LA INUTILIDAD DEL SISTEMA EDUCATIVO ESTATAL. ASIGNATURAS PENDIENTES

Rafael Olivera Avila

LA INUTILIDAD DEL SISTEMA EDUCATIVO ESTATAL

Por Rafael LORET DE MOLA

Publicado (Edición impresa)

ASIGNATURA PRIMERA.-¿ACASO “JINETEAN” EL PRESUPUESTO EDUCATIVO?

A poco cree Usted, amable lector, que las autoridades educativas están en esos cargos porque son gente muy capaz, porque su preparación profesional topa en los linderos de los doctorados (no patitos), impartidos por instituciones prestigiadas (no de las que abundan como oxxos), con una amplia experiencia profesional habiendo escalado desde profesor de banquillo, pasando por la dirección de algún plantel educativo, luego por la supervisión escolar, enseguida por la jefatura de sector, después como jefe de departamento, para ascender a delegado o subsecretario y culminando como secretario de Educación. Si así piensa, lamento decirle que está muy equivocado. Con todo respeto.

Nos consta, perteneciendo al sistema por cuarenta años, que las cosas no son así. Que mientras al profesorado se le imponen reglas del juego sumamente difíciles, para poder escalar vertical o deslizarse horizontalmente, ya sea en el Escalafón o en Carrera Magisterial (ambos desaparecidos prácticamente), para ascender a directivo, supervisor o jefe de sector, en los puestos de jefe de departamento, delegado, subsecretario (existen de varios tipos) y secretario (incluye el puesto de director de ISEP), lo paradójico, es que son nombrados exclusivamente por sus filias, por su pertenencia a los colores partidistas del poder en turno, esto es, según haya sido su militancia, su capacidad para reptar, o peor dicho, el vínculo de amistad con quienes integran determinado equipo político en el poder, desde luego con el visto bueno, a veces, de los mandamases del sindicato.

En la administración educativa actual, tenemos el prototipo de lo anteriormente señalado, con gente incrustrada en el organigrama del pomposamente denominado Sistema Educativo Estatal, que no aprueba siquiera el nivel de suficiente, en el entendido que su profesiograma fuera el indicado, esto es, con la preparación académica correspondiente, con la credencialización en Educación Básica (lo que implica estudios de Normal, Normal Superior, Licenciatura en Educación) y con un posgrado en Educación, por lo menos una Maestría en la misma área educativa, amén de una experiencia de varios años en la gestión escolar, y no como se está observando, con varios funcionarios cuya formación tiene que ver con la Educación Física, que sin desdoro de la misma, no les otorga las bases suficientes, o si se prefiere, las competencias indispensables para enfrentar la problemática educativa.

Como un botón de muestra tenemos al delegado de ISEP en Tijuana, Leopoldo Guerrero Díaz, quien es profesor de esa especialidad, y desconocemos sus dotes como tal, aunque hemos recibido información de que su práctica docente fue escasa, con cierto ausentismo en su centro de trabajo, otras veces “comisionado”, y por azares de la política estatal, favorecido seguramente por su filiación y militancia “inmaculada” (panista). Me consta que en un problema en la escuela primaria Miguel Hidalgo, cuya solución era sencilla, no tuvo la capacidad para resolverlo, dándole largas al asunto, provocando que el conflicto se agravara, al cual finalmente se le dio una salida fácil, sin sancionar al profesor cuyo actuar así lo ameritaba. Guerrero Díaz, a pesar de presumir que es abogado, no aplicó la normatividad como lo debió haber hecho. Como dicen en mi tierra: “le sacó”. Y si en este asunto tan casero o tan doméstico, no supo o no pudo, qué podíamos esperar de otros problemas más complicados.

Lo traigo a colación porque el conflicto en nuestra entidad hizo crisis con la mala administración, ya que, como en anteriores Asignaturas se advirtió, los supervisores escolares, hartos de tanta negligencia, optaron por una medida de presión, muy atinada, para ver si así, como dice el dicho: “la carga hace andar al burro”. El problema ampliamente difundido en los medios, se planteaba así:

Maestros y personal de apoyo a quienes no se les ha pagado los días, semanas, quincenas y meses ya laborados. Grupos sin maestros. Alumnos sin atención. Escuelas sin director. Zonas escolares sin supervisor-inspector. Supervisiones sin oficina, sin secretaria, sin intendentes, sin asesores técnico pedagógicos. Zonas escolares con número de centros escolares excesivo. Jefaturas de sector y Jefaturas de enseñanza sin titular y/o incompletas. Secundarias sin prefectos, sin contralor, sin trabajador social, sin intendentes, sin secretarias, sin directores y sin infraestructura. Funcionarios de confianza que simulan el cumplimiento de lo anterior.

Las autoridades educativas, las que tienen la obligación de resolver la problemática, al modo, y como es su costumbre, hicieron caso omiso, y a pesar de contar con el presupuesto correspondiente, frenaron todos los movimientos de personal, como cubrir las vacantes por jubilación, se dedicaron a “administrar el problema”, de manera errónea por supuesto, les dieron atole con el dedo a los supervisores, de tal suerte que el problema hizo crisis, provocando la lógica reacción de inconformidad de este grupo de docentes, quienes lograron que Rogelio Alejandro Gudiño Valenzuela, secretario general de la Sección 2, del SNTE, supuestamente se pusiera al frente, o los avalara en sus acciones para presionar a quienes regentean la Educación en la entidad.

La decisión consensuada de supervisores escolares de los diferentes niveles (prescolar, primaria y secundaria) fue la de entregarle a los delegados de ISEP en los municipios, las llaves de las escuelas que carecen de personal, y que no pueden atender a los educandos, sumando en la entidad alrededor de 500 planteles escolares. Aquí en Tijuana, nos dimos cuenta que inicialmente el flamante delegado se rehusó a recibir el manojo de llaves que le serían entregadas, mandando a los supervisores y atps, a otra instancia gubernamental, sin embargo, tuvo que recular, y atenderles, mostrándose bastante nervioso, con el pulso tembloroso.

De hecho, fue desmentido enérgicamente por varios mentores, al pretender dar datos y cifras engañosos. E incluso, a sabiendas de que existe una minuta que data del mes de enero, firmada por la mismísima Rosario “la Chayo” Rodríguez, sumamente preocupada, ella, por la niñez, con el compromiso (ya que está firmada) de dar solución a todo lo planteado, optaron por anular todo lo pactado, se desdijeron y ahora aducen que se regirán por la Ley General del Servicio Profesional Docente, otorgándole, indebidamente, un carácter retroactivo.

Evidentemente, el tópico da para mucho más, con la información que “el sistema” ya dotó de conserjes a las escuelas cuyas llaves les fueron entregadas (o sea, que no saben leer y no han comprendido la magnitud del problema), además, están intimidando a las supervisoras del nivel preescolar. Abundaremos. Es cuanto.

asignaturaspendientes.olivera@gmail.com

2014-03-15 – ASIGNATURAS PENDIENTES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: