LA EDUCACIÓN PROHIBIDA (II) – El Diario de Ciudad Victoria

LA EDUCACIÓN PROHIBIDA (II)

Vito Alessio Álvarez Rodríguez

APEC COL. 16 DE SEPTIEMBRE (36)ALUMNO NORMALISTA: Gracias nuevamente por haber atendido nuestra petición de continuar con esta charla sobre su impactante película: “La Educación Prohibida”. Por lo que a bote pronto le pregunto: ¿es verdad que el paradigma pedagógico que prevalece entre nosotros por más de dos siglos, debe ser sustituido por uno acorde al siglo XXI?

GERMÁN DOIN: Absolutamente cierto, y voy a explicar por qué: nos referimos a paradigma educativo como el modo de entender y asimilar la educación. El paradigma educativo como concepto no existe, porque la forma de comprender la escuela, siempre ha estado y seguirá estando, en constante cambio y transformación. Pero hay ideas muy rígidas, fruto de nuestra experiencia en la escuela moderna, de la historia social y de la cultura popular. Cada país visitado, tiene concepciones diferentes de entender la educación, pero algunos enfoques son comunes en todo occidente.

A. NORMALISTA: ¿Podrías citarnos algunos ejemplos que clarificaran esa interesante idea?

G. DOIN: Por supuesto, miren ustedes, en el inconsciente colectivo es común encontrar la creencia, que el estudio implica fatiga, esfuerzo y sacrificio, que el placer no puede relacionarse con el aprendizaje, que la disciplina es obedecer reglas externas al pie de la letra, que los conocimientos científicos son absolutos e incuestionables, o que las capacidades de un estudiante pueden ser medidas en una instancia determinada, con una calificación numérica o cualitativa. Estas ideas están latentes en nuestras escuelas, en nuestra crianza, en nuestro paradigma educativo. Por ello, muchas veces creemos que un buen alumno es sólo el que sigue a rajatabla un programa o un proyecto, o que un niño educado es el que no cuestiona, y se mantiene sentadito las cinco horas en el aula.

A. NORMALISTA: Bien, nos has dado un magnífico tema, para reflexionar en nuestros espacios de discusión, pero quisiera hacerte una pregunta creo, muy comprometedora, ante la cual tienes la opción de no contestarla si así conviene a tus intereses: ¿existe en tu película una ideología determinada?

G. DOIN: Yo considero que en el guión de la película se evidencia una postura, pero eso no quita que haya diferentes lecturas posteriores. Están quienes la recibieron como una defensa a la educación privada, neoliberal y sin intervención del estado; y están aquellos que vieron en ella una visión anárquica de la educación. A algunos les pareció un ataque directo a la escuela pública, y a otros les resultó demasiado central, la presencia de la escuela, criticando que se ha invisibilizado la discusión de la desescolarización.

A. NORMALISTA: Para responder a las candentes críticas, con las que algunos opositores han refutado la postura ideológica de tu película, llegando a poner en jaque los planteamientos en ella expresados, dime ahora: ¿qué no es la: “Educación Prohibida”?

G. DOIN: No es una censura perversa de niños ricos y aburridos.

Soy un sujeto atravesado por una experiencia personal, por mi pertenencia de clase y por lo tanto estoy consciente de que mi visión, siempre será limitada. En mi historia se encuentran las razones para llevar adelante esta película. Desde mi paso por la escuela, una escuela privada de clase media, he visto cómo amigos y compañeros crecieron, aprendiendo determinadas formas de relación social, asimilando la mejor manera de vender su fuerza de trabajo o explotar la de otros, solamente para ingresar al sistema de consumo; aprendiendo a sostener prácticas culturales naturalizadas y a mirar a un lado ante las injusticias sociales. Éstas y otras observaciones me han llevado a pensar, que es necesario y obligatorio otro paradigma educativo que no reproduzca las lógicas del sistema operante actualmente.

A. NORMALISTA: Se señala que su película, es un velado ataque a la escuela pública: ¿cuál es su respuesta a esa imputación?

G. DOIN: La película si hace una crítica a la escuela hegemónica occidental, a aquella que mantiene las estructuras jerárquicas e industriales, que se critican en la película, sean públicas o privadas. “La Educación Prohibida” es una película pensada para toda Iberoamérica, por lo que el imaginario de “Escuela”, es lo que se quiso retratar. Estoy cierto que no en todos los países las escuelas públicas son iguales. En todo caso, “La educación prohibida” plantea una búsqueda de una educación pública y gratuita; pero a su vez, libre de las directrices del mercado o del estado, una educación hecha por y para la comunidad.

A. NORMALISTA: Y a la crítica de que es un intento anarquista, de destruir las instituciones educativas: ¿qué nos puede responder?

G. DOIN: Aunque si es un intento de democratizarlas por medio de la liberación y empoderamiento de sus actores. Explícitamente la película entiende que son los sujetos, incluyendo niños, maestros, familias y miembros de la comunidad, los que deben re-apropiarse de su educación, auto determinando los fines y medios pedagógicos. Desde este punto de vista la película intenta apoyar tanto a las escuelas públicas de gestión comunal, los bachilleratos populares, así como las escuelas cooperativas, pasando por todas aquellas experiencias empoderadoras, como algunos ejemplos de educación sin escuela o educación en casa.

A. NORMALISTA: ¿No es como se dice por ahí, un redescubrimiento un tanto snob, de las pedagógicas (o pedagogías) emancipadoras y progresistas?

G. DOIN: La película se propone visibilizar experiencias e ideas que existen hace años, en algunos casos datan de principios del siglo XX, lo que nos interesó, fue socializar la discusión de esas prácticas pedagógicas emancipadoras. Hace tiempo se les discute y estudia, en espacios académicos y ciertos centros de formación docente. La película sólo intenta democratizar esa discusión y sobre todo divulgar esas ideas, lograr que ese debate sea abierto, plural y socialmente transformador.

A. NORMALISTA: Se comenta que es un producto audiovisual y que no es una película que haya abarcado algunos temas trascendentales educativos: ¿qué opina del señalamiento de que es una investigación carente de fundamentos e inconclusa?

G. DOIN: Coincido en que la película no es una investigación formal y menos académica, pero si es una información periodística independiente. Entre otros recursos, utiliza la entrevista cualitativa como herramienta de recolección de datos, la cual es totalmente válida en las ciencias sociales. Y es bien cierto, que la película está incompleta, es solamente el resumen de un aprendizaje que continúa y que no debe ser único. A dos años de su estreno, seguimos aprendiendo y complejizando su discurso.

A. NORMALISTA: Nuevamente le expreso a nombre mío y de todos mis compañeros, las gracias por estas charlas tan amenas y fructíferas, para nuestra formación de maestros. Buen viaje y hasta otra ocasión.

*Diálogo basado en un artículo de German Doin, Director de la película: “La Educación Prohibida” en su blog personal http://www.liberandolaeducacion.com
Correos: valessio01@msn.com o info@cicapsc.com.mx

 

Columnas anteriores

  • La educación prohibida (I)

    13 junio, 2014

  • El shock del futuro (II)

    7 junio, 2014

  • El shock del futuro (I)

    6 junio, 2014

  • La infancia perdida I

    30 mayo, 2014

  • 14 junio, 2014 / 08:34

    LA EDUCACIÓN PROHIBIDA (II) – El Diario de Ciudad Victoria

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: