Carta de Víctor Islas: La Estampida de los Búfalos

image

Carta de Víctor Islas a Eligio Valencia Roque. Publicada en el Diario El Mexicano. Mexicali Baja California, a 26 de Julio del 2011. Estimado Eligio Valencia Roque, director general del Gran Diario Regional EL MEXICANO y presidente del Consejo de Administración de Editorial Kino: En los meses recientes he sido sacudido por dos acontecimientos que han puesto a rigurosa prueba mi estado emocional y físico.

Primero fue mi hijo, de 31 años de edad, Víctor Islas Sierra, quien estuvo agonizante por alrededor de un mes. Día y noche vivía yo bajo los árboles y en cualquier rincón del Hospital Regional de Especialidades número 30 del IMSS, esperando su despertar….. o su muerte.  Afortunadamente, la ciencia médica y las oraciones de mucha gente hicieron posible la recuperación, y aunque todavía se encuentra en proceso de rehabilitación física, estoy en condiciones de afirmar que pronto desarrollará su vida en condiciones normales.

En todo ese tiempo, Eligio, conté con su respaldo incondicional, además de que sus indicaciones para que se me autorizara el pago de mi sueldo durante el tiempo que fuera necesario, se cumplieron al pie de la letra, pero más allá de lo económico, aprecio infinitamente su espíritu solidario.

En estos días, un acontecimiento trágico ha remarcado mi existencia, la existencia de mi familia y sobre todo, la de mi hijo Adrián Islas Castellón, de apenas 16 años de edad.

Cometió una acción grave y ya la está pagando; yo mismo lo entregué a la Procuraduría General de Justicia en el Estado, en específico a la Subprocuradora General de Justicia, zona Mexicali, María Elena Andrade Ramírez.

Pude haberlo ocultado, enviándolo a otra parte del país, o a los Estados Unidos, e inclusive, con las bondades del Nuevo Sistema de Justicia Penal, retenerlo en el hogar sin que fuera molestado, pero decidí presentarlo a las autoridades.

Tomé esta decisión con todo el dolor de mi alma, pero también conciente de que estando en fuga, mi angustia sería mayor, además de que tarde o temprano se sabría la verdad y él sería detenido, e inclusive víctima de quienes ahora, más que justicia, lo que buscan es venganza.
Juro por la memoria de mis padres, que en paz descansen, y juro por Dios, que no he movido un solo dedo ni he marcado ningún número de teléfono, ni le he hablado a ninguna autoridad para que el caso quede impune o para que se aplique de manera parcial la Ley de Justicia para Adolescentes.

Quiero que mi hijo pague por el hecho cometido y ya lo está pagando en el Centro de Diagnóstico para Menores.

Los coletazos de la tragedia me han pegado sin misericordia, lo mismo que a otros familiares. En las redes sociales, principalmente en Facebook, se ha emprendido una furiosa campaña en contra mía y contra mi hijo. Le endilgan calificativos terribles y le dicen que lo van a matar, y a mí me amenazan de muerte y me acusan de influyente, no obstante que ha quedado demostrado mi interés porque al menor de mis hijos se le aplique la ley, pero jamás estaré de acuerdo en las acciones de linchamiento que han sido organizadas por los familiares y amigos del menor que, desgraciadamente, perdió la vida.
Daría la vida porque el pasado regresara, y los sucesos terribles, tristes, no hubieran ocurrido.

Soy padre también de una ingeniero industrial, incorporada a la iniciativa privada y catedrática en instituciones de educación superior; de un licenciado en administración de empresas, gerente de una empresa dedicada a la venta de vehículos de motor; de una abogada que trabaja en la administración pública; de un licenciado en Negocios Internacionales y de un joven que estudia la carrera de ingeniero en electrónica en la UABC. Tengo también tres hijas adoptivas que crecieron bajo mi tutela y protección; una es licenciada en enfermería, otra cursa la carrera universitaria en los Estados Unidos y la tercera trabaja para el magisterio federal.

Todos estamos unidos, juntos, para hacer frente a lo que venga.
Me ha sorprendido la fortaleza de Adriana, la madre de Adrián. Todos estos días y noches han sido de insomnio, de zozobra, de comer cuando se acuerda que es necesario el alimento para no caer. Ni ella ni yo, vamos a dejar sólo a Adrián. No nos vamos a derrumbar cuando más nos necesita.

Admitimos la responsabilidad que nos corresponde por no haber descifrado a tiempo las señales de alerta sobre su conducta.
Las amenazas continúan a extremo tal que tuvimos que mudarnos de residencia, porque fanáticos que quieren ver sangre y ver muerto a mi hijo, colocaron en Facebook una fotografía de nuestra casa y la respectiva dirección, con llamados a que la apedreen y le prendan fuego.

El miércoles pasado, al salir del Juzgado Especializado en Justicia para Adolescentes, una turba conformada por amigos y familiares del hoy occiso, nos agredieron verbalmente, intentaron golpearnos y dos de ellos amagaron con matarnos en la primera oportunidad, primero a mí y luego a mi hijo.

Sabemos del dolor de la familia Oceguera, de sus sufrimientos; comprendemos su profunda tristeza, pero, ¿qué más podemos hacer?
Acaso que se los entreguemos para asesinarlo ellos con sus propias manos y así quede saciada su sed de venganza.

Tope en lo que tope, estaré, estaremos con nuestro hijo y en lo que a mí respecta, tendrán que pasar sobre mi cadáver, quizás antes, quizá después, en caso de que se salgan con la suya. Lo juro por Dios.

Le escribo esta carta, Eligio, por el gesto que tuvo de ordenar que en EL MEXICANO no se publicara nada que hiciera escarnio de un servidor y de mi hijo, agradecido, porque de nueva cuenta mostró sus sentimientos solidarios hacia un compañero trabajador en desgracia, como lo soy yo en estos momentos.

Ya solicité vacaciones y en ese lapso tendré oportunidad de reflexionar sobre el posible retiro del oficio.
Le mando un fuerte abrazo y mi agradecimiento eterno.
Atentamente
VICTOR ISLAS PARRA

La Estampida de los Búfalos

About these ads

One Comment to “Carta de Víctor Islas: La Estampida de los Búfalos”

  1. estamos contigo bufalo de una ves te digo te vamos a extrañar ati y a tu columna animo y adelante primero son los hijos cuidate y cuida atu familia de antemano nosotros vamos a horar por ustedes , atte. fam garcia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 443 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: