LOS FRACASOS DE LOS ESTUDIOS ACTUARIALES DE ISSSTECALI PROFR. JUAN RÍOS PÉREZ

Juan Ríos PérezJuan Ríos Pérez

LOS FRACASOS DE LOS ESTUDIOS ACTUARIALES DE ISSSTECALI
PROFR. JUAN RÍOS PÉREZ
Después de las experiencias anteriores respecto a los estudios actuariales presentados por el Instituto, que resultaron rotundos fiascos en muy poco tiempo, nos resulta muy difícil creer en la veracidad del que sustenta el Gobierno del Estado para convencernos de la necesidad de reformar la Constitución Política del Estado y la Ley de Issstecali,

En muchos países los actuarios deben demostrar su competencia mediante la aprobación de una serie de rigurosos exámenes profesionales. La ciencia actuarial incluye una serie de temas interrelacionados avanzados en probabilidad, matemáticas, estadística, finanzas, economía, economía financiera y la programación de computadoras. ¡Aquí han fallado!
PRIMER FRACASO
Con la llegada del PAN al gobierno de Baja California se inició la exigencia del aumento a las cuotas y aportaciones, y fue el estudio actuarial de 1994, como el de ahora, drástico y urgente so amenaza de “quiebra”, el que nos obligó a incrementarle un 4% de nuestro salario, con la seguridad que viviríamos 20 años con tranquilidad, mejorando la atención médica y acabar con el rezago en jubilaciones, pero que desilusión, ¡sólo duró tres años!

Del 1° de noviembre de 1995 al 4 de octubre de 1998, gobernó el Estado DON HÉCTOR TERÁN TERÁN. Para cumplir sus compromisos con la jubilación y en cumplimiento del Artículo 128 de la Ley de Issstecali, firmó el CONVENIO DE APOYO AL SISTEMA DE PENSIONES DE ISSSTECALI, en el firmó como testigo, entre otros, el secretario de Finanzas, Francisco Arturo Vega De la Madrid, el 10 de abril de 1997, por lo tanto enterado de la Cláusula Décima primera que expresa: “el presente instrumento legal quedará subsistente para todos los casos similares que se presenten dentro del período convenido, debiendo agregarse al mismo las relaciones de personas como anexos……” El Convenio debió permanecer subsistente, sin embargo, es evidente que el estado dejó de cumplir esta obligación a partir del 1° de enero de 2006.
SEGUNDO FRACASO
Este le tocó a Eugenio Elorduy Walther, que tomó protesta como gobernador el 1° de noviembre de 2001 y, continuó aplicando el Convenio hasta que firmó el ACUERDO SE/013/27-12-05, el 27 de diciembre de 2005 con la representación sindical, otro 4% de descuento al salario para elevarlo al 16% desglosado en 4 años que terminó el último de diciembre de 2009, es decir, no duró ni cinco años, pese al compromiso de mejorar los servicios médicos y abatir el rezago de jubilaciones. Se dejó de pagar al Instituto el compromiso del CONVENIO y el gobierno no pagó correctamente el ACUERDO del 2005, elevada su aportación al 31%, acumulando un adeudo de 1200 000 000 (mil doscientos millones de pesos) de los años 2006, 2007 y 2008 más lo que se acumuló hasta el 2013 en que inició el actual gobernador que también trae su “estudio actuarial”.
DE FRACASO EN FRACASO
Hoy pretenden reformar el artículo 99 de la Constitución Política del Estado, que han estado violando los últimos tres gobernadores al no respetar el derecho a la libre sindicación que establece la ley del Servicio Civil y dando al traste con su “cultura de la legalidad”.
“Los derechos de los trabajadores son irrenunciables”, “ninguna ley tendrá efectos retroactivas en perjuicio de persona alguna” ¿ESTARÁ CLARO PARA SUS ASESORES?

COMISIÓN DE PRENSA Y PROPAGANDA DEL SETE

https://www.facebook.com/juan.riosperez.142/posts/872825806074512?fref=nf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: