El ‘bullying’ de moda

Análisis. por: Fortino Cisneros Calzada

fortino_1221

06 junio 2014

Apenas está circulando por la red la protesta de los estudiantes de Economía de la Universidad de Harvard quienes, el 2

El ‘bullying’, entendido como una forma de acosos o agresión entre alumnos y estudiantes dentro y en torno a los planteles educativos, es un tema de moda; todos los que tienen posibilidades, echan su gato a retozar para ganar espacios mediáticos.
Los legisladores, ni se diga: ya preparan una ley contra este fenómeno, como si fuera algo nuevo, característico de los tiempos.
Todos opinan; pero, con criterio muy superficial.
El ‘bullying’ no es nuevo; lo nuevo son las circunstancias adversas que les ha tocado vivir a las nuevas generaciones para las que no hay espacio de tiempo ni de lugar.

Con una energía desbordante que necesita actividad permanente, niños y jóvenes son tratados como un estorbo que nadie quiere cuidar ni atender, a los que se niegan lugares, aunque sea precarios, para su desfogue y desahogo.
Los padres no tienen tiempo, los maestros no tienen voluntad y las autoridades, en aras de la modernidad, les roban los espacios que les correspondían.
¡Una tontita acabó con los parques y juegos infantiles!
Con la llegada de las maquiladoras (salvación de la patria), el que esto escribe hizo notar al entonces líder de los trabajadores que los salarios eran muy bajos, insuficientes para cubrir las necesidades de una familia, dijo, absurdamente convencido, que si; pero que las maquiladoras abrían oportunidad para que las mujeres trabajaran y así, con dos sueldos, era posible completar para sufragar las necesidades de la familia y del hogar.
Muchas mujeres se gancharon con el cuento de la realización y descuidaron a su prole.
Luego de agotadoras jornadas de ocho horas que se cumplen de pie y en condiciones precarias; luego de dos horas perdidas en un transporte deficiente y peligroso, con un calorón de todos los demonios, al llegar a su casa los padres no quieren otra cosa que ir a la cama.
Los hijos, a ver qué hacen; pero, que no sea molestar y menos pedir dinero.
A lo más que pueden llegar los hijos es a ver los perniciosos programas de la televisión.
Ya no es posible que salgan a la calle para echarse una ‘cascarita’; ya no es posible que vayan a un parque o a una plaza pública, porque ya no existen juegos infantiles ni canchas deportivas.
Los espacios comerciales dedicados a los niños, aunque de paga, también desparecieron por los oscuros intereses de quienes como Herodes, los odian.
Las escuelas, donde niños, jóvenes y adultos encontraban espacios para el deporte y la recreación, se ha vuelto lugares cerrados en los que se trabaja, cuando mucho, cinco horas al día, siempre con prisas; porque hay otros compromisos más importantes que cumplir que la educación de los pequeños.
La escuela, que era el centro de luz de la comunidad, se ha convertido ahora en lugar de tormento y castigo donde los niños se ven forzados a estar sentados, callados y ‘trabajando’ en lo que les ordena el profesor.
¡Ah! ¿Cómo olvidar a aquel maestro que llegó a una escuela de El Olmo y arrinconó los mesa-bancos contra la pared mientras enseñaba las vocales con canciones de Cri-Cri alentando a los niños a cantar y a bailar? No duró mucho porque consiguió con algunos empresarios de la localidad madera y triplay para hacer mesas de trabajo con bancas rudimentarias, teniendo a los peques en permanente actividad.
¡Qué terrible sacrilegio!
La mujer, cada vez más preparada, se ha incorporado a la vida productiva en posiciones cada vez mejores; pero, el sistema político actual no ha sabido estar a la altura de sus necesidades.
Las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social, las estancias del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, las de Petróleos Mexicanos y las privadas, se rigen por la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil; sin embargo, como es típico, la ley se acata, pero no se cumple.
Los hijos sienten y resienten el abandono.
Por todo ello, ¡que bueno que los niños y jóvenes no han pasado de los golpes y no se han integrado ya a los escuadrones de la muerte como en África, como en El Salvador!

El ‘bullying’ de moda – El Mañana de Reynosa, Tamaulipas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: