Una escalada de violencia que llegó hasta la muerte de una estudiante en Junín

ARGENTINA EDUCACION. En el último año se denunciaron casos de agresiones en todo el país.

Abril de 2014. El funeral de Naira Cofreces en la ciudad de Junín.

Abril de 2014. El funeral de Naira Cofreces en la ciudad de Junín.

“En mi época pasaba lo mismo y no había tanto escándalo”. La frase suele escucharse cada vez que un tema relacionado con la violencia escolar se amplifica en los medios. Y en parte es cierto: la violencia escolar existe desde siempre y en todo el mundo. Pero la segunda parte de esa frase –lo del “escándalo”– es en realidad lo que deberíamos considerar como parte de la solución. Dejó de tomarse como una “tradición” y se empezó a ver como un problema.

El caso de Naira, la chica de 17 años que murió el 28 de abril tras ser atacada por una patota a la salida de la escuela, aparece como el caso más brutal. Pero hay también muchos otros que hablan de un problema sostenido, que se da en escuelas de todos los puntos del país y de cualquier estrato social.

En septiembre de 2013, una chica de 14 años fue golpeada por varias compañeras a la salida de una escuela en Quilmes. Mientras era agredida, otras compañeras de la división filmaron todo y lo subieron a Internet. Un caso similar ocurrió en Córdoba: Milagros, de 15 años, fue golpeada por tres de sus compañeras, mientras una cuarta chica lo filmaba con un teléfono celular. La víctima estuvo seis días internada y una jueza dictó una orden de “restricción de aproximación” para que las compañeras no pudieran acercársele.

En noviembre del año pasado, un chico de 16 años sacó un arma en un aula y disparó cuatro tiros. El caso fue en una escuela privada de Pontevedra, en Merlo, y algunos padres del colegio dijeron que los tiros habían sido una venganza por el bullying que le hacían al chico que llevó el arma.

Un caso paradigmático de violencia escolar fue el que se dio en un colegio de Caballito, en octubre de 2013. Un grupo de padres acusaba a un alumno porque agredía a sus compañeros y por eso tomaron la determinación de no dejarlo entrar. Cuando el padre de este chico fue hasta la puerta del colegio a reclamar su ingreso, fue agredido por los padres de los otros chicos. “Esta situación era una ‘bomba de tiempo’, las autoridades nunca supieron cómo actuar”, dijo una de las madres denunciantes.

Una escalada de violencia que llegó hasta la muerte de una estudiante en Junín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: