiertos en la escuela, por lo que no se puede pretender que sea ahí en donde realicen todo el gasto energético del día.

Ante ello, pidió la colaboración de los padres de familia para modificar los hábitos de alimentación y actividad física de sus hijos.

Para que los lineamientos entren en vigor, deben recibir el aval de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), quien evaluará su impacto regulatorio y abrirá un espacio para recibir las opiniones de la población.

Prevén certificar escuelas sin chatarra

Alistan sanciones para planteles que violen los lineamientos

Sonia del Valle

Ciudad de México  (29 mayo 2010).- La Secretaría de Salud será la encargada de certificar a las escuelas que dejen de vender comida chatarra; mientras que las autoridades educativas podrán rescindir el convenio celebrado con el responsable de la tienda escolar si no cumple con las disposiciones sobre lo que se puede y no vender en los planteles. El anteproyecto de los Lineamientos Generales para la Venta y Distribución de Alimentos y Bebidas en las escuelas de educación básica señala que las Secretarías de Salud de los estados otorgarán un Certificado de Escuelas Libres de Alimentos y Bebidas Azucaradas a los planteles que se abstengan de vender los productos no permitidos enlistados en el anexo uno del documento.

“Evaluarán y, en su caso, emitirán una Certificación de Escuelas Libres de Bebidas y Alimentos Azucarados a aquellos planteles escolares que en el marco de los presentes Lineamientos y su Anexo Único hayan transformado su entorno en un ambiente saludable, sin expender y distribuir en los establecimientos de consumo escolar bebidas y alimentos no permitidos, de conformidad con lo previsto en la fracción XI del Lineamiento Décimo Sexto”, señala el anteproyecto de los Lineamientos aprobados el pasado miércoles por los secretarios de Salud y Educación de todo el País.

Entre los productos no permitidos están los refrescos con gas, los jugos con azúcar, leche entera, yogurt para beber, bebidas con soya o edulcorantes; así como alimentos fritos, y alimentos industrializados que contengan más de 450 calorías, pan dulce, y galletas cubiertas o rellenas.

La nutrióloga Xaviera Cabada, de la organización el Poder del Consumidor, dio a conocer el nombre comercial de algunos de los productos que la SEP y la Ssa señalan como alimentos y bebidas con altos contenidos de grasas, azúcares y calorías.

Los jugos Ades, aunque sean de soya, dijo, tienen mucha azúcar; lo mismo que el atole Maicena, que es el único que tiene sabor; además de los refrescos con gas, y los jugos supuestamente naturales como Jumex y Del Valle.

Dijo que tampoco estará permitido el pan de dulce que comercializa empresas como Bimbo, las galletas como Oreo, Chokis, o las de cualquier marca que tengan relleno o estén cubiertas.

Señaló que el Danonino, que muchas madres de familia creen que tiene un alto contenido nutricional, también estará prohibido porque tiene un alto contenido de azúcar, así como las galletas de avena Quaker, que muchas personas creen que son muy nutritivas, pero contiene cada una 1 cucharada de azúcar.

En los Lineamientos se establece que corresponderá a las autoridades educativas, a través de los Consejos Escolares de Participación Social y el Comité encargado de la supervisión de la venta de productos en las tienditas, la facultad de revocar el permiso de venta a aquellos proveedores que no cumplan con las disposiciones.

Se indica que el convenio suscrito por la escuela o la autoridad educativa con los proveedores, deberá actualizarse e incluir las disposiciones generales de los Lineamientos y el Anexo Único.

Advierten reeducación

El secretario de Edu

cación Pública de Tlaxcala, Miguel Ángel Islas, informó que el retiro de los alimentos chatarra en las escuelas, aparte de ser gradual, implica la reeducación de alumnos y padres de familia. Esto, debido a que ahora las amas de casa están acostumbradas a comprar comida rápida para que sus hijos la consuman en la escuela.

Así que la aplicación de las medidas de control sobre la venta de alimentos en escuelas públicas y privadas, dependerá del grado de sensibilización que se alcance en los padres de familia.

“Esta decisión es importante, porque apuesta a que los niños mejoren su salud…pero hay quienes crecimos con el refresco y nos educamos con el refresco, entonces son los hábitos que tenemos que cambiar todos, sensibilizar a los padres de familia”, apuntó.

Con información de Ana Laura Vásquez

Cuestiona Ssa reformas contra obesidad
SSA

Mauricio Hernández, subsecretario de la Ssa, afirmó que los niños utilizarían entre el 10 y 20 por ciento del tiempo que permanecen en la escuela a ha
Foto: Archivo

Aseguran que los 30 minutos que se deben dedicar al ejercicio podrían impactar en la calidad educativa

Margarita Vega

Ciudad de México  (14 abril 2010).- El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud de la Secretaría de Salud, Mauricio Hernández, cuestionó las reformas aprobadas por diputados para prevenir la obesidad infantil al considerar que será difícil cumplirlas cabalmente. “Estamos preocupados porque una Ley que exige a la Secretaría de Educación Pública tener 30 minutos (de ejercicio) en una jornada escolar de cuatro horas y media puede no ser realizable o cumplible, eso es lo que el legislador debe acotar en la aprobación”, dijo Hernández en la presentación de Atlas del Tabaco.

Agregó que con las reformas a la Ley General de Salud, los niños utilizarían entre el 10 y 20 por ciento del tiempo que permanecen en la escuela a hacer ejercicio.

“Eso puede tener un impacto sobre la calidad educativa”, consideró el funcionario, quien recordó que México tiene una de las jornadas escolares más cortas del mundo.

Aunque descartó adelantar el contenido de los lineamientos que preparan conjuntamente la SEP y la Salud para mejorar la calidad de los alimentos en las escuelas, el subsecretario dijo que se darán lineamientos técnicos para que la industria sepa exactamente qué botanas, dulces o bebidas si se pueden vender en los centros escolares.

Además, se recomendará a las cocineras de las escuelas no preparar alimentos fritos.

Recibe SEP exhorto por comida ‘chatarra’

El titular de la SEP afirmó que junto con la Ssa emitirá un programa educativo para atacar la obesidad infantil

Susana Moraga

Ciudad de México  (17 marzo 2010).- Luego que ayer las dos Cámaras del Congreso abordaran la necesidad de regular la venta de comida “chatarra” en planteles escolares, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, aseguró que se actuará al respecto. El Senado aprobó ayer un punto de acuerdo para exhortar a la SEP a que excluya de los lineamientos para la venta de alimentos y bebidas en las cooperativas escolares productos con bajo o nulo valor nutricional o con alto contenido calórico.

“Es un exhorto, podemos nosotros hacer algo más allá del exhorto, más profundo que el exhorto. Yo aprecio mucho que el Senado de la República esté especialmente inquieto con este tema, revela la sensibilidad muy generalizada de los mexicanos”, mencionó hoy Lujambio.

Ayer también, en la Cámara de Diputados, la legisladora María Cristina Díaz Salazar presentó una iniciativa de reforma a la Ley General de Educación para que se sancione a quien dentro de las escuelas realice publicidad que fomente el consumo de alimentos y bebidas densos en energía.

Al respecto, Lujambio sostuvo que la SEP y la Secretaría de Salud emitirán un programa educativo con el que pretenden atacar de manera más efectiva la obesidad en los planteles educativos.

Critica Congreso la dieta escolar
12

Sesión de ayer en la Cámara de Diputados.
Foto: Tomás Martínez

Plantean acotar publicidad de alimentos en los planteles

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (17 marzo 2010).- El tema de la baja calidad nutricional de los alimentos que se expenden en las cooperativas escolares fue abordado ayer en las dos cámaras del Congreso. El Senado aprobó un punto de acuerdo propuesto por el perredista Lázaro Mazón en el que se exhorta a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a que evite incluir en los lineamientos para el expendio de alimentos y bebidas en las cooperativas escolares productos “alimentos con bajo o nulo valor nutricional o con alto contenido calórico que provoque algún padecimiento de origen alimentario”.

“El Senado solicita respetuosamente al titular de la SEP que exhorte a las cooperativas escolares a fin de que coloquen de forma visible en los establecimientos de venta leyendas, imágenes y pictogramas de advertencia que muestren los efectos nocivos del consumo de productos con bajo o nulo valor nutricional”, agrega el texto aprobado.

Mazón, quien reprochó el que su propuesta haya llegado al pleno 10 sesiones después de haber sido presentada, subrayó que el de la alimentación de los escolares no se puede considerar un problema de salud secundario.

“Día con día, alrededor de 50 por ciento de los alumnos en las escuelas públicas son convertidos en mercado cautivo, acarreados hacia enfermedades cardiovasculares tan graves como ataques al corazón, embolia e insuficiencia cardiaca”, indicó.

El también perredista Tomás Torres llamó a promover una legislación que regule los alimentos que se expenden en los planteles, pues, reconoció, un punto de acuerdo no obliga a la SEP a tomar ninguna medida.

Finalmente, los senadores sólo avalaron el punto de acuerdo, sin fijar un compromiso para arrancar con la discusión en comisiones de otras iniciativas.

En la Cámara de Diputados, en tanto la priista María Cristina Díaz Salazar presentó una iniciativa de reformas a la Ley General de Salud (LGS) y a la Ley General de Educación (LGE) encaminadas a normar el valor nutritivo de los alimentos que son servidos en establecimientos de servicios colectivos y los que son vendidos en planteles escolares.

“Los restaurantes con más de 20 sucursales deberán informar en sus menúes el número de calorías por platillo que expenden y ofrecer para adultos y para niños menúes bajos en grasas y carbohidratos”, indica la propuesta de redacción del artículo 115 de la LGS.

“En las etiquetas y contraetiquetas para los alimentos y las bebidas no alcohólicas serán obligatorios los datos de información nutrimental, incluyendo las calorías contenidas por porción y por 100 gramos, los gramos de hidratos de carbono, grasas (lípidos) y proteínas”, agrega el artículo 212.

La iniciativa propone una reforma al artículo 75 de la LGE para sancionar a los prestadores de servicios educativos que realicen o permitan publicidad dentro del plantel escolar que fomente el consumo de alimentos y bebidas densos en energía.

“La publicidad es un arma poderosa para ayudar al problema de sobrepeso y obesidad, en particular si ésta va dirigida principalmente a los niños, ya que la carencia de una orientación nutricional adecuada, etiquetados confusos en los alimentos y bebidas, provoca una excesiva oferta de lo que conocemos como comida chatarra en las escuelas principalmente”, argumentó Díaz Salazar al presentar su propuesta.

Erika Hernández y Claudia Guerrero, Claudia Salazar y Armando Estrop


Revira Ssa a SEP: regulen chatarra
FC

El funcionario de la SEP, Francisco Ciscomani, dijo que es facultad de la Ssa establecer los criterios para limitar la comida chatarra.
Foto: Archivo

Tiene Educación que emitir reglamento y Salud vigilará que se cumpla

Silvia Garduño

Ciudad de México  (24 febrero 2010).- Las Secretarías de Salud y de Educación Pública no se ponen de acuerdo respecto a quién le toca la regulación de la comida chatarra en las escuelas. El asesor del Programa Cinco Pasos (para combatir la obesidad) de la Ssa, Agustín Lara, señaló a REFORMA que dicha facultad incumbe a la dependencia que encabeza Alonso Lujambio.

“Corresponde justamente a la Secretaría de Educación Pública, porque acontece dentro de su entorno, promover la propuesta de reglamento.

“El reglamento de las cooperativas escolares tendrá que ser emitido por la SEP; los legisladores ya revisaron los contenidos”, señaló el funcionario en entrevista.

Indicó que a la Ssa compete vigilar que se cumplan los reglamentos de las cooperativas escolares.

Sin embargo, el domingo, el titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, Francisco Ciscomani, aseguró que esta facultad es de la Ssa, ya que así lo establece el artículo 113 de la Ley General de Salud.

Dicho artículo señala que la Ssa, en coordinación con la SEP y los gobiernos de las entidades federativas, y con la colaboración de las dependencias y entidades del sector salud, formulará, propondrá y desarrollará programas de educación para la salud.

Si bien Lara reconoció que la regulación de la comida chatarra compete a la SEP, aseguró que derivado del Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria, la Ssa tiene contempladas acciones en escuelas y otros espacios públicos.

En ese sentido, refirió que la Ssa contrató 269 nutriólogos y 260 preparadores físicos que serán capacitados por especialistas de Europa, Canadá y Estados Unidos, para que intervengan en “áreas de demostración” en las 237 jurisdicciones sanitarias de todo el País.

Además de ubicarse en algunas áreas laborales y espacios públicos, la Ssa abarcará mil escuelas en todo el País, en las cuales se prohibirá la publicidad de comida chatarra, se garantizará que existan bebederos y se promoverá que en las cooperativas escolares no se vendan alimentos fritos y bebidas azucaradas.

“Aunado a esto, cada una de las jurisdicciones sanitarias va a producir 26 menús o loncheras saludables.

“Dentro de las escuelas, los activadores físicos alcanzarán la meta de los 40 minutos (de ejercicio) a la semana”, indicó Lara.

La Ssa intervendrá en aquellas mil escuelas en cuya comunidad haya una presencia importante de enfermedades crónicas, que tengan un grupo de ayuda mutua donde no solamente los nutriólogos y activadores físicos puedan ayudar, sino que se pueda referir a los niños y niñas con obesidad a unidades médicas.

El funcionario refirió que de acuerdo con una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública, sólo una tercera parte de los alumnos consumen lunch saludables y, en promedio, cada niño lleva 8 pesos a la escuela.

La investigación indica que en el 90 por ciento de las escuelas no había forma de garantizar de manera continua agua potable.

Deja SEP a Salud la ‘ley chatarra’

Realizan trabajo interinstitucional para regular comida escolar

Sonia del Valle

Ciudad de México  (22 febrero 2010).- La regulación de la comida chatarra se emitirá a partir del artículo 113 de la Ley General de Salud, informó la Secretaría de Educación Pública. “La SEP lo hará con la Secretaría de Salud, que es la dependencia facultada, específicamente en este artículo 113 de la Ley General de Salud, y promoverá que los lineamientos sean de aplicación obligatoria y sean adoptados en todas partes del País”, señaló Francisco Ciscomani, titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la dependencia.

Dijo que la idea es promover un consumo saludable de alimentos en las escuelas.

“Vamos a definir los alimentos que son recomendables y que tienen altos contenidos nutricionales; ese es el punto, promover la cultura del consumo y también de la prohibición de que existan este tipo de alimentos en los centros escolares”, explicó.

Mencionó que los lineamientos, que estarán listos antes de que concluya el primer semestre del año, serán aplicables para todo tipo de establecimientos que vendan alimentos y bebidas en las escuelas.

“Si regulamos en sentido positivo y promovemos el consumo de este tipo de alimentos y bebidas saludables y existe este tipo de productos que no llena estas características, no debería ser vendido en las escuelas.

“Tocará a las autoridades escolares supervisar esta cuestión (la venta de comida chatarra) y a las autoridades educativas evitar este tipo de prácticas”.

Ciscomani sostuvo que la regulación estará orientada a promover el consumo de alimentos y bebidas que sean naturales, como frutas y verduras, o que tengan contenidos nutricionales adecuados que prevengan y que ayuden en ste combate a la obesidad.

“(La prohibición de alimentos) es una decisión de carácter regulatorio, donde hay que establecer realmente qué alimentos están permitidos, o qué alimentos son recomendables para este tipo de consumos, pues se trata de má de 220 mil escuelas”.

El IMSS, Salud, Instituto Nacional de Salud y la SEP están trabajando en la regulación.

Por su parte, ayer el Relator Especial sobre el Derecho a la Educación de Naciones Unidas, Vernor Muñoz Villalobos, recomendó la salida inmediata de la comida chatarra de las escuelas.

“La comida chatarra en las escuelas debe eliminarse cuanto antes, México tiene una tradición culinaria maravillosa, por tanto es hasta increíble que esto (la obesidad infantil) se esté presentando”, señaló Muñoz Villalobos.

Dijo que hay un problema de salud pública evidente en México.

“No es una cuestión de prohibir, sino de que los establecimientos ofrezcan alimentos sanos y que eso responda a un lineamiento directo del Gobierno mexicano, no es sólo de prohibir, sino de estimular”, indicó.

Advierten trabas legislativas

La Secretaría de Educación Pública carece de facultades para reglamentar la comida chatarra en las escuelas, señaló el especialista en derecho mercantil y civil Marco Aurelio Parra Téllez.

Señaló que la abrogación de la Ley General de Sociedades Cooperativas de 1938, que incluía a las cooperativas escolares, se reformó en 1994 y eliminó la figura de las cooperativas escolares, lo que dejó sin efecto y vige cia el Reglamento de Cooperativas Escolares, emitido en 1982.

“Le quitaron las facultades (a la SEP) al derogar el Reglamento (por dejar fuera a las cooperativas escolares) es un error lamentable porque el tema de la obesidad infantil es muy fuerte, pero así es”, expresó.
Por tanto, explicó, la reforma a la Ley General Educación del 2006, que establece que el Ejecutivo federal deberá actualizar el Reglamento de Cooperativas de 1982, es un error legislativo, pero que no le da a la SEP la posibilidad de modificar un reglamento que ya no existe.

Van SEP y Ssa contra alimentos chatarra

Prevén establecer regulación de comida chatarra para el primer semestre del 2010

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (19 febrero 2010).- La SEP y la Secretaría de Salud (Ssa) establecerán lineamientos para promover alimentos sanos en las escuelas y limitar la venta de comida chatarra, según autoridades educativas. Dicha regulación de la comida chatarra se emitirá a partir del artículo 113 de la Ley General de Salud, informó la Secretaría de Educación Pública.

“La SEP lo hará con la Secretaría de Salud, que es la dependencia facultada, específicamente en este artículo 113 de la Ley General de Salud, y promoverá que los lineamientos sean de aplicación obligatoria y sean adoptados en todas partes del País”, señaló Francisco Ciscomani, titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la dependencia.

Dijo que la idea es promover un consumo saludable de alimentos en las escuelas.

“Vamos a definir los alimentos que son recomendables y que tienen altos contenidos nutricionales, ése es el punto; promover la cultura del consumo y también de la prohibición de que existan este tipo de alimentos en los centros escolares”, mencionó.

Los lineamientos, dijo, estarán listos antes de que concluya el primer semestre del año, y serán aplicables para todo tipo de establecimientos que vendan alimentos y bebidas en las escuelas.

“Si regulamos en sentido positivo y promovemos el consumo de este tipo de alimentos y bebidas saludables y existe este tipo de productos que no llena estas características, no debería ser vendido en las escuelas.

“Tocará a las autoridades escolares, supervisar esta cuestión (la venta de comida chatarra) y a las autoridades educativas evitar este tipo de prácticas”, acotó.

Ciscomani sostuvo que la regulación estará orientada a promover el consumo de alimentos y bebidas que sean naturales, como frutas y verduras, o que tengan contenidos nutricionales adecuados que prevengan y que ayuden en este combate a la obesidad.

“(La prohibición de alimentos) es una decisión de carácter regulatorio donde hay que establecer realmente qué alimentos están permitidos, o qué alimentos son recomendables para este tipo de consumos, pues se trata de más de 220 mil escuelas”, mencionó.

Informó que el IMSS, la Secretaría de Salud, el Instituto Nacional de Salud y la SEP, están trabajando en la regulación.

Por otra parte, ayer el Relator Especial sobre el Derecho a la Educación de Naciones Unidas, Vernor Muñoz Villalobos, recomendó la salida inmediata de la comida chatarra de las escuelas.

“La comida chatarra en las escuelas debe eliminarse cuanto antes de las escuelas, México tiene una tradición culinaria maravillosa, por tanto es hasta increíble que esto (la obesidad infantil) se esté presentando”, señaló Vernor Muñoz Villalobos, Relator Especial sobre el Derecho a la Educación de Naciones Unidas.

El funcionario dijo que hay problema de salud pública evidente en México.

“No es una cuestión de prohibir, sino de que los establecimientos ofrezcan alimentos sanos y que eso responda a un lineamiento directo del Gobierno mexicano, no es sólo de prohibir, sino de estimular”, expresó.

Plantean reglas para cooperativa escolar
TENORIO

Xiuh Tenorio, presidente de la Fundación Mídete, presentó la propuesta de reglamento a las cooperativas escolares.
Foto: Leonardo Sánchez

Xiuh Tenorio señaló que la propuesta busca acabar con la venta de alimentos “vacíos”

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (17 febrero 2010).- El presidente de la Fundación Mídete, Xiuh Tenorio, presentó la primera propuesta concreta para modificar el reglamento de las cooperativas escolares y pidió a la Secretaría de Educación Pública (SEP) publicarlo. El reglamento que se presenta incluye la regulación expresa de alimentos y bebidas de origen industrial y casero.

Además, norma, a través de criterios que deberá establecer la Secretaría de Salud, las porciones de los productos que se ofrecen a alumnos de educación básica.

También hace explícito eliminar los incentivos para que los alumnos compren productos por los juguetes que incluyen y no por su contenido.

Tenorio señaló que la propuesta busca acabar con la venta de alimentos “vacíos”.

“Estos son los alimentos que no aportan ni un sólo nutriente como las bebidas energéticas, edulcorantes y refrescos y la propuesta se basa en evidencia médica y científica”, aseguró.

La propuesta restringe los ingredientes que afectan la salud de los menores y favorecen el desarrollo de la obesidad, además de procesos de fabricación de alimentos como el de las frituras. En este rubro, se incluyen productos industrializados y de elaboración casera.

El reglamento prohíbe la publicidad de cualquier producto en las cooperativas y planteles escolares así como los patrocinios a cambio de exclusividad en el abasto por parte de las empresas.

Además, plantea proteger el perímetro de las escuelas de la venta de productos chatarra, con lo que también se atacaría la economía informal.

Se proponen sanciones para las autoridades educativas y escolares que infrinjan el reglamento.

Tenorio recordó que en el País hay cerca de 5 millones de niños obesos de entre 5 y 11 años y el 80 por ciento de ellos, estimó, llegarán a ser adultos obesos.

“Lo más grave es que niños menores de 12 años comienzan a presentar enfermedades degenerativas características de los adultos y esos niños podrían convertirse en una generación con menor esperanza de vida que la nuestra”.

Bajo estas circunstancias, afirmó, el Ejecutivo federal no puede ser omiso y tratar de negociar la posible regulación de los alimentos con las empresas del ramo.

Tenorio agregó que la propuesta de reglamento la suscriben la Fundación Mídete, el Programa Derecho a la Salud de la División de Estudios Jurídicos del CIDE, la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia, la Organización al Consumidor y la Federación Mexicana de Diabetes.

Sostuvo que los documentos preliminares que han circulado por parte de la Secretaría de Educación Pública dejan mucho que desear.

“No es nuestro ánimo señalar a nadie pero parece que la propuesta del Gobierno federal está sumamente influida por los intereses de la misma industria que ha generado este problema (obesidad infantil)”, dijo.

El Presidente Calderón no debe eludir, exigió, su responsabilidad y no debe doblegarse ante los intereses de una industria que sólo se preocupa por un negocio que genera 20 mil millones de pesos al año, según datos del Instituto Nacional de Salud Pública.

El reglamento contiene dos apartados, uno que retoma prácticamente tal como está el actual reglamento de 1982 sobre la administración de las cooperativas escolares y el segundo apartado que establece obligaciones explícitas y elimina prohibiciones para regular la venta de comida chatarra en las escuelas.

“A lo único que debe abocarse el Gobierno federal es publicar esta propuesta de reglamento en el Diario Oficial de la Federación pues la sociedad les ha hecho la tarea”, aseveró.

Impulsan deporte… sin canchas
SEP

La escuela privada Cuícatl tiene que dividir en dos a los alumnos para salir al recreo, por falta de espacio.
Foto: REFORMA

Pide SEP que niños tengan 30 minutos de actividad física, al día y no hay lugar

Sonia del Valle

Ciudad de México  (7 febrero 2010).- Para combatir la obesidad infantil, la Secretaría de Educación Pública propuso que los niños y niñas hagan 30 minutos de ejercicio al día. Sin embargo, no consideró que sólo dos de cada 10 escuelas cuentan con espacios aptos para ese tipo de actividades. De acuerdo con el Diagnóstico de la Infraestructura de los inmuebles Escolares, realizado por el INEGI, sólo el 20 por ciento de las 220 mil escuelas de educación básica del País cuentan con canchas deportivas.

Esa misma tendencia se registra en el nivel Bachillerato y en las escuelas Normales.

Al arranque del presente ciclo escolar, a todos los directores de los planteles educativos se les entregó un cuestionario sobre los recursos físicos, humanos y materiales con los que cuenta cada plantel.

A la pregunta de si contaban con canchas deportivas, 142 mil 981, de un total de 184 mil 602 registros que se levantaron, respondieron que no.

Además, 142 mil 243 indicaron que no cuentan con patio de usos múltiples.

De los directores que respondieron que sí tienen canchas deportivas, 17 mil 76 señalaron que éstas se encuentran en estado regular y 7 mil en malas condiciones.

En enero pasado el Gobierno federal planteó, para combatir la obesidad infantil, que los alumnos realicen 30 minutos diarios de ejercicio, un total de 2 horas y 30 minutos a la semana, pese a que el plan de estudio establece sólo una hora de educación física.

Mario Luis Fuentes, ex director del DIF y actual director del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social, consideró que dicha iniciativa es un despropósito porque no sólo carece de metas y recursos, sino que desconoce las condiciones en las que se encuentran las escuelas.

“Hay una enorme carencia de espacios para generar deporte, y esa realidad, de no tener un diagnóstico actualizado de la infraestructura educativa, habla de la otra ausencia (del programa): los recursos, cuál es el monto que se tiene para mejorarla”, señaló el especialista.

El profesor José Antonio López apunta otro problema: los maestros no están dispuestos a alargar sus jornadas de trabajo.

“¿Qué se va a dejar de enseñar por hacer los 30 minutos de educación física al día?

“¿Vamos a dejar de dar clases de matemáticas, de español, de qué? Porque a las autoridades de la SEP se les hace muy fácil decir ‘que hagan ejercicio 30 minutos al día todos los niños. Nosotros decimos: ‘está bien’, y la pregunta es ¿en lugar de qué?”, expuso.

El Comité Administrador del Programa Federal para la Construcción de Escuelas (CAPFCE) tuvo a su cargo, desde 2003, realizar el Atlas de la Infraestructura Escolar, proyecto al que se le destinaron poco más de 32 millones de pesos.

Al finalizar el sexenio se diagnosticaron 16 mil 724 planteles de los 220 mil que hay en el País.

En diciembre de 2007, el CAPFCE se transformó en el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), al aprobarse la Ley General para la Infraestructura Física Educativa, y se le destinaron 152 millones 879 mil pesos, de los cuales 112 millones fueron para pagar servicios personales, y el resto para “la elaboración de diagnósticos de la infraestructura física educativa”.

La ley del Inifed señala en sus artículos transitorios que la dependencia debe elaborar un diagnóstico y entregarlo al Congreso, que está aún pendiente.

Ante la ausencia del diagnóstico, el INEGI elaboró junto con la SEP un cuestionario denominado Catálogo de Inmuebles Escolares, que los directores de los planteles de educación inicial, lactantes, preescolar, primaria, secundaria, bachillerato, profesional técnico y normales superiores, respondieron.

Con los resultados de ese levantamiento de información, que se realizó al finalizar ciclo escolar 2007-2008, la SEP informó que había 33 mil planteles en malas y pésimas condiciones y se creó el Programa Mejores Espacios Educativos que manejó la Subsecretaría de Educación Básica y posteriormente el Programa Mejores Escuelas que maneja el Inifed.

Los planteles, informó, la SEP se rehabilitarían como parte de los compromisos firmado en la Alianza por la Calidad de la Educación.

También con la información de ese levantamiento, la SEP entregó, por primera vez, al iniciar el ciclo escolar 2008-2009, un cartel a todas las primarias, donde era posible conocer las instalaciones con las que contaba cada escuela: si tenía agua entubada, luz, barda perimetral, canchas deportivas, patrio escolar, baños, entre otros y compararla con los 10 planteles más cercanos.

La información se colocó incluso en el Sistema Nacional de Información Educativa; pero este ciclo escolar, la información de la infraestructura escolar se borró del sistema.

El otro dato relacionado con la infraestructura escolar, lo dio a conocer el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), recabado en el 2005, a través del cuestionario que responden los directores de las escuelas donde se aplica el Examen de la Calidad y el Logro Educativo.

Prevén fracaso de propuesta

Albertoni Toral, maestro de educación física, con 15 años de experiencia, augura el fracaso de la propuesta de la SEP para que niños y niñas realicen diario 30 minutos de ejercicio en las escuelas.

Ni el sobrepeso ni la obesidad, dijo, se curan moviendo los músculos del cuerpo al ritmo de una canción, que es a lo que se reduce el plan de activación física que se está poniendo en marcha en las escuelas.

“Su propuesta es que todos los alumnos de la escuela, antes de iniciar las clases, hagan juntos lo que ellos llaman activación física.

“La duración de la actividad depende de la canción que le pongas a los alumnos. Y por supuesto que no va a tener ninguna incidencia en la obesidad que es lo que están buscando.

El ejercicio y la actividad física con los alumnos, señaló, debe tener un objetivo claro y “todo mundo sabe que el ejercicio, para que sirva realmente, debe durar cuando menos 40 minutos al día”.

Hasta ahora los programas de primaria y secundaria, son los únicos que fijan un tiempo destinado a la educación física.

En primaria sólo se destina 50 minutos de educación física a la semana; en tanto que en secundaria, son 2 clases de 50 minutos a la semana.

Tanto para primaria, como para secundaria hay un programa de estudios, que de acuerdo con Toral los maestros tratan de cumplir ante las carencias con las que se enfrentan en las escuelas.

“Uno de los problemas es que los maestros de educación física cobran por hora-semana-mes, y el máximo de horas que tenemos es de 19 horas.

“Si llegas a una escuela donde hay 16 grupos y tienes 19 horas a la semana, no alcanzas a cubrir a todos los grupos de secundaria a la semana, ni el programa”.

El otro grave problema, señaló, es la infraestructura de las escuelas.

Por un lado, dijo, han proliferado escuelas particulares que se montan en casas, donde el patio es la cochera, y en las públicas, o no tienen canchas o patio o les ponen jardineras y le plantan árboles, lo que reduce más los espacios.

Impulsan deporte… sin canchas
SEP

El kínder “Niño libre” carece de espacios recreativos y deportivos.
Foto: REFORMA

Pide SEP que niños tengan 30 minutos de actividad física, al día y no hay lugar

Sonia del Valle

Ciudad de México  (7 febrero 2010).- Para combatir la obesidad infantil, la Secretaría de Educación Pública propuso que los niños y niñas hagan 30 minutos de ejercicio al día. Sin embargo, no consideró que sólo dos de cada 10 escuelas cuentan con espacios aptos para ese tipo de actividades. De acuerdo con el Diagnóstico de la Infraestructura de los inmuebles Escolares, realizado por el INEGI, sólo el 20 por ciento de las 220 mil escuelas de educación básica del País cuentan con canchas deportivas.

Esa misma tendencia se registra en el nivel Bachillerato y en las escuelas Normales.

Al arranque del presente ciclo escolar, a todos los directores de los planteles educativos se les entregó un cuestionario sobre los recursos físicos, humanos y materiales con los que cuenta cada plantel.

A la pregunta de si contaban con canchas deportivas, 142 mil 981, de un total de 184 mil 602 registros que se levantaron, respondieron que no.

Además, 142 mil 243 indicaron que no cuentan con patio de usos múltiples.

De los directores que respondieron que sí tienen canchas deportivas, 17 mil 76 señalaron que éstas se encuentran en estado regular y 7 mil en malas condiciones.

En enero pasado el Gobierno federal planteó, para combatir la obesidad infantil, que los alumnos realicen 30 minutos diarios de ejercicio, un total de 2 horas y 30 minutos a la semana, pese a que el plan de estudio establece sólo una hora de educación física.

Mario Luis Fuentes, ex director del DIF y actual director del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social, consideró que dicha iniciativa es un despropósito porque no sólo carece de metas y recursos, sino que desconoce las condiciones en las que se encuentran las escuelas.

“Hay una enorme carencia de espacios para generar deporte, y esa realidad, de no tener un diagnóstico actualizado de la infraestructura educativa, habla de la otra ausencia (del programa): los recursos, cuál es el monto que se tiene para mejorarla”, señaló el especialista.

El profesor José Antonio López apunta otro problema: los maestros no están dispuestos a alargar sus jornadas de trabajo.

“¿Qué se va a dejar de enseñar por hacer los 30 minutos de educación física al día?

“¿Vamos a dejar de dar clases de matemáticas, de español, de qué? Porque a las autoridades de la SEP se les hace muy fácil decir ‘que hagan ejercicio 30 minutos al día todos los niños. Nosotros decimos: ‘está bien’, y la pregunta es ¿en lugar de qué?”, expuso.

El Comité Administrador del Programa Federal para la Construcción de Escuelas (CAPFCE) tuvo a su cargo, desde 2003, realizar el Atlas de la Infraestructura Escolar, proyecto al que se le destinaron poco más de 32 millones de pesos.

Al finalizar el sexenio se diagnosticaron 16 mil 724 planteles de los 220 mil que hay en el País.

En diciembre de 2007, el CAPFCE se transformó en el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), al aprobarse la Ley General para la Infraestructura Física Educativa, y se le destinaron 152 millones 879 mil pesos, de los cuales 112 millones fueron para pagar servicios personales, y el resto para “la elaboración de diagnósticos de la infraestructura física educativa”.

La ley del Inifed señala en sus artículos transitorios que la dependencia debe elaborar un diagnóstico y entregarlo al Congreso, que está aún pendiente.

Ante la ausencia del diagnóstico, el INEGI elaboró junto con la SEP un cuestionario denominado Catálogo de Inmuebles Escolares, que los directores de los planteles de educación inicial, lactantes, preescolar, primaria, secundaria, bachillerato, profesional técnico y normales superiores, respondieron.

Con los resultados de ese levantamiento de información, que se realizó al finalizar ciclo escolar 2007-2008, la SEP informó que había 33 mil planteles en malas y pésimas condiciones y se creó el Programa Mejores Espacios Educativos que manejó la Subsecretaría de Educación Básica y posteriormente el Programa Mejores Escuelas que maneja el Inifed.

Los planteles, informó, la SEP se rehabilitarían como parte de los compromisos firmado en la Alianza por la Calidad de la Educación.

También con la información de ese levantamiento, la SEP entregó, por primera vez, al iniciar el ciclo escolar 2008-2009, un cartel a todas las primarias, donde era posible conocer las instalaciones con las que contaba cada escuela: si tenía agua entubada, luz, barda perimetral, canchas deportivas, patrio escolar, baños, entre otros y compararla con los 10 planteles más cercanos.

La información se colocó incluso en el Sistema Nacional de Información Educativa; pero este ciclo escolar, la información de la infraestructura escolar se borró del sistema.

El otro dato relacionado con la infraestructura escolar, lo dio a conocer el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), recabado en el 2005, a través del cuestionario que responden los directores de las escuelas donde se aplica el Examen de la Calidad y el Logro Educativo.

Prevén fracaso de propuesta

Albertoni Toral, maestro de educación física, con 15 años de experiencia, augura el fracaso de la propuesta de la SEP para que niños y niñas realicen diario 30 minutos de ejercicio en las escuelas.

Ni el sobrepeso ni la obesidad, dijo, se curan moviendo los músculos del cuerpo al ritmo de una canción, que es a lo que se reduce el plan de activación física que se está poniendo en marcha en las escuelas.

“Su propuesta es que todos los alumnos de la escuela, antes de iniciar las clases, hagan juntos lo que ellos llaman activación física.

“La duración de la actividad depende de la canción que le pongas a los alumnos. Y por supuesto que no va a tener ninguna incidencia en la obesidad que es lo que están buscando.

El ejercicio y la actividad física con los alumnos, señaló, debe tener un objetivo claro y “todo mundo sabe que el ejercicio, para que sirva realmente, debe durar cuando menos 40 minutos al día”.

Hasta ahora los programas de primaria y secundaria, son los únicos que fijan un tiempo destinado a la educación física.

En primaria sólo se destina 50 minutos de educación física a la semana; en tanto que en secundaria, son 2 clases de 50 minutos a la semana.

Tanto para primaria, como para secundaria hay un programa de estudios, que de acuerdo con Toral los maestros tratan de cumplir ante las carencias con las que se enfrentan en las escuelas.

“Uno de los problemas es que los maestros de educación física cobran por hora-semana-mes, y el máximo de horas que tenemos es de 19 horas.

“Si llegas a una escuela donde hay 16 grupos y tienes 19 horas a la semana, no alcanzas a cubrir a todos los grupos de secundaria a la semana, ni el programa”.

El otro grave problema, señaló, es la infraestructura de las escuelas.

Por un lado, dijo, han proliferado escuelas particulares que se montan en casas, donde el patio es la cochera, y en las públicas, o no tienen canchas o patio o les ponen jardineras y le plantan árboles, lo que reduce más los espacios.

Piden padres abatir obesidad infantil

Las acciones que existen para reducir los altos índices de obesidad son insuficientes para atacar el problema, criticó la UNPF

Leslie Gómez

Ciudad de México  (4 febrero 2010).- La Unión Nacional de Padres de Familia urgió a las autoridades federales en no dejar en buenas intenciones el combate a la obesidad infantil y establecer de manera urgente estrategias para atacar de fondo al problema . Consuelo Mendoza, presidenta de la UNPF, afirmó que las acciones que existen para reducir los altos índices de obesidad son insuficientes para atacar el problema, puesto que no sólo se necesita la sustitución de alimentos en cooperativas, sino una capacitación nacional dirigida a padres de familia de las distintas escuelas para enseñarles la importancia de una buena alimentación.

“No se va a erradicar el mal desde las cooperativas, sino que deben estar involucrados los padres de familia, que las autoridades puedan proporcionarles información para alimentar bien a sus hijos. Nosotros no estamos de acuerdo con que se proporcionen productos que hacen daño a los niños, pero también creemos que esto no acaba con el problema”, sostuvo.

En conferencia de prensa, Mendoza García agregó que es necesario que se retire a vendedores ambulantes de los planteles.

La Unión Nacional de Padres de Familia se pronunció porque se aumenten las horas de ejercicio dentro de las escuelas, tras argumentar que el internet, videojuegos y televisión aumenta el riesgo de obesidad hasta en 12 por ciento.

Atestigua FCH acuerdo contra obesidad

Calderón afirmó que el sobrepeso y la obesidad ponen en riesgo la sustentabilidad del sector salud

Mayolo López

Ciudad de México  (25 enero 2010).- El Presidente Felipe Calderón atestiguó hoy la presentación y firma del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, una estrategia orientada a combatir el sobrepeso y la obesidad, aunque sin acciones concretas a seguir. Con la participación de ocho Secretarios de Estado y de prominentes hombres de negocios, Calderón afirmó que el sobrepeso y la obesidad ponen en riesgo la sustentabilidad del sector salud.

“De seguir este problema será imposible en el futuro atender a todas las personas que padezcan enfermedades cardiovasculares o diabetes, por los costos que significa”, advirtió.

El Acuerdo persigue tres metas: revertir en los niños de dos a cinco años el crecimiento explosivo que tiene la prevalencia de sobrepeso y la obesidad; detener en la población de entre cinco y 19 años el avance acelerado de estos problemas de salud pública; y retardar el aumento en los adultos.

“Son metas ambiciosas, pero también son metas alcanzables. (…) Vamos a echarle los kilos a este Acuerdo, vamos a echarle los kilos a esta estrategia”, apuró el Ejecutivo.

En aras de atacar el sobrepeso y la obesidad, Calderón apremió a la sociedad a seguir cinco pasos: ejercitarse físicamente, “medirse” en el consumo de calorías (refrescos, sobre todo), tomar agua, incorporar el consumo de frutas y verduras y “socializar el problema”.

En el acuerdo estamparon su firma los Secretarios de Salud, Economía, Marina, Defensa, Hacienda y Crédito Público, Reforma Agraria, Educación y del Trabajo.

También firmaron los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial, de Concamin y Canacintra, además del Gobernador de Morelos, quien es coordinador de la Comisión de Salud de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

Agudizan obesidad poca agua y espacios
12

Según un estudio, en las escuelas los niños tienen hasta hasta 5 oportunidades de comer en las 4 horas que en promedio dura la jornada escolar.
Foto: Especial

Revelan que falta de agua potable y poco ejercicio alienta el sobrepeso

Margarita Vega

Ciudad de México  (27 enero 2010).- Las escuelas mexicanas favorecen la obesidad de los niños por la alta disponibilidad de alimentos altamente calóricos, la falta de agua potable y las pocas horas que se dedican a hacer ejercicio, advierte un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública. De acuerdo con esta investigación, en los centros educativos los niños tienen hasta cinco oportunidades de comer en las cuatro horas y media que en promedio dura la jornada escolar y los alimentos que ingieren suelen ser densamente energéticos, pues, afirma, hay poca disponibilidad de frutas y verduras, así como un difícil acceso al agua potable.

“La mayoría de los niños compra los alimentos en la escuela en lugar de llevar un refrigerio”, indica el estudio publicado dentro de la Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad.

Ahí se advierte también de la poca actividad física que realizan los niños en las escuelas, pues sólo es en el recreo y en la clase de educación física cuando tienen oportunidades de hacer ejercicio.

“La clase de educación física es sólo una vez a la semana y dura 39 minutos, en promedio y la calidad de la misma no es adecuada, ya que los niños hacen (pocos) minutos de actividad física moderada o intensa.

“La materia tiene poco valor curricular y deja de ser obligatoria a nivel bachillerato, por lo que la mayoría de los jóvenes dejan de practicar deporte durante la jornada escolar”, critica.

Advierte además de que hay importantes limitaciones en materia de recursos humanos, materiales y a nivel de espacios para la práctica de actividad física en los centros educativos.

Por su parte, la Secretaría de Salud advierte que el sedentarismo que prevalece en la sociedad mexicana es una de las principales causas que han fomentado el crecimiento de los niveles de sobrepeso y obesidad.

“Durante las últimas décadas la urbanización y los cambios socioeconómicos ocurridos en México han contribuido a una marcada disminución en la actividad física tanto en el entorno laboral como en el recreativo…

“La escasez de entornos adecuados y seguros para la actividad física -como parques y jardines- explica parcialmente la situación descrita, especialmente para grupos vulnerables como mujeres, ancianos y niños. De hecho, hoy en día las clases de educación física y el recreo durante la jornada escolar son las únicas oportunidades que tienen muchos niños mexicanos para realizar actividades físicas”, indica.

Al analizar la práctica de ejercicio en jóvenes de entre 12 y 29 años, la Secretaría de Salud encontró que el único grupo en donde la mayor parte de la población realiza actividad física es el de los adolescentes de entre 12 y 14 años, con el 56 por ciento.

Conforme va aumentando la edad, la cantidad de ejercicio disminuye. La dependencia advierte que sólo el 40 por ciento de los mexicanos de entre 12 y 29 años realizan ejercicio.

En cuanto a género, es más frecuente que realicen actividad física los hombres, donde un promedio del 50 por ciento lo practica, contra el 29.8 por ciento de las mujeres.

Atacan la obesidad sin metas claras
estrategia

La Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad fue presentada en Los Pinos, con la asietencia del Presidente Calderón y miembros del gabinete.
Foto: Julio Candelaria

Faltan en programa medidas concretas que sean evaluables en el corto plazo

Margarita Vega

Ciudad de México  (26 enero 2010).- Aunque la Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad, presentada ayer por la Secretaría de Salud, conjunta a los sectores empresarial, gubernamental y académico, no establece medidas concretas que puedan ser alcanzadas y evaluadas en el corto plazo. El plan está basado en 10 objetivos, entre ellos, fomentar la actividad física y el consumo de agua, disminuir el consumo de azúcar y grasas y elevar el de frutas y verduras.

Con algunas excepciones, el programa no impone objetivos concretos para cada una de las partes firmantes, ni establece el plazo en que deberán alcanzarlos.

Incluso, propone una serie de foros para discutir acciones efectivas para reducir los niveles de obesidad y sobrepeso en los mexicanos.

Entre las medidas concretas que sí incluye la estrategia, están la obligación de la SEP de garantizar que en las escuelas haya bebederos, e impulsar la realización de actividad física al menos 30 minutos diarios en los centros educativos.

Al sector salud lo obliga a actualizar normas y regulaciones sobre publicidad y alimentos, apoyar la lactancia materna y promover la incorporación de agua natural en los desayunos escolares.

La Sedesol se compromete a promover a rescatar parques y espacios públicos para la realización de actividad física, lo que desde hace varios años es parte del programa de Espacios Públicos.

En tanto, a la Sagarpa se le pide promover usos alternativos de la caña de azúcar y mejorar la oferta de productos lácteos descremados. A la Conagua, por su parte, se le exhorta a incentivar la provisión de agua potable en zonas vulnerables.

En cuanto al sector privado, éste se comprometió a continuar el proceso de innovación y desarrollo de productos y explorar las posibilidades de reformular los que ya existen. De igual forma, dará a los consumidores mejor información sobre la composición de los alimentos.

Y aunque se presentó como una estrategia, el documento todavía incluye algunos de los esfuerzos que la Secretaría de Salud realiza para convencer a la industria de intentar reducir el consumo de productos altamente calóricos.

Aunque en el documento se incluyen algunas tablas sobre la situación de la obesidad y el sobrepeso a nivel nacional, en la introducción sus editores omitieron presentar las cifras sobre el tema.

Ofrecen quitar azúcar a los refrescos

El Secretario de Salud, José Ángel Córdova, anunció que la industria refresquera ofreció a la dependencia bajar en 10 por ciento los niveles de azúcar en sus bebidas, como parte de los esfuerzos para reducir la obesidad en el País.

“De parte de la industria hay la voluntad de promover más las bebidas que tienen sustitutos de azúcar… habrá que promover eso, además ofrecieron reducir en sus fórmulas el 10 por ciento del contenido de azúcar en las que sí llevan azúcar”, dijo el funcionario tras la presentación de la Estrategia contra el Sobrepeso y la Obesidad.

En entrevista, Córdova dijo que en México las bebidas con sustitutos de azúcar apenas representan 10 por ciento del mercado refresquero, mientras que en Brasil es de 25 por ciento y en Estados Unidos hasta 50 por ciento.

Está en riesgo sector salud.- FCH

El sobrepeso y la obesidad ponen en riesgo la sustentabilidad del sector salud, afirmó ayer el Presidente Felipe Calderón.

El Mandatario atestiguó la presentación y firma del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, una estrategia orientada a combatir ese fenómeno.

“De seguir este problema será imposible en el futuro atender a todas las personas que padezcan enfermedades cardiovasculares o diabetes, por los costos que significa”, advirtió.

El acuerdo persigue tres metas: revertir en los niños de dos a cinco años el “crecimiento explosivo del sobrepeso y la obesidad”, detener en la población de entre cinco y 19 años el avance acelerado de estos problemas de salud, y retardar el aumento en los adultos.

“Son metas ambiciosas, pero también son metas alcanzables… Vamos a echarle los kilos a este acuerdo, vamos a echarle los kilos a esta estrategia”, dijo el Presidente.

En su intervención, instruyó al Secretario de Educación a utilizar “todos los instrumentos legales a su alcance” para impulsar una mejor nutrición en las escuelas.

Y apremió a la sociedad a seguir cinco pasos: ejercitarse físicamente, “medirse” en el consumo de calorías (refrescos, sobre todo), beber agua, incorporar el consumo de frutas y verduras y “socializar el problema”.

Además de los riesgos que el sobrepeso y la obesidad implica para el sistema de salud, Calderón recordó que 70 por ciento de los adultos está excedido, así como cuatro millones y medio de niños entre cinco y 11 años.

De 1980 a la fecha, agregó, el porcentaje de mexicanos aquejados por la gordura se ha triplicado.

Calderón atribuyó el sobrepeso a la falta de actividad física, a los hábitos alimenticios, al consumo elevado de refrescos, bebidas alcohólicas y “de la llamada vitamina t: tacos, tortas, tortillas”.

Con información de Mayolo López

Lanzan ofensiva contra obesidad
obesidad

Siete de cada 10 mexicanos padecen obesidad
Foto: Tomás Martínez

Los recursos se destinarán para prevenir y atender el problema que afecta a 70 por ciento de los mexicanos

Margarita Vega

Ciudad de México  (25 enero 2010).- Hoy, la Presidencia de la República y la Secretaría de Salud lanzarán una estrategia contra la obesidad con la que pretenden reducir este problema que, junto con el sobrepeso, afecta ya a 7 de cada 10 mexicanos. Con ello, la dependencia pretende que 2010 sea un parteaguas en materia de obesidad para frenar una tendencia que, de mantenerse, dispararía la morbilidad y mortalidad por diabetes, hipertensión e incluso cáncer.

Y es que aunque durante años se ha considerado a este problema como el mayor reto del sistema de salud, es hasta ahora que el sector salud contará con un presupuesto focalizado para el combate de la obesidad, lo que permitirá la aplicación de la estrategia que se presentará hoy en Los Pinos.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2010, aprobado por la Cámara de Diputados, se etiquetaron 250 millones de pesos para implementar medidas de prevención de la obesidad.

Según el director del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, Miguel Ángel Lezana, estos recursos se utilizarán principalmente para promover a nivel masivo hábitos saludables, fomentar la actividad física en las escuelas y la atención de este problema en centros de salud especializados.

“Tenemos que ser muy proactivos en la parte de comunicación y actividades de promoción a través de la utilización de los medios. Esto es muy importante porque competimos en circunstancias muy desfavorables con los productos que son obesigénicos, entonces aquí habrá una inversión muy importante en este rubro”, dijo Lezana en entrevista.

De igual forma, se buscará transferir parte de estos recursos a la SEP para que desarrolle programas de actividad física en las escuelas.

Como parte de la estrategia se pretende reforzar a las alrededor de 30 unidades médicas especializadas en enfermedades crónicas y obesidad para que puedan brindar una atención integral al paciente con estos problemas.

“Se requiere, por ejemplo, que en estas unidades tengamos personal perfectamente capacitado para prescribir actividad física a personas que ya sea que están diagnosticadas o que estén en riesgo de diabetes e hipertensión”, apuntó Lezana.

Llaman a mejorar política nutricional

La estrategia para reducir los niveles de obesidad en la población debe ser integral, señaló Eileen Kennedy, decana del Departamento de Nutrición de la Universidad de Tufts, y una de las creadoras de la pirámide de la alimentación.

Agregó que esas acciones se deben basar en la promoción de la actividad física, la disminución de las porciones de comida que se ingieren, beber más agua natural y reducir la cantidad de calorías y grasas en la dieta diaria.

La especialista dijo en entrevista que es necesario que las autoridades de cada país sean responsables de las políticas nutricionales hacia la población, pero ésta también debe involucrarse más y presionar a la industria alimenticia para que mejore la calidad de los productos que ofrece.

Kennedy afirmó que cualquier estrategia debe estar centrada en generar nuevos valores y hábitos en los niños, principalmente en los más pequeños.

Para ello propuso mejorar la calidad de los alimentos que se venden en las escuelas y prohibir por completo la venta de comida “chatarra”, no sólo sugerirlo a los administradores escolares.

“Es muy claro que el mensaje que les estamos mandando a los niños se refleja en la comida que les estás sirviendo. Es como cuando un doctor te dice que no fumes pero él fuma, es decir una cosa pero hacer otra.

“Es muy difícil, porque existe mucha presión de la industria y de los vendedores que colocan esta comida en las escuelas, pero los padres de familia deben exigir en las escuelas lo que quieren para sus niños”, indicó.

La especialista, que estuvo de visita en México, propuso a la empresa Bimbo reducir en 5 por ciento las calorías de sus productos, de tal forma que el consumidor no lo resienta en el sabor, pero sí en su estado de salud.

Además, Kennedy aplicará, junto con el Instituto Nacional de Salud Pública, un programa piloto en Cuernavaca para fomentar la actividad física de los niños antes, durante y después de que salgan de la escuela.

Alista SEP restricciones a ‘chatarra’
LUJAMBIO

Alonso Lujambio, Secretario de Educación Pública.
Foto: Archivo

Lujambio informó que se distribuirá un manual de activación física en escuelas

REFORMA / Redacción

Distrito Federal  (25 enero 2010).- Con el objetivo de combatir la obesidad y cambiar prácticas de consumo entre menores, se formularán restricciones para la venta de comida en escuelas, adelantó el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio. “En las próximas semanas vamos a trabajar muy intensamente para hacer restricciones muy puntuales sobre qué pueden comer y qué no deben comer los niños en las escuelas”, aseguró el funcionario.

El Secretario admitió que aunque varios estados han reformado las leyes de educación y de salud para regular la venta de comida en escuelas, es necesario unificar criterios mediante una política nacional.

En entrevista para Radio Fórmula, Lujambio reconoció que las clases de educación física en las escuelas son insuficientes para quemar las calorías que consumen los estudiantes, por lo que se busca ampliar los horarios en actividades físicas.

“De hecho estamos ya distribuyendo en las próximas semanas un manual guía de activación física en preescolar, primaria y secundaria, precisamente, para estar en aptitud de generar una nueva práctica de salud, una nueva cultura entre los jóvenes”, dijo.

Hoy, el Presidente Calderón acudió a la presentación y firma del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, una estrategia orientada a combatir el sobrepeso y la obesidad, aunque sin acciones concretas a seguir.

El 18 de enero, REFORMA publicó que en los últimos tres años, legisladores de diversos partidos han presentado 76 iniciativas de ley y puntos de acuerdo para tratar de frenar la venta de comida chatarra en las escuelas.

Del total de propuestas presentadas, en la Cámara de Diputados sólo se han aprobado cinco, pero ninguna busca prohibir de manera explícita la venta de comida chatarra con bajo valor nutricional y refrescos con gas dentro de los planteles.

En más de la mitad de los estados del País se han modificado leyes para regular la venta de comida chatarra en las escuelas de educación básica; sin embargo, sólo en cuatro entidades se prohíbe de manera explícita la venta de productos chatarra.

Urgen a SEP a regular ‘chatarra’
chatarra1


Foto: Archivo

Exigen definir productos que sí se pueden vender en cooperativas

Sonia Del Valle

Ciudad de México  (17 enero 2010).- La Secretaría de Educación Pública debe prohibir de tajo la venta de alimentos chatarra en las escuelas y establecer con claridad qué productos sí se pueden vender en las cooperativas escolares, señaló Friné Ivonne Ramírez Colmenares, inspectora de la Zona Escolar 30. “Estamos en emergencia sanitaria, tenemos casos terribles de hipertensión, diabetes, artritis, deformación de extremidades; tenemos chicos y chicas con estaturas de 1.60 que pesan más de 100 kilos, y eso no se puede permitir en el sistema educativo”.

Señaló que la comida chatarra debe prohibirse en las escuelas y establecerse en la normatividad.

“Sí se puede quitar (la comida chatarra), pero es una lucha continua a la que nos tenemos que enfrentar porque la normatividad está muy abierta y se deja a la elección de los alumnos; pero ante el problema de salud pública que tenemos con los jóvenes no se puede dejar a su elección.

“Es como el problema de las drogas, no lo podemos dejar a la elección del muchacho, se le tiene que quitar de raíz”.

Por parte de la autoridad, además, dijo, la Secretaría de Salud debe hacer su trabajo.

“Las escuelas también necesitamos que la Secretaría de Salud haga su trabajo, que no elucubre y haga un plan y se olvide de venir a supervisar las cooperativas escolares”.

El Programa de Escuela Saludable, explicó, es superficial.
“Habla de que se tiene que instruir a los niños en sus alimentos y en grupos de alimentos, pero la parte medular que es directamente la prohibición de los alimentos chatarra, no lo toca y no puedes estar promoviendo algo (como la alimentación saludable), vendiendo las cosas que les hacen daño”.

Señaló que la cooperativa escolar debe tener una función eminentemente social y educativa, lo cual, dijo, se ha perdido.

“La inspección escolar puede sugerir y convencer a las cooperativas escolares que vendan alimentos nutritivos, pero nos lleva meses convencerlos, y cada año tenemos que volver a hacerlo, porque cambian los órganos de gobierno de las cooperativas.

“En cambio si quedara normado prohibir los alimentos (chatarra) y decir no más frituras ni refrescos y que quedara establecido lo qué sí se puede (vender); con eso tendríamos un gran avance y que la Secretaría de Salud supervise”.

Se requiere, dijo, la lista de los productos, y ponerlo en la ley, así como el apoyo y la supervisión de la Secretaría de Salud.

“No sé a qué le temen las autoridades, porque se han quitado (en algunas escuelas) la comida chatarra, y si nos demandan (las empresas), deben de saber que ganaremos las demandas porque primero está la salud de los jóvenes y nosotros vamos a seguir insistiendo, y trataremos de bloquear algunos productos, pero sí necesitamos la normatividad”, comentó.

Piden vigilar cooperativas

Para que la comida chatarra esté fuera de las escuelas, además de excluirla, la Secretaría de Educación Pública debe dar facultades a los supervisores escolares para que hagan respetar su prohibición y, en todo caso, sancionar la falta de cumplimiento.

Rosa Oralia Bonilla, presidenta del Consejo Directivo e Innovación y Asesoría Educativa, urgió a actualizar el Reglamento de Cooperativas Escolares, que data de 1980, y el Manual del Supervisor, que se emitió en 1987, los cuales no están actualizados para enfrentar el problema de salud pública que significa la obesidad entre escolares.

Señaló que la supervisión a las cooperativas es raquítica y que los supervisores sólo inspeccionan la obtención de los recursos financieros o el establecimiento de las cooperativas en los planteles educativos.

“Son tan obsoletos los reglamentos, son desde antes de la descentralización y federalización (del sistema educativo); no hay un reglamento a nivel federal ni tampoco a nivel estatal que regule sus funciones.

“Sería imposible que solamente se dieran buenos deseos para hábitos alimenticios en las escuelas, que recomendaran menús, normas nuevas para regular el servicio de las cooperativas o fuera de las escuelas, en las vendimias, si la supervisión, que es la encargada de vigilar que se cumplan, no tiene bajo su función esta tarea de incluso sancionar si no se cumplen las normas”.

Según el Manual del Supervisor, lo que el inspector debe realizar ante las cooperativas, es llevar un control de la integración de fondos y su inversión, así como la devolución de aportaciones y distribución de utilidades generadas por la cooperativa escolar.

Bonilla resaltó la urgencia que existe, por un lado, porqué en los reglamentos se establezca no sólo lo que debería ocurrir dentro de los planteles educativos, sino lo que se debería hacer y respetar.

“La supervisión no tiene contemplada esta tarea (de regular la comida chatarra), es un tema nuevo, una necesidad nueva para la cual no hay reglas nuevas.

“Debe regularse la venta de comida no nutritiva, por el problema que tenemos de obesidad, pero si esto se regula aisladamente y no en un marco regulatorio en conjunto queda incompleto, queda al margen de las posibilidades de si se cumple o no”, sostuvo.

Otro aspecto importante para apremiar una cambio de reglamentación, es para determinar las responsabilidades que las autoridades y, en este caso, las cooperativas tienen en los planteles educativos.

Con información de Susana Moraga

CALVILLO

Miembros de organizaciones civiles cuestionaron a Alonso Lujambio por permitir la venta de productos dañinos para la salud

Carole Simonnet

Ciudad de México  (15 enero 2010).- En demanda del cese inmediato de la venta de comida “chatarra” en las escuelas, organizaciones en defensa de los consumidores protestaron frente a la Secretaría de Educación Pública (SEP). Alejandro Calvillo, de El Poder del Consumidor e integrantes de El Barzón, Alconsumidor y Oxfam México entregaron una carta a la oficialía de partes, en la que cuestionan al Secretario Alonso Lujambio por permitir la venta de productos dañinos para la salud de los niños a cambio de favorecer a grandes empresas como Bimbo, Femsa y Pepsico.

“Maestro Lujambio ¿Usted cree que la obesidad es un problema estrictamente individual ocasionado por la falta de voluntad de las personas; o acaso una enfermedad de orden genético? No maestro, sentimos decirle que no es así y que el Estado Mexicano a través de la SEP tiene que asumir su responsabilidad y terminar de una vez con estas prácticas”, refieren.

En la misiva, los inconformes llaman al funcionario federal a no sólo evitar la venta de alimentos con altos contenidos de grasas, azúcar y sal sino a sancionar a los profesores o administrativos que contribuyan a su promoción.

Solicitaron también que la SEP inicie una campaña nacional de orientación alimentaria dirigida a las familias, maestros y directivos en todas las escuelas del País.

Exhibiendo carteles con muestras de las frituras y refrescos que ofrecen las tienditas en las escuelas, demandaron que se establezcan los criterios y normatividades que deben cumplir los alimentos y bebidas para ser vendidos en las cooperativas escolares.

Prohíben vender papas en escuelas
comida

Los estudiantes prefieren consumir comida chatarra que frutas y verduras.
Foto: Luis Castillo

Los alumnos desestiman el riesgo de padecer sobrepeso al preferir antojitos que frutas y verduras

Sonia del Valle

Ciudad de México  (14 enero 2010).- En la secundaria número 18, la Asamblea General de la Cooperativa Escolar prohibió la entrada de las papas Sabritas a la escuela, pero en su lugar se venden banderillas, enchiladas, pizzas, molletes, tostadas, hot cakes y tortas. Gloria, alumna del segundo grado, desayunó torta de tamal en su casa; a la hora del recreo compró una banderilla unas “gomilocas” que, dice, saben “geniales”.

Las “gomilocas”, son gomitas de azúcar bañadas en tamarindo, miguelito y chamoy.

“Desde que las pusieron yo las compro todos los días, son geniales y sólo de verlas se te antojan”, comenta.

A su amiga Angélica le gustaría que venderían sopa Maruchan.

“Ahora que hace frío sería lo mejor, calientita te la comes y está buenísima, pero no la venden porque es chatarra”.

Alejandro, en cambio, dice que lo más rico son las banderillas –salchichas rebozadas–, las que acompaña con salsas catsup y Valentina “para que pique un poquito”.

Gloria, Angélica y Alejandro tienen sobrepeso.

“Qué le hace”, responde Alejandro ante la observación de que las banderillas engordan más que las frutas con chile y limón, que también venden en la escuela.

¿Y si sólo pudieras comprar frutas y verduras?, se le pregunta.

“Pues compraría afuera de la escuela”, contesta.

Los productos que se venden en la cooperativa escolar tienen un costo promedio de 10 pesos.

Friné Ramírez, inspectora de la Zona Escolar 30, reconoce que todos los días se venden miles de pesos en las cooperativas.

“Es un negocio redondo para quienes están lucrando con los jóvenes; ellos no saben que están consumiendo cosas que les hacen daño”, considera.

En esta secundaria, en 20 minutos se vendieron 25 banderillas, 35 platos de enchiladas (dos tortillas con salsa verde, queso y crema), 25 pizzas, 32 molletes, 15 tortas, además de “jicaletas” (jícama ensartada en un palo de madera con chamoy), vasos de sandía y pepino con chile y limón, plátanos bañados de chocolate y cereal, danoninos congelados y hot cakes con cajeta.

“Traigo 20 pesos para el recreo y mi lunch, hoy traje hot dog y sólo me compré una “jicaleta”, dice Katia.

La secundaria tiene poco más de 500 alumnos en el turno matutino, y las expendedoras de alimentos se colocan en el patio, a la hora del recreo, en cinco puestos individuales.

El primer puesto vende frutas y verduras con limón y chile, hot cakes y cueritos en vinagre con salsa Valentina; el segundo ofrece tortas y sandwiches; el tercero tostadas, enchiladas, molletes y banderillas; en el siguiente puesto, pizzas individuales, y en el último, “gomilocas”, “jicaletas”, plátanos bañados de chocolate, danoninos congelados, aguas de frutas y paletas heladas.

Es el tercer puesto el que tiene más éxito.

En el espacio destinado a la cooperativa escolar se venden jugos Pascual y pastelillos de Marinela.

“No vendemos Sabritas porque está prohibido en la escuela, pues es comida chatarra”, dice el señor que atiende la cooperativa.

Legislan chatarra, pero no cumplen
chatarra1

Mientras en algunas escuelas se da orientación a los alumnos sobre nutrición, en otras se sigue vendiendo comida chatarra.
Foto: Archivo

Sólo en 4 estados ordenan explícitamente excluir alimentos sin valor nutricional

Sonia del Valle

Ciudad de México  (12 enero 2010).- En más de la mitad de los estados del País se han modificado leyes para regular la venta de comida chatarra en las escuelas de educación básica; sin embargo, sólo en cuatro entidades se prohíbe de manera explícita la venta de productos chatarra en las escuelas. En la fracción 19 del artículo 12 de la Ley de Educación para el Estado de Baja California Sur se prohíbe la venta de “productos y alimentos de bajo valor nutrimental, que contengan alto contenido de azúcares refinados, colesterol, ácidos grasos saturados y transaturados, sal y aditivos en los establecimientos escolares o cooperativas que se expenden alimentos dentro de las instituciones de nivel básico”.

El artículo 54 bis de la Ley de Educación del Estado de Hidalgo señala que “no podrán comercializarse al interior de los planteles alimentos o bebidas con bajo o escaso valor nutrimental”.

La fracción 25 del artículo 19 de la Ley de Educación de Michoacán prohíbe la venta de productos y alimentos de bajo o nulo valor nutricional en los establecimientos escolares o cooperativas que expenden alimentos dentro de las escuelas; en el mismo sentido se establece la prohibición en la fracción 31 del artículo 22 de la Ley de Educación de San Luis Potosí.

Mientras que en los estados de Aguascalientes, Baja California, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, las reformas a las leyes de educación y salud son para fomentar en los educandos mejores hábitos alimenticios, programas de sana alimentación y nutrición.

Es el caso de Aguascalientes, se reformaron las leyes de Salud y de Educación en marzo del 2008 para establecer la obligación de fomentar hábitos alimenticios saludables y vigilar que los alimentos y bebidas que se vende en las escuelas sean acordes con los programas nutricionales del Gobierno; en el mismo sentido se aprobaron las reformas en Baja California.

Aunque el Decreto 196 de Baja California establece que se deberán evitar aquellos productos que a criterio de la Secretaría de Salud causen daño a la salud ya sea por su contenido o por las prácticas de higiene y sanidad en su preparación, de conformidad con los lineamientos que en la materia se expidan, pero a la fecha no se han publicado la guía de orientación alimentaria.

En Campeche se reformó la ley de Educación para que la SEP estatal elabore una tabla nutrimental que permita a los alumnos una alimentación sana; en Chihuahua, se propone también que las autoridades educativas promuevan l consumo de una alimentación sana, balanceada, higiénica y variada.

En Coahuila, el gobierno del estado publicó el Decreto para “Promover y fomentar el consumo de alimentos de alta calidad nutricional en las instituciones educativas dependientes de la administración pública del estado o ncorporadas de nivel preescolar, primaria y secundaria”, a través del cual se emprenderán programas de información para que los estudiantes distingan entre opciones alimentarias que puedan afectar su salud; pe

ro también e aprobó una reforma a la Ley Estatal de Educación para que las autoridades de las escuelas vigilen la calidad nutrimental de los alimentos que se venden. En el mismo sentido, se reformó la ley de Educación de Colima, para promover programas que fomenten buenos hábitos alimenticios entre los alumnos; lo mismo que en Durango, Guanajuato, Guerrero, Querétaro, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

En Jalisco, Sinaloa y Sonora, se reformaron la leyes de Educación y Salud para que las autoridades educativas y sanitarias emitan lineamientos para evitar la venta de alimentos de bajo o nulo valor nutricional en las escuelas.

Titubea SEP ante comida ‘chatarra’
comida

La SEP sólo dará recomendaciones y sugerencias alimentarias a los niños y padres de familia para abatir la comida ‘chatarra’.
Foto: Archivo

Se prevé que siga la venta de refrescos, papitas y cacahuates a niños de primaria

Sonia del Valle

Ciudad de México  (11 enero 2010).- La Secretaría de Educación Pública (SEP) había prometido el fin de la comida chatarra en las tiendas de las escuelas primarias del País. Sin embargo, no será así. Los refrescos, las papitas y los cacahuates no serán prohibidos y sólo se emitirán “recomendaciones” y “sugerencias” para la alimentación de los estudiantes.

Según la propuesta de los “Lineamientos generales para el expendio de alimentos y bebidas en las tiendas o cooperativas escolares de los planteles de educación básica”, en poder de REFORMA, no se prohíbe la venta de ese tipo de comida de manera específica ni la venta de refrescos.

“En la escuela se buscará: Ofrecer alimentos diversos que incluyan dentro de los tres grupos alimentarios frutas y verduras de temporada, alimentos naturales y verduras principalmente, y disminuir o restringir la oferta de bebidas azucaradas tales como refrescos”, menciona la propuesta realizada entre la SEP y la Secretaría de Salud.

El 15 de diciembre del año pasado, el subsecretario de Educación Básica, Fernando González, aseguró que en este mes de enero se publicarían los lineamientos.

“Será un acuerdo secretarial que ponga fin a la comida chatarra en las escuelas”, prometió el funcionario.

Sin embargo, la propuesta indica que, en cada escuela, un comité de tiendas o cooperativas escolares definirá los criterios a cumplir por los proveedores y estará encargado de supervisar la calidad de los productos que pueden venderse.

“Si se expenden bebidas embotelladas que sean de preferencia de frutas, sin gas y en la presentación más pequeña”, menciona el proyecto.

Además, proveer de orientación a los alumnos y los padres de familia sobre las propiedades nutritivas de los alimentos y orientar a los padres de familia en la preparación de lonches saludables.

La SEP asegura que mejorar el logro escolar de los alumnos depende, en gran medida, de que los alumnos tengan una buena alimentación.

Se recomienda también a los padres no dar dinero a sus hijos para gastar en la escuela.

Para los maestros, la recomendación es que realicen un trabajo de sensibilización con las madres y los padres de familia para que sus hijos desayunen antes de ir a la escuela.

Una vez publicados los lineamientos, estos serán obligatorios para las escuelas públicas y privadas del DF, y todas las escuelas privadas incorporadas a la SEP a nivel federal, en tanto que los estados deberán cambiar su reglamentación interna para adoptarlos.

Depende desempeño de alimentación

Para la SEP mejorar el logro escolar, depende, en gran medida, de que los alumnos tengan una buena alimentación.

En el diagnóstico de los lineamientos, la dependencia reconoce que el 1 de cada 4 alumnos de primaria tienen problemas de sobrepeso u obesidad, según cifra de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición dada a conocer en 2006.

“El problema (de la obesidad infantil) es el alto contenido de azúcar, grasas y sal que consumen los niños en las escuelas, la llamada comida chatarra y un problema muy fuerte con el consumo de refrescos”, señaló Alejandro Calvillo, presidente de la organización El Poder del Consumidor, que ha pugnado porque no se venda ni comida chatarra, ni refrescos en los planteles por las afectaciones que estos productos tienen en la salud de los estudiantes.

Cuestionan las ‘buenas intenciones’

Alejandro Calvillo, advirtió de las afectaciones que estos productos tienen en la salud de los estudiantes.

“Además, está la comida chatarra, que hay de dos tipos: la industrializada y la no industrializada, pues en la escuela tienes desde las papas, los dulces, los refrescos; pero también está la no industrializada, los tacos, tortas, banderillas.

“A la hora del recreo y como normalmente en las escuelas públicas los patios son muy reducidos y en gran parte de ellas está prohibido correr, lo que sucede es que se convierten en un mercado de alimentos”, expresó.

Siendo México el País con mayor obesidad infantil en el mundo, la SEP no debe titubear en prohibir la comida chatarra de las escuelas, señaló Daniel Gershenson Shapiro, presidente de la organización Alconsumidor.

El especialista indicó que con la “buena intención” de reducir los “churrumais” y refrescos en los planteles educativos, los niños están condenados a ser obesos, a padecer diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.

“Los niños están presionados por una industria publicitaria que se ceba sobre ellos, ante la mirada cómplice de las autoridades.

“Ellos están en una edad muy moldeable, que no saben que los refrescos les pueden ocasionar serios problemas a futuro y ¿qué va a pasar?, aunque los papás no les den dinero o les manden lonches nutritivos, como pretende la Secretaría, los niños van a seguir consumiendo estos productos porque van a seguir tendiéndolos a la mano”, apuntó.

Gershenson precisó que siendo la obesidad infantil un problema de salud pública, el Gobierno federal a través de la SEP y la Secretaría de Salud, deberían empezar por prohibir la publicidad en los puestos de comida y en las canchas deportivas de las escuelas, y erradicar los alimentos chatarra.

“Lo que estamos viendo es el voluntarismo más puro, es suponer que como estos empresarios son muy buena onda y todos los papás van a tener la oportunidad de informarle a sus hijos de qué es sano y qué no, se soluciona el problema; estos son supuestos totalmente subjetivos”.

Consideró que será crucial que la Cámara de Diputados apruebe, en el próximo periodo de sesiones, la reforma constitucional que permite llevar a juicio una acción colectiva, y que a principios de diciembre fue avalada por el Senado.

“Con este instrumento, los padres de familia o los representantes de una organización civil pueden acudir ante un juez para pedir que inhiba una práctica que atenta contra la salud de los niños.

“Si el juez te da la razón y le da curso a tu causa, el juez estaría en posición de requerir a la SEP y a estas empresas (refresqueras y dulceras) suprimir la venta de sus productos en las escuelas”, explicó.

Advierte nutrióloga riesgos

Georgina Cabrera, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, indicó que una persona que consume en exceso papas fritas, dulces o refrescos durante su niñez tiene el doble de posibilidades de ser un adulto propenso a sufrir enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o la diabetes.

“Este tipo de productos contienen una gran cantidad de energía en poca cantidad de alimento, como un dulce o unas papas fritas, que contienen mucha más cantidad de grasa y sodio y, por lo tanto, esto tiene un impacto directo en el organismo”, indicó.

La ingesta de productos chatarra, explicó, afecta a la larga el sistema circulatorio y el sistema cardiovascular, por la cantidad de energía excedente que el cuerpo almacena en forma de grasa.

La nutrióloga precisó que el consumo de carbohidratos simples, como los refrescos, jugos, la mermelada o el pan dulce, afectan el rendimiento escolar al representar un alta y baja en el organismo y el estado de ánimo de la persona.

“Con estos alimentos se agota demasiado rápido la glucosa en la sangre y por lo tanto te sientes más cansado, decaído porque se agotó la glucosa en el torrente sanguíneo y en el momento en que se absorbe tan rápido, hay picos de euforia y de repente caes y te sientes cansado y fatigado”, señaló.

Ante esto, lo que es recomendable, tanto para niños como para adultos, es una alimentación basada en frutas y verduras las cuales contribuyen a estar más alertas, activos, relajados, incluso de mejor humor.

La especialista mencionó que en el caso de la alimentación, no basta con hacerle “buenas recomendaciones” a los niños sobre qué comer, lo importante es educarlos en base a acciones.

“Lo que hay que hacer es que los niños vean lo que comemos, tanto en la casa como en la escuela, y que sean alimentos saludables, porque un niño va seguir comiendo dulces, papitas, refrescos, todo.

“Un niño en el momento que consume dulces y todo esto no se está dando cuenta del daño que le hace, un adulto lo sabe y lo sabe bien”.

Propone Ssa Consejo contra la obesidad

Proponen organismo que diseñe políticas para prevenir y atender enfermedades crónicas

Margarita Vega

Ciudad de México  (20 agosto 2009).- La Secretaría de Salud impulsa la creación de un organismo concentrador de las políticas, programas y acciones orientados a atender las enfermedades crónicas en el país, en particular la obesidad. En un proyecto bajo revisión de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), la dependencia plantea que el Consejo Nacional para la Prevención y Control de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles sea el encargado de asesorar a todas las dependencias del gobierno federal para impulsar acciones encaminadas a reducir esos padecimientos.

Enviado el 10 de agosto pasado, el proyecto señala que entre las funciones del nuevo organismo se encontrarían las de proponer políticas transversales para las diversas dependencias del gobierno federal, establecer planes y programas educativos con valor curricular,y capacitar y certificar a los médicos de primer contacto en estos temas.

También deberá promover la creación de un Registro Nacional de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, mediante el cual se evaluará el impacto y calidad de los tratamientos médicos orientados a controlar esos padecimientos, así como impulsar la incorporación en el cuadro básico de medicamentos e insumos, y en los servicios que presta el Seguro Popular los tratamientos adecuados, para atender a estos pacientes.

Entre los padecimientos que la dependencia busca combatir con la creación del nuevo consejo sobresale la obesidad, a la que le atribuye costos por 25 mil millones de pesos anuales a nivel nacional por concepto de pérdida de productividad por muerte prematura.

“Por otro lado, el costo directo estimado que representa la atención médica de los casos prevalentes de las enfermedades atribuibles al sobrepeso y la obesidad se ha incrementado, en pesos de 2008, de 26 mil 286 millones en el 2000 a 42 mil 246 millones de pesos el año pasado”, apunta proyecto.

“Es decir, este costo ha aumentado en un 61 por ciento durante el periodo 2000-2008″, indica.

La obesidad, remarca, es un factor de riesgo para el incremento de la prevalencia de las enfermedades crónicas no transmisibles.

Señala también a los padecimientos cardiovasculares, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, las dislipidemias, la resistencia a la insulina y al síndrome metabólico como enfermedades crónicas no transmisibles con alto impacto en México.

De obtener el aval de la Cofemer, el Consejo Nacional para la Prevención y Control de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles estará encabezado por el Secretario de Salud, mientras que los vocales serán los titulares de las secretarías de Educación Pública, Desarrollo Social, Trabajo, Economía, Hacienda, Agricultura, así como los directores del IMSS y el ISSSTE.

http://www.reforma.com/nacional/articulo/514/1026366/default.asp?PlazaConsulta=reforma&DirCobertura=&TipoCob=0

Busca Ssa ‘poner a dieta’ anuncios de TV

Ochenta de los productos anunciados en la televisión son de bajo contenido nutricional, aseguró Salud

REFORMA / Redacción

Ciudad de México  (7 junio 2009).- La Secretaría de Salud realiza una revisión de los anuncios televisivos de productos alimenticios a fin de modificarlos o evitar que aparezcan en los horarios de programas infantiles, debido a que éstos inciden directamente en el incremento de peso y la generación de obesidad en menores, indicó José Ángel Córdova Villalobos, titular de la dependencia. En una conferencia sobre el problema del sobrepeso y obesidad en México y sus causas, como parte de la 35 Reunión del Club Rotario Internacional, en Querétaro, subrayó que los niños mexicanos ven al año en televisión entre 12 mil y 20 mil anuncios de productos alimenticios.

De ese universo de comerciales, 80 por ciento son de bajo contenido nutricional, agregó de acuerdo a un comunicado de la Secretaría.

“El problem

Da IMSS curso contra obesidad infantil

Brinda a maestros estrategias para alentar a los niños a participar diariamente en la preparación de alimentos

REFORMA/Redacción

Ciudad de México  (22 febrero 2009).- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que este fin de semana impartió un curso a 100 profesores del País como parte de un programa de capacitación para enseñar a los niños cómo evitar hábitos que generan obesidad. El objetivo, señaló la dependencia en un comunicado, es brindar a los maestros estrategias para alentar a los niños a participar diariamente en la preparación de alimentos, actividades físicas, deportes y bailes propios de su edad, a fin de evitar el sedentarismo.

“El propósito del curso es contribuir a enfrentar el gran reto que conllevan los elevados índices de sobrepeso y obesidad asociados como factores de riesgo para enfermedades no transmisibles como hipertensión arterial, cardiopatías isquémicas, accidentes cerebrovasculares, algunos tipos de cáncer, trastornos de la vesícula biliar y osteoartritis”, informó.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Nutrición, la obesidad infantil va en aumento, pues uno de cada tres niños, así como siete de cada 10 adultos presentan dicho factor de riesgo en México, problema que se focaliza en las mujeres.

El curso se impartió a 100 educadores, maestros y líderes de comunidad en la sede de la Secretaría de Salud.

Expertos en nutrición, psicología, actividad física y elaboración de alimentos los instruyeron para que los menores conozcan información básica sobre el tema y se involucren en la decisión de alimentarse sanamente, el diseño del menú familiar, la selección y compra de sus alimentos y su preparación.

Exigen promover comida sana en escuelas

La organización ‘El Poder del Consumidor’ llevó a la Secundaria No. 103 del DF un desayuno de barras de amaranto, fruta y leche orgánica

Margarita Vega

Ciudad de México  (15 de octubre de 2008).- La organización “El Poder del Consumidor” exigió a las Secretarías de Educación Pública y de de Salud promover una buena alimentación en las escuelas. Al acudir a la Secundaria Número 103, en la Colonia Juárez del Distrito Federal, el coordinador de esta organización, Alejandro Calvillo, aseguró que las dos dependencias deben intervenir para evitar que las escuelas se conviertan en ambientes “obesígenos”, donde los niños consumen altas dosis de calorías.

Según Calvillo, uno de cada cuatro niños mexicanos sufren de sobrepeso u obesidad, mientras que dos de cada tres adolescentes tienen el mismo problema.

Ante ello, pidió a los alumnos de esa secundaria tener cuidado con lo que comen y buscar alimentos más saludables, con menos calorías, colorantes y saborizantes artificiales.

En esta secundaria pública, la organización promovió que los niños sólo tengan acceso a alimentos saludables a la hora del receso, por lo que esta mañana se sirvió un desayuno basado en dos barras de amaranto con cacahuate, una mandarina y un vaso de leche orgánica con chocolate con alto contenido de cacao.

Reprueban padres decisión de la SEP

Señalan padres de familia que la escuela es el lugar donde los niños cambian o reforman sus hábitos alimenticios

Imelda García

Ciudad de México  (23 agosto 2008).- Padres de familia del nivel escolar básico reprobaron la decisión de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de no prohibir la venta de alimentos chatarra en las escuelas del País. Gerardo Uribe, padre de familia de un alumno de la escuela Calmecac, ubicada en el Estado de México, aseguró que la escuela es el lugar donde los niños cambian o reforman sus hábitos alimenticios.

“Es cierto que en la casa es donde los niños aprenden los buenos o malos hábitos, pero en la escuela ellos tienen la oportunidad de ver un nuevo mundo y ahí hasta nos pueden enseñar a nosotros a comer mejor”, señaló Uribe, en su visita a la Feria de las Cooperativas que se realiza en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

La comida nutritiva debe ser un componente importante en el consumo de los menores en la escuela, aseguró Adriana Gómez, madre de familia de la primaria Fray Pedro de Gante.

“Es malo que los niños coman puras cochinadas porque engordan mucho y luego se enferman, deberían quitar esas botanas y los dulces que tienen mucha azúcar y chile porque luego hasta les da gastritis”, afirmó Gómez.

El miércoles pasado la Secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota, aseguró que no retirará de las cooperativas escolares los alimentos con bajo contenido nutricional.
a se complica porque 90 por ciento del dinero que los niños reciben de sus padres para comprar en la escuela lo utilizan en adquirir golosinas o frituras, y la práctica de ejercicio se considera secundaria porque aun cuando en las escuelas hay espacio, prefieren sentarse y platicar o hacer juegos que no impliquen movimiento”, expuso. El Secretario de Salud detalló que mientras 64 por ciento de los hombres entre 12 y 14 años hace ejercicio, a los 25 años sólo 34 por ciento continúa con ese hábito.

En tanto, sólo 48 por ciento de mujeres entre 12 y 14 años practica algún ejercicio, pero a los 25 años, sólo 15 por ciento lo hace.

Esto ocasiona, en ambos casos, un desbalance entre las calorías que se ingieren y se gastan y, en consecuencia, un aumento de peso.

Para ello, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) modificó el contenido de los desayunos escolares y, en algunos estados, se cambian los productos chatarra que venden las cooperativas escolares por frutas y verduras.

“Se promueve el consumo de frutas y verduras, ya que ha disminuido mientras el de refrescos va en aumento y son causa de obesidad hasta en 22 por ciento de los casos, además del etiquetado diferente, más entendible, del contenido nutricional de los alimentos embasados (sic)”, señaló Córdova Villalobos según el comunicado.

Descarta SEP prohibir alimentos chatarra

Josefina Vázquez Mota dijo preferir el camino de la información y el aprendizaje para disminuir la obesidad y sobrepeso en los niños

Karla Portugal

Ciudad de México  (20 de agosto de 2008).- La Secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, descartó la posibilidad de prohibir alimentos no saludables al interior de las escuelas públicas. “No creemos que la política de prohibición sea el mejor camino para evitar el sobrepeso y la obesidad, nos preocupa mucho que México sea el segundo país del mundo con obesidad y sobrepeso; 26% de niños y niñas entre 5 y 11 años de edad enfrentan sobrepeso u obesidad.

“Lo más importante es la participación de la Secretaría de Salud para que en lugar de prohibir, podamos aprender y podamos tomar mejores decisiones para que en lugar de elegir un alimento, podamos optar por otro, podamos balancear y sepamos por qué tenemos que comer mejor”, aseveró.

Durante la presentación del diagnóstico del estado actual de las cooperativas escolares en el Distrito Federal, Vázquez Mota invitó a los niños a consumir frutas y verduras y hacer deporte.

Asimismo, aseguró que el balance de la comida, el consumo de calorías y la identificación de alimentos sanos se debe aprender en las escuelas.

En el evento estuvo también Mauricio Hernández, subsecretario de Promoción de Alimentación y Salud de la Secretaría de Salud, quien reconoció que los menores son influidos por los anuncios publicitarios que las compañías presentan a través de los medios de comunicación.

La Secretaria de Educación invitó a padres de familia y alumnos a acudir a la feria de cooperativas escolares que se realizará del 22 al 24 de agosto en el Palacio de los Deportes, la cual contará con la presencia de expertos de la Secretaría de Salud y de especialistas en cooperativismo escolar.

Al finalizar el acto, Vázquez Mota reiteró que el Gobierno federal no cree en el camino de la prohibición sino en el de la información.

Diseñan pulsera contra obesidad infantil

Con la pulsera que deben portar los infantes se registran las calorías de los productos que consumen

Margarita Vega

Ciudad de México  (13 de agosto de 2008).- Con el fin de combatir los crecientes niveles de obesidad infantil en México, estudiantes de la Universidad Iberoamericana desarrollaron un juguete para que los niños pueden equilibrar las calorías que consumen y las que queman. El proyecto consiste en una pulsera que deben portar los infantes, la cual registra todas las calorías que consumen en el día, y los minutos de ejercicio que hayan realizado.

La pulsera funciona mediante un escáner que registra los códigos de barras de los productos que coman los niños.

Dicha pulsera se conecta a la computadora y será la puerta de entrada a un videojuego, en el cual los niños pueden avanzar de nivel según la cantidad de ejercicio que hayan hecho.

“No queremos complicar a los niños y decirles ‘apúntale que te comiste media bolsa de papas’, sino crear conciencia para hacer ejercicio, para que coman lo que quieran, pero con la conciencia de que tienen que hacer ejercicio”, explicó Mariana Chávez, estudiante de la licenciatura de Diseño Industrial de la Universidad Iberoamericana.

Los personajes del videojuego representan los diferentes grupos alimenticios. Uno de ellos es un pan de caja, otro es un mango, entre otros.

El enemigo a vencer en el videojuego es el “Chatagrasa”, que representa las calorías que se obtienen de la comida chatarra.

Además de ser la entrada al videojuego, la información que contiene la pulsera es enviada a los padres de familia, quienes pueden conocer lo que comió su hijo durante el día y la actividad física a la que se sometió, con el fin de regular su alimentación y evitar la obesidad, explicaron los creadores.

El juguete llamado “Food Mates” se creó a propósito de una convocatoria realizada por la empresa Microsoft, dentro de la iniciativa “Microsoft Research Faculty Summit 2008″ , mediante la cual se promueve la innovación tecnológica en las universidades.

El proyecto de los alumnos de la Universidad Iberoamericana participó en este foro junto con iniciativas de alumnos de escuelas de educación superior de Estados Unidos, China y el Reino Unido.

El juguete está dirigido a niños de entre 6 y 11 años, de educación primaria, y se prevé probarlo próximamente en una escuela del Distrito Federal en donde están inscritos 700 alumnos.

Según la última Encuesta Nacional de Nutrición, el 26 por ciento de los niños mexicanos de entre 5 y 11 años de edad padecen sobrepeso u obesidad.

Piden prohibir publicidad hacia niños

Especialistas criticaron que las leyes y las políticas públicas no contemplen a los niños como sujetos de derecho

Alma Paola Wong

Ciudad de México  (7 de julio de 2008).- Ante el incremento de los índices de sobrepeso entre la población infantil, organizaciones civiles y especialistas pidieron prohibir la publicidad enfocada a este público, ya que son los padres los que deben decidir sobre sus hábitos de consumo. En el foro “El impacto de la publicidad televisiva sobre la salud de los niños”, los especialistas advirtieron que el denominado “nag factor”, comportamiento basado en el encaprichamiento de los niños por adquirir algún producto, es uno de los indicadores de cuánto se está afectando a los niños mediante la publicidad engañosa.

La falta de una cultura alimenticia, aunada a la saturación de mensajes de televisión de comida chatarra, provocan que se dispare entre los menores los problemas de salud como la diabetes y la obesidad, se afirmó en el foro.

Alejandro Calvillo, director de la organización civil “El Poder del Consumidor”, criticó que las legislaciones y las políticas públicas en torno a los derechos del consumidor no contemplen a los niños como sujetos de derecho.

“Pugnamos por que se prohiba la publicidad hacia los niños, son los padres los que deben decidir. Nadie hace ninguna evaluación sobre el engaño del que son objeto los niños”, expresó.

Por su parte, Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”, ejemplificó que, de acuerdo con un estudio del 2004, tan sólo en ese año los infantes gastaron 20 mil millones de pesos en las cooperativas escolares, de los cuales el 97 por ciento adquirió alimentos procesados y sólo el 3 por ciento frutas o ensaladas.

‘Ignoran’ desayunos a población objetivo
leche

En 2007, se entregaron en el país más de 2 mil 300 millones de desayunos escolares a más de 6 millones de niños de preescolar y primaria.
Foto: Imelda García

Revela estudio que no hay diagnósticos nutrimentales ni de zonas prioritarias

Imelda García

Ciudad de México  (15 de junio de 2008).- Los Sistemas Estatales para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF) no cuentan con diagnósticos adecuados que precisen las problemáticas y los déficit particulares de los principales grupos a los que atienden a través de los desayunos escolares, advierte el informe “Consistencia y Resultados 2007 de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria”. “Aún cuando los desayunos entregados en un mismo estado pueden presentar diversas variantes, no se identifican con suficiente precisión ni se diferencian las necesidades, por ejemplo, entre poblaciones urbanas, rurales e indígenas, o entre las poblaciones desnutridas (ingesta insuficiente) y las mal nutridas (ingesta deficiente)”, destaca el reporte elaborado por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

El documento, difundido por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), cuestiona la falta de coordinación nacional y estatal en la entrega de los desayunos que, en teoría, deberían entregarse a los niños con algún grado de desnutrición y en riesgo, que asisten a planteles públicos de preescolar y primaria de zonas indígenas, rurales y urbano marginadas.

“No hay evidencias de que los SEDIF hayan retomado explícitamente los resultados de estudios (como la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) para identificar las necesidades de los grupos específicos que buscan atender, y con base en ello definir una composición nutricional de sus desayunos, consistente con los problemas específicos a resolver”.

Aunque reconoce que a nivel estatal el DIF nacional tiene “poca autoridad” frente a la operación de este programa, señala que éste no ha logrado consolidar mecanismos para la recopilación sistemática de información, que permitan analizar de manera global los resultados del programa.

Lo anterior, advierte, a pesar de que “el gasto en desayunos escolares es muy superior a cualquiera de los otros programas”.

Tan sólo en 2007 se entregaron en el país más de 2 mil 300 millones de desayunos escolares a más de 6 millones de niños de preescolar y primaria.

En buena medida, señala el reporte, estas variaciones se explican porque la Norma Oficial Mexicana para la Asistencia Social Alimentaria a Grupos de Riesgo (NOM-169-SSA1-1998) no obliga a que los desayunos escolares tengan un contenido específico de macro y micronutrientes, ajustado a las diversas variantes de desayunos.

“Esto hace que los efectos e impactos benéficos de los desayunos no se logren de manera más eficaz y eficiente posible”.

En el informe se recomienda que el DIF nacional defina perfiles básicos y grupos de atención típicos de la población objetivo del programa, de acuerdo a variaciones socioeconómicas, regionales y culturales, para que, con base en ellos, los SEDIF pueden definir contenidos y aportes nutricionales específicos que sus distintas raciones deberían tener.

Además, sugiere establecer mecanismos para condicionar la entrega de recursos a los SEDIF, a que cumplan con los estándares nutrici

onales en sus desayunos. “Recomendamos que el SNDIF, junto con la Secretaría de Salud, promuevan ante la Cámara de Diputados, y ante la SHCP, la incorporación, en el articulado de Presupuesto de Egresos de la Federación, de una especificación que sujete el ejercicio del fondo del Ramo 33 a los lineamientos establecidos sobre la población objetivo, planeación, establecimiento de metas reales para la operación de programa, variedades y contenidos nutricios, debiendo ajustarse y alinearse a un esquema único de metas e indicadores para hacer uso del ejercicio presupuestal”.

Alertan conductas que generan sobrepeso

Los lugares y momentos que se eligen para comer son importantes para mantener estable el peso corporal, señaló la Secretaría de Salud

Adriana Alatorre

Ciudad de México  (5 de enero de 2008).- Comer en la cocina, la cama, frente al refrigerador o el televisor, donde no hay luz, en restaurantes o en la oficina puede propiciar sobrepeso, advirtió la Secretaría de Salud (Ssa). En un comunicado, la dependencia dijo que estas acciones presentan conductas nada saludables, al incitar a que se consuma de más y dificultan la digestión.

Informó que la calidad y cantidad de los alimentos son importantes para mantener estable el peso corporal, pero también los lugares y momentos que se eligen para comer.

“En general, al comer en ciertos sitios, como la escuela, la calle o el trabajo, se consumen muchas grasas saturadas de origen animal, azúcares, poca fruta o verduras, y panes que no son hechos con fibra.

“Los peores sitios e instantes para alimentarse son la cocina, ya que ahí se prepara la comida y se tiene acceso rápido a los alimentos, por lo mismo, en unos minutos, se consuman muchas calorías”, mencionó.

Comentó que la oficina se asocia con el café para iniciar el día, las galletas que lo acompañan y las quesadillas para desayunar porque no hubo tiempo de hacerlo en casa.

En los restaurantes, refirió, se pueden ingerir más calorías de las permitidas, por sus variedades de platillos que representan grandes tentaciones y porque, comúnmente, rebasan las porciones recomendadas.

Un estudio, dijo, reveló que las mujeres que comen en un restaurante consumen 290 calorías más que las que lo hacen en casa.

Por otro lado, se utiliza el televisor prendido en la cocina o el comedor mientras la familia se alimenta.

Otras situaciones que propician el sobrepeso es comer a oscuras, porque se ha demostrado que la media luz favorece la desinhibición y se hace compulsivamente.

También, por lo general se mastica poco los alimentos, no obstante, de acuerdo con numerosas investigaciones, al masticar mucho la comida se previenen hinchazones, gases y ataques cardíacos

No nutren desayunos escolares

Sólo 11 estados del País incluyen fruta entre los alimentos repartidos a estudiantes

Imelda García

Distrito Federal  (15 de junio de 2008).- El contenido nutricional de los desayunos escolares que distribuye el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) no cumple con los requerimientos alimenticios de los niños beneficiados, advierte un informe realizado por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). “No es un desayuno completo, pues no incluye alimentos de todos los grupos. En los casos donde no está fortificado, las características de micronutrientes se ven afectadas”, por lo que los niños consumen más glucosa, destaca el reporte “Consistencia y Resultados 2007 de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria”.

El documento, difundido en días pasados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, se basa en los reportes estatales y señala que no se detallan las características nutricionales.

“No hay información sobre el contenido nutricional específico y detallado de los alimentos que se entregan a través de los SEDIF (Sistemas Estatales del DIF) como para garantizar que se estén cubriendo efectivamente los déficits nutricionales de los grupos de atención”, indica.

Actualmente, el DIF ofrece desayunos a más de 6 millones de niños que cursan educación preescolar o primaria en áreas urbanas y rurales.

En teoría -debido a que cada estado define su menú-, hay dos clases: fríos y calientes. El primero consiste regularmente en un vaso de leche, una galleta o pan y postre, y el segundo, en un vaso de leche, un platillo fuerte y pan o tortilla.

En diciembre, el DIF nacional informó que, a partir de enero de 2008, el menú sería revisado y mejorado para combatir el sobrepeso y obesidad en la población infantil.

Por eso se considera la inclusión obligatoria de fruta.

Cecilia Landerreche, titular del DIF, reconoció que los paquetes no cumplen todavía con la calidad requerida y sólo 11 estados ya incluyen fruta.

La Secretaría de Salud federal emitió la norma NOM 169-SSA1-1998, que establece que este apoyo alimentario debe proporcionar entre 20 y 33 por ciento de los requerimientos diarios de nutrimentos recomendados.

En 2006, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sostuvo en su reporte Objetivos de Desarrollo del Milenio en México que estos desayunos podrían ser responsables del incremento de la obesidad infantil.

Sugieren eliminar consumo de refrescos

El titular de Salud dijo que en los últimos 10 años se ha elevado en 60 % el consumo de refrescos en México

Margarita Vega

Ciudad de México  (25 de febrero de 2008).- Un grupo de expertos convocados por la Secretaría de Salud (Ssa) advirtió la necesidad de reducir o incluso eliminar el consumo de refrescos, debido a su aportación a los problemas de obesidad en el País. Según los especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública, el Hospital Infantil de México, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Carolina de Norte y de Harvard, el 21 por ciento de la ingesta calórica de los mexicanos proviene de las bebidas.

El Secretario de Salud, José Ángel Córdova, advirtió que en los últimos 10 años se ha elevado en 60 por ciento el consumo de refrescos en México, mientras que el de frutas se ha reducido en 30 por ciento.

“No se trata de satanizar ningún alimento o bebida, sino que el consumo sea reducido o muy moderado, ninguna bebida es venenosa o tóxica, pero los resultados ahí están”, dijo.

El funcionario recordó que el 70 por ciento de los adultos mexicanos padecen problemas de sobrepeso u obesidad, la cual a su vez está directamente relacionada con las enfermedades que más sufren los mexicanos.

Igualmente, subrayó que dos de cada tres adolescentes y uno de cada cuatro niños tienen un peso mayor al que les corresponde.

Ante esta situación, Córdova anunció que la dependencia a su cargo promoverá contenidos nutricionales en los libros de texto escolares, así como una alimentación más sana en las escuelas.

Anuncian cambios en desayunos escolares

Uno de los cambios en los desayunos escolares será la inclusión de fruta de manera obligatoria, mencionó el DIF

Grupo Reforma

Ciudad de México  (14 de diciembre de 2007).- El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) anunció que mejorará la composición de los desayunos escolares y apoyos alimentarios a la población vulnerable. Lo anterior, informó el organismo en un comunicado, se hará para hacer frente al contexto que vive el País en materia de desnutrición, obesidad y sobrepeso.

Uno de los cambios en los desayunos escolares será la inclusión de fruta de manera obligatoria, a fin de incentivar su consumo al interior de las escuelas.

También se modificará el objetivo general de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria.

“A fin de que dentro de ella se considere la atención a la mala nutrición y el riesgo de padecerla. Con ese propósito, los Sistemas Estatales DIF se comprometieron a presentar propuestas en enero y febrero del 2008″, indicó el DIF.

Olvidan desayunos escolares

La Federación transfirió este año a los estados, en promedio, mil 100 pesos anuales por alumno en condiciones socialmente vulnerables

Efraín Klérigan

Ciudad de México  (11 junio 2007).- A ocho años de que la Federación transfirió el programa de desayunos escolares a los estados, sólo 13 cumplen con los requerimientos nutricionales. Desde 1999, los Gobiernos estatales operan el programa de desayunos escolares para alumnos de preescolar y primaria con desnutrición o en riesgo de padecerla.

La Secretaría de Salud federal emitió en 1998 la norma NOM 169-SSA1-1998, que establece que este tipo de apoyo alimentario debe proporcionar entre el 20 y el 33 por ciento de los requerimientos diarios de nutrimento recomendados de acuerdo con la edad de los niños.

Los requerimientos diarios de kilocalorías son mil 800 para niños de 4 a 6 años, de 2 mil para los de 7 a 10 años y de 2 mil 500 para los de 11 a 14 años.

En cuanto a los gramos de proteína, los de 4 a 6 años requieren al día 24, los de 7 a 10 necesitan 38 y los de 11 a 14 requieren de 45.

Los Gobiernos de Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Guanajuato, México, Nayarit, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco y Veracruz sí cumplieron con los requerimientos de esta norma en el 2005, de acuerdo con información de la subdirección de Atención Alimentaria del Sistema Nacional del DIF.

En ese año, la Federación le transfirió a los estados en promedio mil 100 pesos anuales por alumno en condiciones socialmente vulnerables.

En las primarias, sólo 15 estados, de los 32, cumplieron con la norma en el total de los desayunos entregados.

En el nivel preescolar, siete estados no repartieron alimentos durante el 2005.

De los 25 que sí repartieron desayunos, 14 cumplieron con la norma de nutrimento en el total de los alimentos entregado.

Los desayunos que se reparten en las escuelas primarias y preescolares pueden ser fríos o calientes. En 28 estados se entregaron desayunos fríos, mismo número donde se distribuyeron alimentos calientes.

Aunque los desayunos fríos son más fáciles de manejar, son los que menos cumplen la norma nutricional.

En 24 entidades en que se repartieron desayunos calientes se cumplió la norma, y donde se repartieron fríos sólo en 11 el resultado fue favorable.

Chihuahua, que sólo reparte desayunos en las primarias y es del tipo frío, es el único estado que incumple con la Norma en el total de sus entregas.

Además, 13 estados no tienen convenios para operar con transparencia el Subprograma de alimentos escolares, y en 11 no cumplen con las reglas de operación del programa de asistencia alimentaria, según el informe del DIF del 2006, con información del año previo.

En el 2005, la federación destinó 2 mil 243 millones de pesos para desayunos escolares.

Enferman niños con desayunos

La Secretaría de Educación de Yucatán afirmó que se realiza una investigación para proceder en contra de los docentes que repartieron el alimento

Martín Morita

Umán, Yucatán,  México (10 marzo 2007).- Por lo menos 20 niños de este Municipio resultaron intoxicados por comer galletas caducadas que forman parte de los desayunos que reparte el DIF estatal en los centros escolares. La Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán, por medio de su vocero, Daniel Carrillo, confirmó el hecho, y afirmó que ya se realiza una investigación para proceder en contra de los docentes que repartieron el alimento.

Los menores que se enfermaron son alumnos del Jardín de Niños “Brígida Alfaro”, ubicada en la Colonia San Lorenzo de esta demarcación aledaña a Mérida.

“El martes de esta semana les dieron a los niños unas galletas en mal estado, las cuales hicieron que vomitaran, y al fijarnos bien vimos que las galletas que comieron ya estaban caducadas, pues tenía como fecha máxima para consumirse el año de 2004″, afirmó Lucero May, madre de uno de los niños intoxicados.

Vinculan obesidad a desayuno escolar

Sostiene especialista que los alimentos aportan energía y grasas pero no nutrientes

Daniela Rea

Ciudad de México  (7 enero 2007).- Los desayunos escolares que se distribuyen en las escuelas primarias del País podrían ser responsables del incremento de la obesidad infantil. Así lo advierte el estudio “Objetivos de Desarrollo del Milenio en México 2006″, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, a finales del año pasado.

“Es importante analizar y discutir el papel que los desayunos escolares tienen en la prevención de la obesidad y las enfermedades crónicas, y en la deficiencia de micronutrimentos.

“Según análisis realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública, son posibles los efectos adversos de algunos programas de ayuda alimentaria en cuanto al aumento de la obesidad”, establece el texto en el apartado de Nuevos Paradigmas de los Problemas de Desnutrición Aguda.

Juan Rivera Dommarco, director adjunto del INSP y director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud -quien participó como ponente para el bloque de salud del estudio-, reconoció en entrevista la influencia de los desayunos escolares en el incremento de la obesidad infantil.

“En un principio los desayunos nacieron con la intención de propiciar energía para los niños que caminaban largos tramos para llegar a la escuela, y que no desayunaban en casa. Ahora la situación ha cambiado para gran parte de la población infantil y los desayunos no evolucionaron. Siguen aportando energía y grasas sin priorizar los nutrientes”, destacó.

El estudio del PNUD advierte que el problema de la obesidad está creciendo entre la población de bajos ingresos, a mayor velocidad que la población con altos ingresos, y por eso recomienda a los funcionarios responsables considerar esta realidad e incluir entre sus objetivos la prevención de la obesidad entre los beneficiarios.

“El desayuno es una gran oportunidad para llevar nutrientes a los niños, pero no se pueden priorizar las calorías y las grasas. Deben ir acompañadas de minerales, vitaminas y fibras”, afirmó Rivera Dommarco.

Como los desayunos escolares son repartidos por los tres órganos de gobierno en modalidades frío y caliente, Rivera Dommarco recomendó a las autoridades locales hacer una evaluación de las necesidades alimenticias de los niños para proporcionar un desayuno adecuado.

Y para muestra…

Margarita Sasdie, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, realizó un estudio sobre los factores del ambiente que propician la obesidad. Se enfocó en la evaluación de los desayunos escolares repartidos en las primarias del Distrito Federal, cuyo costo es de 50 centavos.

Los resultados arrojan que los desayunos entregados a los niños aportan hasta 36 por ciento más de la grasa diaria recomendada.

“El desayuno debe ser reevaluado. Está cumpliendo los objetivos de alimentar, pero no de nutrir. Y no sólo no está nutriendo, sino que además está influyendo en el aumento de la obesidad infantil”, explicó.

El menú que distribuye el DIF del DF está compuesto por cereal endulzado o pan dulce; postre, que pueden ser cacahuates o mazapán; leche entera o jugo industrializado y fruta.

“Lo nutritivo de la leche no es su grasa, sino sus proteínas. Por eso es recomendable que distribuyan leche semidescremada sin saborizantes artificiales. Lo mismo ocurre con el pan o el cereal. Lo importante son las fibras que aportan.

“El páncreas no elimina el azúcar, pueden provocar caries y obesidad, porque se almacenan en forma de grasa. A largo plazo, esto puede ser un factor de diabetes”, dijo.

Aumenta obesidad en pobres

Revela incremento Instituto de Salud; carecen de control programas sociales

Silvia Garduño

Ciudad de México  (15 octubre 2006).- El número de mexicanos que padece obesidad aumenta con mayor velocidad en las comunidades con menores ingresos, revela la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2006, del Centro de Investigación en Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública. El estudio, que destaca la disminución en los índices de desnutrición en los últimos 6 años, cuestiona que sea la población que recibe ayuda alimentaria de los programas gubernamentales la que tenga los niveles más altos de obesidad.

“Un tema no abordado en esta publicación, pero que se abordará en futuras publicaciones, son los posibles efectos adversos de los programas de ayuda alimentaria en general en cuanto al aumento de la obesidad.

“La obesidad está aumentando entre la población de bajos ingresos a mayor velocidad que entre la población con altos ingresos”, indica el documento.

Oportunidades es el programa oficial que beneficia a más personas, pues destina ayuda alimentaria al 25 por ciento de la población, pero se suministra fundamentalmente a través de bonos económicos con los que los beneficiarios pueden adquirir los alimentos que prefieran, sean o no los adecuados en términos de balance nutricional.

A pesar de que el programa cuenta con asesorías, en sus balances sólo registra sus efectos en el aumento del consumo, pero no en el estado nutricional de la gente.

Según la Ensanut, una de las posibles causas del aumento en la obesidad en esta población también tiene que ver con que reciban más de un programa alimentario, situación que vive el 25 por ciento de los hogares beneficiados.

Ana Rosa Payán, directora general del DIF, coincidió con esta postura y achacó parte del problema en los menores a su consumo de comida chatarra, pues afirma que los desayunos escolares son suficientemente balanceados.

Sin embargo, según el Boletín de Insumos Alimentarios del propio DIF, a excepción de la leche los alimentos de que más se consumen en sus programas son carbohidratos como azúcar, harina, galletas y frijoles.

“Por falta de ingresos en muchas ocasiones la gente no come de una manera equilibrada y lo que sale más barato son los carbohidratos, harinas, tortilla, pan, frijoles, arroz y se llena con eso”, explicó Griselda Brito, nutrióloga del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, quien advirtió que si los programas sociales no se enfocan a la prevención de la obesidad, su función puede ser contraproducente.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés), la obesidad es hoy el rostro del mundo en desarrollo.

“En México y Brasil, por ejemplo, donde el exceso de peso solía ser señal de riqueza, hoy a menudo indica pobreza. La mayor disponibilidad de alimentos a precios más bajos significa que los pobres tienen acceso a alimentos más grasos.

“Mientras las capas superiores de la sociedad adoptan formas de vida sanas, los pobres tienen menos opciones alimentarias y un acceso más limitado a educación sobre nutrición”, indica el organismo en un documento sobre la materia publicado en su sitio de internet.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 436 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: