Epilepsia

Epilepsia  Información para entenderla

Es por eso que cada noticia, investigación o información que se encuentra o va saliendo en revistas, periódicos, medios digitales etc.se sube a este Setebc´s Weblog´s, para reunirlas (no se pierdan entre tanto medio) con la esperanza de que le sirvan a los visitantes.

Existen algunos sitios o foros los pueden ayudar más directamente, ahí, hay intercambio de información entre padres. etc.


“Esta información es solo una referencia, para un diagnóstico certero, es necesaria la asesoria de un Médico, Neurólogo así como la valoración del psicólogo”

http://www.epilepsia.com.mx/

http://www.todoepilepsia.com/

http://www.apiceepilepsia.org/

http://epilepsiahoy.com/index2.html

http://www.entornomedico.org/salud/saludyenfermedades/alfa-omega/epilepsia.html

http://www.drscope.com/privados/pac/generales/neurologia/epilep.htm

http://www.todosobreepilepsia.com/xar/

http://mx.youtube.com/watch?v=uw0buyWJBx0

http://www.alceepilepsia.org/MULTIMEDIA.html

http://www.sen.es/publico/video_epilepsia.htm

Enlace: Grupo Autismo y Dietas/Asperger

————————————————————————-

Vivir con Epilepsia

———————————————————————-

Creciendo con epilepsia, mucho más allá del mied

* Los niños que pueden tener ataques epilépticos también pueden disfrutar de unas vacaciones agradables

Luisa Fernanda Montero, La Red Hispana

Vivir con epilepsia es un reto; más aun cuando se tienen pocos años de vida, pero el gozo de la vida misma es un reto que la epilepsia no nos puede arrebatar.

——————————————————–

June 19, 2008 – 4:43PM

Durante la infancia los placeres del descubrimiento se juntan con la inocencia y la alegría de vivir. Algunas condiciones – como la epilepsia – pueden interferir en ese proceso, pero en nuestras manos está lograr que la vida de los niños que tienen esta condición sea tan normal y feliz como sea posible.

En esta época de verano, cuando muchos padres se preguntan como “invertir” positivamente el tiempo de sus hijos, es importante recordar que hay alternativas y que tomando algunas precauciones, los niños que pueden tener ataques epilépticos, también pueden disfrutar de unas vacaciones agradables, relajantes y seguras.

Los efectos de la epilepsia en el comportamiento y desarrollo intelectual y social de los niños dependen de muchos factores y son variables, pero independientemente de la seriedad de cada condición, los niños con epilepsia necesitan atención especial, para asegurar que su autoestima no se vea afectada negativamente.

Por eso, las actividades veraniegas y la recreación en general – factores indispensables en su desarrollo físico y emocional – deben ser tomadas con la seriedad que merecen. Recuerde; los niños ven a través de la ventana de los ojos de sus padres, si ellos tienen una actitud positiva, ellos también la tendrán.

Por eso, a la hora de la diversión, asegúrese de tener acceso a los recursos de emergencia y si el niño va a compartir con personas que no están familiarizadas con su condición, hábleles sobre como reaccionar adecuadamente ante una crisis epiléptica.

La seguridad del niño es primordial, para lograrla, la mejor arma es el sentido común. Algunas actividades exigen el uso de cascos protectores, sobre todo si sufren ataques sin aviso o convulsionan.

Las actividades recreativas cerca del fuego requieren la atención constante de los adultos; así como las acuáticas, su doctor puede aconsejarlo a este respecto pero solo usted y su niño pueden decidir cuando el riesgo es muy alto. Las precauciones variaran de acuerdo al tipo y la frecuencia de las crisis.

Sea precavido, pero recuerde: todos los niños sufren caídas, raspones y pequeños accidentes; los niños con epilepsia también.

Negarles la compañía de otros niños y restringir su participación en actividades propias de su edad puede ser una decisión equivocada; gran parte de sus vidas transcurre en consultorios médicos y hospitales, necesitan divertirse, no ser excluidos.

Si desea ampliar esta información, vaya a http://www.fundacionparalaepilepsia.org o comuníquese con la Fundación para la Epilepsia al 1-866-748-8008.

————————————————————

Epilepsias de los niños en edad escolar (I)

Daniel Vasconcelos
Se dice que alguien padece epilepsia cuando presenta crisis o ataques característicos de manera repetitiva y, en general, sin causa aparente. Las crisis epilépticas son la expresión clínica de trastornos cerebrales, mismos que–a guisa de símil– se comparan con un corto circuito. Esto obedece a que los ataques aparecen de manera repentina, duran un cierto tiempo y ceden por sí solos. No existen maniobras ni remedios de ningún tipo que puedan interrumpir el suceso.

Las epilepsias son trastornos muy frecuentes en la población general. Se calcula que afectan al dos por ciento de las personas en el mundo, sin distinción de raza, oficio o estrato social, aunque bajo ciertas condiciones la incidencia podría ser mayor en grupos con economías débiles.

Por cuanto al porqué y cómo de las epilepsias existen muchas creencias infundadas, en general producto de la ignorancia y hasta de supersticiones, las cuales propician ideas y no pocas veces conductas erróneas acerca de las epilepsias. En muchas ocasiones, esta situación provoca actitudes lesivas para quienes sufren las crisis. Esto es muy común en el caso de los niños, pues no es raro que lejos de procurarles atención y manejo adecuados, les generan limitaciones, aislamiento, rechazo en escuelas o trabajos, en suma, los perjudican en su desarrollo integral.

En la actualidad se abusa del llamado ‘trastorno por deficiencia de atención’ (TDA), y aun cuando éste nada tiene que ver con las epilepsias, no es raro que a los chicos se les estudie y medique como si existiera alguna relación entre las dos situaciones. Pero además, un estudio clínico neurológico apropiado y la conducta terapéutica consecuente les confieren a las epilepsias un pronóstico favorable, incluso con muchas probabilidades de curación. En cambio, si el chico presenta TDA–siempre y cuando el diagnóstico y sus causas se establezcan de manera correcta–, su futuro se presenta más bien incierto.

Formas clínicas de epilepsia

Existen múltiples modelos o tipos de crisis, pero se ha encontrado que algunos aparecen con mayor frecuencia a ciertas edades. Esto ha permitido estudiarlos con bastante claridad y crear una clasificación que incluso tiene implicaciones terapéuticas.

Las formas de ataques epilépticos en los niños en edad escolar, que además son exclusivas de ellos, son las que a continuación se describen.

Crisis mioclónicas

De aparición más temprana, con una incidencia preferencial entre los tres y los seis a siete años, esta forma de epilepsia se expresa con caídas repentinas, sin aviso ni causa justificante, casi siempre hacia adelante y algunas veces también hacia atrás. Caen “como si le quitaran el piso al niño”, se dice. Se denominan crisis mioclónicas (de mios (miós), músculo, y clonus, espasmo) en referencia a la contracción muscular espasmódica, violenta y repentina de brazos y piernas. En consecuencia, el niño se derrumba por la flexión violenta de las piernas y como los brazos también se cruzan, cae sin meter ni las manos, produciéndose golpes contusos en la cara y en la cabeza. En la literatura especializada aparecen como síndrome de Lennox-Gastaut.

Además de los datos clínicos, el diagnóstico es muy aparente, pues los chicos presentan lesiones contusas en la cara y la cabeza, falta de dientes, chipotes, etc., cuya apariencia indica que ocurrieron en distintas fechas.

Los relatos de los testigos son muy demostrativos, pues la caída y el golpe, de hecho el azotón, suceden rápido, casi como si no hubiera pasado nada.

La historia clínica puede aportar datos sugestivos de afecciones cerebrales tanto durante el embarazo, el parto o durante los primeros años. La exploración neurológica puede confirmarlos. Sin embargo, puede haber chicos con este tipo de epilepsia sin afección cerebral demostrable.

El estudio de gabinete necesario es el electroencefalograma (EEG), pues en él aparecen ondas características, propias de esta modalidad de epilepsias.

Cuando la exploración clínica neurológica aporta signos de afección en el sistema nervioso central (SNC), es conveniente practicar estudios de imágenes neurorradiológicas, ya sea con tomografía craneal (TC) o resonancia magnética (RM). La elección de uno u otro estudio le corresponde al médico.

El tratamiento debe ser llevado por un neurólogo y en principio es mediante la medicación antiepiléptica. Existen varios antiepilépticos útiles y su efectividad se valora conforme a los datos recibidos en las consultas subsecuentes y el control de las dosis depende de las determinaciones de los niveles séricos (NS) de los fármacos prescritos. Sin embargo, el pronóstico integral de estos niños, y aun a pesar de una conducta terapéutica correcta, puede ser no tan halagüeño, sobre todo cuando existe daño cerebral. Incluso es posible que a pesar de los esfuerzos médicos resulten las llamadas crisis de difícil control, circunstancia que puede llevar a pensar en intervenir quirúrgicamente. Pero esta indicación sí debe descansar en el criterio del médico especialista.

Ausencias picnolépticas

Conforme a la edad de aparición, siguen las ausencias llamadas picnolépticas o picnolepsia a secas (de picnos [picnos], denso, y epilepsis [epilepsis], epilepsia), lo que significa que las crisis vienen con gran frecuencia, densamente, cada día. En otras palabras, de manera distintiva llegan a contarse 10, 20 o más al día.

En general, son niños de tres a diez años de edad cuando empiezan con el trastorno. Se trata de una interrupción breve, repentina y pasajera del estado de conciencia. De pronto, el niño se queda ido y suspende lo que estaba haciendo, no importa qué. Adopta una expresión facial de no saber, no entender, no escuchar y no responde a ninguno estímulo. Ni sacudidas ni llamadas de atención lo hacen recuperar la conciencia. La expresión de los ojos adquiere un aspecto de vacío, de vaguedad, pues las pupilas se dilatan. Lo más frecuente es que al mismo tiempo aparezcan sacudidas involuntarias de la cabeza, breves y rítmicas, como asintiendo. Al mismo tiempo surge parpadeo que, característicamente, muestra la misma frecuencia de los movimientos de la cabeza. A veces escurre saliva sin que el niño pretenda absorberla. Además, se pone pálido. Luego de uno a máximo dos minutos y sin ningún signo o seña de haber registrado lo ocurrido, el niño retoma su actividad en el punto donde la interrumpió. Con la repetición del fenómeno, el chico sí empieza a tomar conciencia del suceso, sobre todo por las reacciones de quienes lo rodean. Sin embargo, en general los testigos se espantan, no saben qué pasa; otros creen que el chico se burla de ellos, o los reta, etc., y las consecuencias dependen de  la interpretación.

Independientemente de ser una de las formas de crisis epilépticas con mayor incidencia entre los niños, el hecho de ocurrir cuando los chicos ya tienen mayor contacto con el mundo exterior propicia más posibilidades de advertirlas y también de atender a los pequeños.

Desde el punto de vista médico, la historia clínica en general no ofrece datos relativos a procesos lesivos del SNC. La exploración clínica neurológica indica estados físico y psíquico normales, de acuerdo con la edad del pequeño. Por cuanto a la historia familiar, puede ocurrir que varios miembros hubieran presentado estas ausencias en su infancia.

La evolución tiene dos caminos posibles, por un lado, y sin que se disponga de explicación fehaciente al respecto, las ausencias pueden llegar a desaparecer, aún sin tratamiento; de hecho, las ausencias picnolépticas son casi privativas de estas edades y nunca abren un cuadro de epilepsia más allá de la adolescencia. Por otro, y en un plazo no previsible, se pueden complicar con la aparición de crisis convulsivas. De cualquier manera, si el tratamiento antiepiléptico se instala lo más pronto posible y se supervisa por un especialista, el pronóstico es bueno, pues en más del 90 por ciento de los casos se llegan a controlar y si se siguen los lineamientos aceptados, los niños se curan.

En vista de que no hay daño cerebral, el desarrollo psicomotor es normal. Es muy importante subrayar este punto, pues los niños deben ser considerados como individuos normales y tienen derecho a recibir la oportunidad de acceder a todas las actividades propias y necesarias para crecer como todo chico sano.

El estudio de gabinete necesario, y no sólo confirmatorio, es el EEG, pues allí siempre aparecen grafoelementos característicos. Los estudios de control reflejan la mejoría, y la curación, porque los registros se deben normalizar conforme avanza el tratamiento.

El control de la medicación se debe hacer mediante la determinación de NS periódicamente, pues como los niños están en crecimiento, aumentan de peso y, en consecuencia, la dosis del antiepiléptico debe variar. Para mantenerla en cifras útiles la determinación periódica de los NS y el registro del peso son indispensables.

Cuando el tratamiento no resulte satisfactorio y las ausencias persistan o si aparecen crisis convulsivas es necesario recurrir al neurólogo. Sin embargo, aunque se llegue a presentar esta complicación, en general la medicación logra suprimir tanto las ausencias como las convulsiones. Si se siguen los lineamientos universalmente aceptados, el pronóstico para la picnolepsia sigue siendo favorable en todos aspectos.

Sacudidas mioclónicas

La siguiente forma de epilepsia ligada a la edad de aparición son sacudidas mioclónicas (de mios [miós], músculo, y clonos [clonos], contracción), sólo de las extremidades superiores. Aparece extensión rápida y repetitiva de los brazos con apertura de las manos. Esto provoca que si la persona tiene algo en ellas, el objeto salga disparado. Son eventos tan repentinos como breves, en general se presentan tres a, cuando mucho, cinco sacudidas seguidas. Por lo rápido del suceso no se puede decir con certeza si el sensorio se altera, aunque con el tiempo, al suceder más crisis, los chicos sí refieren sentirse un tanto obnubilados cuando tienen las sacudidas.

Pasada la última, el chico se tranquiliza y sigue con sus actividades como si nada hubiera sucedido. Se conocen como mioclonías juveniles y en la literatura especializada aparecen como síndrome de Janz.

La edad en que aparecen varía entre los diez y los dieciocho años. En general se trata de personas sanas sin antecedentes de afecciones del SCN. Las crisis tienden a presentarse en las horas de la mañana o bien hacia el anochecer, horarios que desde el punto de vista fisiológico tienen cierta similitud. Dado que se trata de personas en la pubertad y adolescencia, el hecho de que sin razón aparente de pronto avienten lo que tengan en la mano, sobre todo si en las horas de la mañana coinciden con el desayuno, no es raro que se los tilde de niños rebeldes, maleducados, groseros y en el mejor de los casos se recurre a consulta con psicólogos o psiquiatras. Y el error en general persiste hasta que de pronto aparecen crisis generalizadas tónico-clónicas. Esto puede suceder en un plazo de seis meses a un año, y es la evolución obligada de esta forma de crisis si diagnóstico y tratamiento especializados no se instalan desde que aparecen las primeras sacudidas.

La exploración clínica neurológica resulta con hallazgos dentro de lo normal. La valoración psicológica en general no detecta alteraciones.

El estudio de elección es el EEG, donde aparecen grafoelementos propios y distintivos de esta forma de crisis. Los estudios de TC o RM en general no son necesarios, pues no aportan imágenes de daño estructural del cerebro.

El tratamiento adecuado ofrece un alto porcentaje de resultados favorables y la mayor parte de los chicos se controlan, desaparecen mioclonías y convulsiones y, siguiendo los lineamientos aceptados, se han de curar.

En capítulos subsecuentes se tratarán otras formas de epilepsias. Dado que esta presentación tiene por objeto la difusión amplia e información para no especialistas, se procura utilizar los menos términos muy técnicos o nombres de medicamentos. Sin embargo, quien deseara ampliar la información está invitado a comunicarse con el autor y recibirá los datos buscados (Av. Baja California 180-302, Col. Roma sur. CP 06760, México, DF. Tel. 55 64 39 31; fax 55 64 96 06).

Bibliografía recomendada

VASCONCELOS , D.,  “Epilepsia: ¿enfermedad discapacitante? Tema propiciatorio para EPI-G”, en Gac Med Mex, 2001; 137-1: 73-78.
———–      “Epilepsias: mitos y leyendas”, en Rompanfilas, 2003; 64: 15-23.
———–      Lo cotidiano de las epilepsias. Editorial Pax, México, 1991.
BRAILOWSKY S., Epilepsia. Enfermedad sagrada del cerebro. FCE (Col. La ciencia para todos, Núm. 170), México, 1999.
———– D.G. Stein y B. Will, El cerebro averiado, FCE, México, 1998.
HERNÁNDEZ, Peniche, J., Epilepsia. Diagnóstico y tratamiento. La Prensa Médica Mexicana, 1968.

————————————————————–

Neurología

Epilepsia.
¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia tiene su origen en unos cambios breves y repentinos del funcionamiento del cerebro. Por esta razón, se trata de una afección neurológica, la cual no es contagiosa ni está causada por ninguna enfermedad o retraso mental. Algunas personas con retraso mental pueden experimentar ataques epilépticos, pero tener estos ataques no implica necesariamente el desarrollo de una deficiencia mental.

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

Existen varias formas de presentación de las crisis epilépticas. Las crisis generalizadas pueden manifestarse con pérdida brusca de conocimiento con caída al suelo, contractura de los músculos de las extremidades y de la cara seguidas de sacudidas rítmicas. En otras oportunidades, especialmente en niños y adolescentes, las crisis se presentan con una pérdida de conocimiento, sin caída al suelo ni convulsiones, de segundos de duración, con rápida recuperación.

Las crisis parciales pueden presentarse con sensaciones subjetivas extrañas o difíciles de describir o con fenómenos auditivos, visuales, sensación de hormigueo, etc. Estos síntomas pueden aparecer en forma aislada o dar paso a una pérdida de conocimeinto con movimientos auomáticos de la boca, de las manos o de otra parte del cuerpo. En otras oportunidades las crisis parciales pueden presentarse con sacudidas de una extremidad o de la mitad de la cara, sin pérdida de conocimiento.

Si bien hemos mencionado los tipos de crisis más habituales, existen otras manifestaciones menos frecuentes que deben ser evaluadas por el especialista. Además, una persona puede presentar más de un tipo de crisis.

Los distintos signos de alarma que advierten que se está produciendo un ataque epiléptico pueden ser los siguientes:
*Períodos de confusión mental.
*Comportamientos infantiles repentinos.
*Movimientos como el de masticar alimentos sin estar comiendo, o cerrar y abrir los ojos continuamente.
*Debilidad y sensación de fatiga profundas.
*Períodos de “mente en blanco”, en los que la persona es incapaz de responder preguntas o mantener una conversación.
*Convulsiones.
*Fiebre.

La forma mas típica, conocida también como gran mal es con movimientos de las 4 extremidades tipo sacudidas, se pierde la conciencia y el control de los esfínteres, dura segundos o algunos minutos, cuando persiste se llama estado epiléptico.

Otras formas son las conocidas como ausencias frecuentes en niños. Los síntomas de una crisis pueden ser muy variados y repetimos, no siempre se altera el estado de alerta del paciente.

¿Qué la causa? ¿Cómo se manifiesta?

La epilepsia es un trastorno con muchas causas posibles. Cualquier cosa que impida o distorsione el patrón de actividad neuronal normal puede conducir a la aparición de una crisis epiléptica. Se ha observado que algunas personas epilépticas tienen una cantidad más alta de neurotransmisores activos (sustancias encargadas de conducir el impulso nervioso entre las neuronas), lo cual incrementa la actividad neuronal. En otros se ha observado una cantidad baja de inhibidores de dichos neurotransmisores, lo cual también aumenta la actividad neuronal. En ambos casos aparece la epilepsia.

¿Cómo es un ataque epiléptico? ¿Qué características tiene? ¿Cuales son las diferencias entre los distintos ataques: relajación de esfínteres, salibación, périda de conocimiento?

Las crisis epilépticas producen una alteración momentánea del funcionamiento cerebral, debida a la descarga súbita y desproporcionada de los impulsos eléctricos que habitualmente utilizan las células del cerebro. Esta descarga puede afectar únicamente a una parte del cerebro (crisis parciales o focales) o comprometer a todo el cerebro (crisis generalizadas). Los síntomas que presente una persona durante una crisis epiléptica dependerán entonces de la o las zonas del cerebro que estén siendo afectadas por la descarga. Por lo tanto, existen muchos tipos diferentes de crisis epilépticas.

Las crisis epilépticas son más frecuentes de lo que comúnmente se piensa y afectan al 1 % de la población. Pueden comenzar a cualquier edad, si bien se inician más frecuentemente durante la niñez y la adolescencia, en todos los grupos humanos sin distinción de edad, sexo, raza ni condición económica.

Los cuadros epilépticos no son contagiosos, no constituyen una enfermedad mental, no afectan la inteligencia y las personas que las presentan pueden llevar una vida prácticamente normal, una vez que logran controlar sus crisis con el tratamiento apropiado.

———————————————————————-

Los datos hallados abren un camino en las investigaciones médicas sobre el mal de Alzheimer.

Científicos norteamericanos registraron por primera vez neuronas individuales durante la invocación de un recuerdo espontáneo. Revelaron no sólo dónde se registra un recuerdo sino también de qué manera el cerebro puede recrearlo.
Estos registros, hechos con los cerebros de pacientes con epilepsia que estaban siendo preparados para una intervención quirúrgica, muestran que estos recuerdos espontáneos están en algunas de las mismas neuronas que reaccionaron con mayor virulencia cuando se experimentó el hecho recordado. Los investigadores tenían varias teorías pero hasta ahora contaban nada más que con pruebas indirectas.
Los especialistas coincidieron en que este estudio da, prácticamente, por concluido el tema: para el cerebro, recordar es muy similar a hacer, al menos en el corto plazo. Este experimento, publicado en “Science”, abre un nuevo camino en las investigaciones sobre el mal de Alzheimer y otras formas de demencia, según dijeron los expertos, y ayudará a explicar por qué ciertos recuerdos surgen “de la nada”.
Los investigadores pudieron identificar recuerdos específicos un segundo o dos antes de que las personas mencionaran haberlos tenido. “Es un hallazgo fundamental –dijo Michael Kahana, profesor de Psicología de la Universidad de Pensilvania–. No se me ocurre otro estudio reciente comparable a éste”. El nuevo estudio fue un paso más allá de los anteriores al centrarse en evocaciones libres: lo que le venía a la cabeza a la gente cuando se le pedía que recordaran clips cortos de películas que acababan de ver. Esta capacidad para reconstruir experiencias se deteriora rápidamente en gente con Alzheimer y otras formas de demencia y es fundamental para la memoria episódica.
Para este estudio, un equipo de investigadores norteamericanos e israelíes colocaron pequeños electrodos en los cerebros de 13 personas con epilepsia grave. Los pacientes observaron una serie de clips cinematográficos de entre 5 y 10 segundos, extraídos algunos de programas famosos como “Seinfeld” u otros con animales o sitios muy conocidos como la Torre Eiffel. Los investigadores registraron la actividad de unas cien neuronas por persona. Las neuronas registradas estaban concentradas en o cerca del hipocampo –zona crítica para la formación de recuerdos–. Luego de distraer brevemente a los pacientes, los investigadores les pidieron que pensaran en los clips por un minuto y dijeran “lo que se les venía a la mente”. Los pacientes recordaron casi todos los clips. Y cuando recordaban alguno específico –uno de Homero Simpson, por ejemplo– las mismas células que habían estado activas durante el clip de Homero se activaban de nuevo. “Ver todo esto en una sola prueba es asombroso. El fenómeno es fuerte”, dijo el autor principal del estudio, Itzhak Fried, profesor de Neurología en la Universidad de California y en la Universidad de Tel Aviv. “Las neuronas individuales que reaccionaban con mayor fuerza durante los clips no actuaban solas; eran parte de un circuito que respondía a los videos, incluidas miles o millones de otras células. Lo emocionante es que aporta pruebas biológicas directas de lo que era algo netamente teórico”.
Para María Roca, neuropsicóloga de la Fundación Favaloro y del Instituto de Neurología Cognitiva, el estudio “es interesante y novedoso, aunque no se puede generalizar. Lo que probaron es que la neurona que se activa en determinada situación se vuelve a activar al evocar esa situación”.

————————————————————————

Definición
Incidencia
Características
Implicaciones en la Educación
Organizaciones

Hojas Informativas Sobre Discapacidades 6 (FS6-SP)
enero de 2004
Aprox. 4 páginas al ser impresa.
Versión P

De acuerdo a la Fundación de Epilepsia de America (Epilepsy Foundation of America), la epilepsia es una condición física que ocurre cuando hay un breve pero repentino cambio en el cerebro. Cuando las células cerebrales no están funcionando bien, la conciencia, movimientos, o acciones de una persona pueden alterarse por un breve período de tiempo. Estos cambios físicos se conocen como un ataque epiléptico.

Aunque algunas personas pueden experimentar un ataque, ésto no quiere decir que tienen epilepsia. Por ejemplo, muchos niños pequeños pueden sufrir convulsiones como resultado de una fiebre alta. Estas convulsiones febriles constituyen sólo un tipo de ataque. Otros tipos de ataques no clasificados como epilepsia incluyen los ataques precipitados por un desnivel de los líquidos del cuerpo o por el abandono del hábito de drogas o alcohol. Un ataque único no quiere decir que la persona tenga epilepsia.


El Uso del Término “Discapacidad”

El término “discapacidad” fue aceptado por la Real Academia Española de la Lengua hace diez años y aparece en el diccionario de la lengua española de ésta. En reconocimiento del gran poder del lenguaje para influir y crear impresiones, NICHCY utiliza el término “discapacidad” en todas sus publicaciones.

Otros términos quizás más comunes–como, por ejemplo, “incapacidad” o “minusválido–pueden dar a entender que las personas con discapacidades son personas “sin habilidad” o de “menor valor.”

En comparación, “discapacidad” quiere decir una falta de habilidad en algún ramo específico. El uso del término reconoce que todos los individuos con discapacidades tienen mucho que contribuir a nuestra sociedad y al mismo tiempo está de acuerdo con cambios similares en el lenguaje de la ley estadounidense.

En los Estados Unidos, hay más o menos dos millones de personas con epilepsia; y de los 125,000 casos nuevos que son descubiertos cada año, casi la mitad de éstos son niños y adolescentes.

Aunque los síntomas que aparecen abajo no son necesariamente indicativos de la epilepsia, es bueno consultar a un médico si Ud. o algun miembro de su familia experimenta uno o más de éstos:

  • Momentos de ausencia o períodos de confusión en cuanto a la memoria;
  • Episodios de mirada fija o falta de atención, como si estuviera soñando despierto;
  • Movimientos incontrolables de los brazos y piernas;
  • Desmayo con incontinencia o seguido por fatiga excesiva; o
  • Sonidos raros, percepción distorsionada, o inexplicables sentimientos de temor.

Los ataques pueden generalizarse, o sea que éstos pueden comprender todo el cerebro. Un tipo de ataque generalizado consiste de convulsiones con una pérdida de conciencia. Otro tipo aparenta un breve período de mirada fija.

Los ataques son clasificados de parciales cuando las células que no están funcionando bien se limitan a una parte del cerebro. Tales ataques parciales pueden causar períodos de “comportamiento automático” y conciencia alterada. Típicamente, ésto puede significar un comportamiento que aparenta tener un propósito, tal como abotonarse la camisa, pero que puede ser inconsciente y repetitivo, y que no se recuerda.

Los estudiantes con epilepsia o que son propensos a los ataques son elegibles para recibir servicios de educación especial bajo el Acta para la Educación de los Individuos con Discapacidades (IDEA). La epilepsia se clasifica como “impedimento a la salud” (other health impairment) y la escuela y los padres tienen que desarrollar un Programa Educativo Individualizado (“Individualized Education Program,” o IEP) a fin de especificar los servicios apropiados. Es posible que algunos alumnos con epilepsia tengan además otras condiciones tales como problemas del aprendizaje.

Algunos ataques pueden interferir con las capacidades para el aprendizaje. Si el estudiante tiene el tipo de ataque caracterizado por un breve período de mirada fija, él o ella posiblemente pierda parte de lo que diga el profesor. Es importante que el profesor observe y documente esos episodios e informe a los padres y a la enfermera de la escuela.

Dependiendo del tipo de ataque o cuán seguido éstos ocurran, algunos niños pueden necesitar ayuda para poder mantenerse al mismo nivel de los demás alumnos. Esta asistencia puede incluir adaptaciones en el estilo de instrucción dentro de la sala de clases, instrucción para los profesores sobre cómo asistir al niño durante un ataque, y asesoría. Todo esto deberá ser incluido en el Programa Educativo Individualizado (IEP).

Es importante que los profesores y personal de la escuela comprendan la condición del niño, los posibles efectos de los medicamentos, y qué hacer en el caso de que el niño tenga un ataque en la escuela. La mayoría de los padres encuentran que una conversación con los profesores al comienzo del año da buenos resultados. Aunque el niño tenga ataques que son controlados mediante medicamentos, es mejor que el personal de la escuela esté informado sobre la condición del niño.

El personal de la escuela y la familia deben trabajar juntos para controlar la efectividad de los medicamentos y cualquier efecto producido por éstos. Es importante avisarle al doctor si se nota algún cambio en las destrezas físicas o intelectuales del niño. También pueden ocurrir problemas auditivos o en la percepción, por causa de cambios cerebrales. Las observaciones escritas por parte de la familia y personal de la escuela podrán ayudar en futuras discusiones con el doctor del niño.

Los niños y jóvenes con epilepsia deben también tratar con los aspectos psicológicos y sociales de la condición. Esto incluye la manera en que el público percibe los ataques, el miedo de ocurrencias desconocidas, la pérdida de control durante el ataque, y cumplimiento con los medicamentos. Para ayudar a los niños a sentirse más seguros de sí mismos y para que éstos acepten el hecho de tener epilepsia, la escuela puede proveer, al personal y alumnos, un programa de educación sobre la epilepsia, incluyendo cómo reconocer un ataque y primeros auxilios.

Los estudiantes pueden beneficiarse más cuando la familia y la escuela trabajan juntos. Hay muchos materiales disponibles para las familias y profesores para que éstos puedan trabajar efectivamente como equipo.

Epilepsy Foundation (Oficina Nacional)
4351 Garden City Drive, Suite 500
Landover, MD 20785
(301) 459-3700, (800) EFA-1000
Web:www.epilepsyfoundation.org/contestacion/index.cfm
Información en español, incluyendo:Porque tú eres mi amigo; Lo que todos debemos saber sobre la epilepsia; La epilepsia y su niño; Sobre el tratamiento médico de la epilepsia; Una guía de pruebas y exámenes médicos; Preguntas y respuestas sobre la epilepsia; Reconocimiento de sintomas sútiles de la epilepsia en los niños; Yo también tengo epilepsia; La epilepsia y la familia(video);Cómo funciona las medicinas(video)
National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS)
National Institutes of Health
Brain Resources and Information Network
P.O. Box 5801
Bethesda, MD 20824
(800) 352-9424
(301) 496-5751
www.ninds.nih.gov/health_and_medical/spanishindex.htm

Esta información no tiene derechos de publicación.
Se pueden hacer copias y compartirlas con otras personas. Por favor dén el crédito de publicación a National Dissemination Center for Children with Disabilities (NICHCY).

Este documento fue desarrollado por la Academia para el Desarrollo Educacional (Academy for Educational Development) a través del Acuerdo Cooperativo #H326N030003 con la Oficina de Programas de Educación Especial, Departamento de Educación de los Estados Unidos. El contenido de este documento no refleja necesariamente los puntos de vista ni políticas del Departamento de Educación, y el hecho de mencionar productos comerciales u organizaciones no implica la aprobación del Departamento de Educación.
NICHCY
P.O. Box 1492
Washington, DC 20013
(800) 695-0285 · v/tty
(202) 884-8441 · fax
nichcy@aed.org
www.nichcy.org

Sobre las Discapacidades: La Epilepsia (FS6-SP)

—————————————————————————

La mayoría de epilépticos lleva una vida normal, incluso conduce»

Los neurólogos españoles premian la trayectoria del médico catalán en su lucha contra la enfermedad

24.05.08 –

FERMÍN APEZTEGUIA f.apezteguia@diario-elcorreo.com

«La mayoria de epilépticos lleva una vida normal, incluso conduce»

EXPERTO. El doctor Salas Puig, en su consulta. / ALEX PIÑA

La Sociedad Española de Neurología ha reconocido con el Premio Epilepsia 2007 la trayectoria profesional del especialista catalán afincado en Oviedo Javier Salas Puig. El experto, responsable de la Unidad de Epilepsia del Hospital Central de Asturias y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la ciudad, repasa en el día nacional de lucha contra la enfermedad los aspectos científicos y sociales más relevantes de la patología. «Afecta casi a una de cada cien personas, pero el estigma que acarrea es aún demasiado grande», se lamenta.

-¿Por qué se dedicó al estudio y la atención del paciente epiléptico?

-Cuando terminé la especialidad en el Hospital Central, me fui a Marsella. Quise completar mi formación con el profesor Henri Gastaut, considerado el mejor del mundo en epilepsia. Dos años después regresé a Asturias y, así, hasta hoy.

-¿De qué estamos hablando?

-De una enfermedad de la corteza del cerebro. De personas que tienen una descarga excesiva de neuronas, que se manifiesta como ataques epilépticos. Las causas que la causan son muchas, pero fundamentalmente dos: una lesión cerebral y la predisposición genética.

-¿Hasta qué punto pueden los pacientes hacer una vida normal?

-Tres de cada cuatro la hacen, porque están perfectamente controlados con la medicación. Les aconsejamos que sigan bien el tratamiento y no abusen de falta de sueño ni del alcohol.

-¿El 25% no responde a la terapia?

-Es demasiado. Hace unos años se hizo una campaña a favor de la investigación médica en busca de nuevos fármacos. Así surgieron en los años 90 los nuevos antiepilépticos, tan útiles como los anteriores y con menos efectos secundarios. Aún así, hay que seguir investigando. Sigue habiendo pacientes que no la tienen bien controlada.

-¿Diría que la terapia es eficaz?

-Entre los que no responden bien hay pacientes que pueden beneficiarse de la cirugía. Unidades especializadas extirpan la zona que desencadena las crisis. Los medicamentos son eficaces, pero necesitamos que lo sean aún más porque hay enfermos que, a pesar de los avances, no llegan a curarse.

-¿En qué casos se cura?

-Ocurre sobre todo en los niños, que tienen epilepsias más benignas. Dejan de tomar la medicación de forma controlada y desaparecen los ataques. Cuando continúan en la adolescencia, la posibilidad de curación es menor.

-¿Hasta qué punto incapacita?

-La mayoría de los pacientes están bien controlados con un solo fármaco. Pueden llevar una vida absolutamente normal, incluso conducir. Los que tienen ataques a pesar de la medicación no pueden trabajar en sitios donde perder la conciencia o el equilibrio suponga un riesgo, como un andamio.

El peso de la religión

-La mayoría asocia epilepsia a convulsiones y espuma por la boca.

-Están equivocados. Hay más de cien tipos de epilepsias. Algunas se manifiestan así. Son las que han trascendido a la población, pero la gran mayoría de los pacientes no tiene ni convulsiones, ni espuma por la boca ni se cae al suelo.

-¿Está bien atendida?

-Ha mejorado, pero dista mucho de ser la ideal. En muchos hospitales faltan unidades de diagnóstico y atención. Las mejores están en la red privada, aunque tan cierto como esto es que uno de los únicos centros donde se atiende verdaderamente bien al paciente es en el hospital público de Cruces.

-Cada vez se ven menos ataques epilépticos en la calle.

-Y eso que ocho de cada mil personas tienen epilepsia. Lo que pasa es que se oculta.

-¿Por qué genera tanto rechazo?

-Hay razones históricas que lo explican. Al principio, al paciente epiléptico se le consideró poseído por el diablo. Hipócrates nos dijo que era un trastorno del cerebro, pero en la Edad Media volvió a ser considerada cosa de endemoniados.

-¡Un desastre, vaya!

-Sí. Llevaban a los pacientes a curanderos y sacerdotes para que les extirpara el demonio. El conocimiento científico puso las cosas en su sitio, pero hasta el siglo XVIII la Inquisición llegó a quemarles en la hoguera. Todo eso ha propiciado el estigma social de la enfermedad, que está costando mucho quitar. Sólo se superará con información.

-¿Por qué cada vez hay más casos en la tercera edad que en niños?

-La epilepsia puede aparecer en cualquier momento. Hay dos edades en las que se da con más frecuencia, el primer año y a partir de los 70. La esperanza de vida ha aumentado el riesgo de epilepsia en los mayores debido a un problema de riego sanguíneo. La mayoría la tienen bien controlada con un solo fármaco. Las más graves se ven en la infancia y en el adulto joven.

-¿Se puede ser y no saberlo?

-Es posible. Hay epilepsias que no son tan aparatosas. Se manifiestan con una opresión en el estómago, la sensación de olores extraños, de confusión, desorientación, de haber vivido ya las cosas. Y, ¡claro!, esto no se asocia con epilepsia.

————————————————————————–

Epilepsia, una gran desconocida

  • La Sociedad Española de Neurología lanza una campaña informativa sobre el trastorno
  • Afectados, industria y especialistas quieren aclarar algunos conceptos erróneos

SEN)

Imagen del cerebro. (Foto: SEN)

Actualizado viernes 23/05/2008 20:34 (CET)

CRISTINA G. LUCIO

MADRID.- “Introducir un objeto en la boca del paciente para evitar que se mordiera la lengua”. Aunque es una acción incorrecta, eso es lo que harían más de la mitad de los españoles si se encontraran con una persona con una crisis epiléptica, según revela una reciente encuesta.

El sondeo, realizado en 1.392 personas con motivo de la celebración del día nacional del trastorno –el 24 de mayo- muestra que sigue habiendo un profundo desconocimiento de esta enfermedad entre la población española.

Así, el 40% de los encuestados creía que la epilepsia es una enfermedad mental; casi la mitad consideraba que la televisión, los videojuegos y el ordenador son perjudiciales para los niños epilépticos y la gran mayoría ni siquiera sabía que el trastorno puede tratarse.

El 80% de las personas pensaba que la epilepsia puede causar discapacidad con frecuenta cuando en realidad, tal como ha explicado en la presentación de los datos de la encuesta Antonio Gil-Nagel -miembro de la Sociedad Española de Neurología- “aproximadamente en el 70% de los casos el trastorno puede controlarse y la patología no supone un problema importante para el paciente, por lo que puede trabajar y hacer vida normal”.

“Sigue habiendo muchísimos mitos en torno a esta enfermedad”, ha recordado Gil-Nagel. “La gran mayoría de personas cree que lo primero que hay que hacer ante un ataque es impedir que el paciente se muerda la lengua o abrirle la boca para que pueda respirar y no es así”, ha puntualizado.

Según ha aclarado este experto, durante una crisis epiléptica la respiración puede interrumpirse por la contracción de los músculos del tórax y el diafragma, por lo que no sirve de nada forzar la apertura de la boca o introducir un objeto en ella. “Es más, eso puede provocar una luxación de mandíbula, lesiones o la rotura de un diente”, ha remarcado.

Para Francisca Lozano, presidenta de la Federación Española de Epilepsia, es necesario acabar con las falsas creencias que giran en torno a la epilepsia. “Hay una gran estigmatización. Los afectados tienen que llevar muchas veces la enfermedad en silencio y en soledad. Pocos son los que saben que todas las personas pueden en cualquier momento padecer epilepsia y la mayoría de los pacientes es capaz de llevar una vida totalmente normal”.

Con motivo de la celebración del Día Nacional contra el trastorno, la Federación de afectados junto con la Sociedad Española de Neurología y la compañía Pfizer han organizado una campaña de información a la población en la que se aclara cómo afrontar este trastorno. Estas son algunas de los conceptos que quieren transmitir:

Cómo reconocer una crisis epiléptica

  • Caídas súbitas
  • Sacudidas involuntarias o convulsiones en el cuerpo
  • Pérdidas de conocimiento
  • Problemas respiratorios
  • Rigidez en el cuerpo
  • Mirada fija
  • Incontinencia urinaria
  • Amnesia
  • Ausencia de respuesta
  • Sueño intenso inexplicable

¿Qué se debe hacer ante una crisis?

  • Mantener la calma
  • Alejar los objetos cercanos al paciente para evitar que se haga daño
  • Poner algo blando bajo su cabeza
  • Ponerle de costado o girar su cabeza para evitar que se atragante
  • Aflojar la corbata, desabrochar el cuello de la camisa o retirar cualquier prenda que pueda dificultar la respiración

¿Qué no se debe hacer?

  • No es necesario realizar respiración artificial
  • No se debe sacudir o golpear al paciente, ni echarle agua para que reaccione
  • No hay que intentar restringir sus movimientos
  • No hay que tratar de abrirle la boca a la fuerza ni introducirle nada en ella
  • No hay que ponerle alcohol en la frente
  • No administrarle medicamentos por vía oral
  • No darle de beber

La epilepsia es un trastorno neuronal que puede manifestarse en cualquier momento de la vida, aunque es más frecuente su aparición en la niñez y la tercera edad.

Por diferentes causas, en las personas epilépticas las neuronas transmiten, en ocasiones, las señales de una forma anormal, lo que provoca la aparición de crisis o ataques.

En un 70% de los casos, las personas padecen un tipo leve del trastorno, que puede tratarse, por lo que el paciente es capaz de llevar una vida normal. En el 30% restante el manejo de la enfermedad es más complicado, aunque en algunas personas, la cirugía puede ser beneficiosa.

Se calcula que, en España, se diagnostican cada año 20.000 nuevos casos de este trastorno, que afecta al 1% de la población (aproximadamente hay 400.000 afectados).

————————————————————————–

Medicamento para la Epilepsia podría ayudar a los Alcohólicos
Epilepsy drug may help alcoholics recover from dependence

Medicamento para la Epilepsia podría ayudar a los Alcohólicos

Hay méritos para que se hagan más estudios del medicamento no adictivo Gabapentín para el insomnio durante la recuperación del alcoholismo, señalan los investigadores

Ann Arbor, Michigan (NED).– Es un problema que parece sin solución.

Las personas que tienen problemas con el alcohol a menudo usan el alcohol para dormirse—pero el alcohol, de hecho, les impide que tengan un sueño de buena calidad durante toda la noche. Al mismo tiempo, es muy probable que sufran insomnio crónico que les impide que duerman lo suficiente noche tras noche—y se ha demostrado que esta condición reduce sus posibilidades de recuperar la sobriedad.

Mientras tanto es poco probable que sus médicos las receten medicamentos para el insomnio, porque en su mayoría las píldoras para dormir pueden crear un hábito, o pueden tener efectos adversos debido al daño en el hígado causado por el alcohol.

Ahora un nuevo estudio piloto de pequeña escala, realizado por un equipo de investigadores del alcohol y del sueño en la Universidad de Michigan señala una posible salida de este problema.

El estudio, que se publica en la edición de agosto de la revista Alcohol: Clinican and Experimental Research, indica que el medicamento Gabapentin podría reducir el insomnio en los alcohólicos en recuperación, y podría ayudarles a que se mantengan lejos de alcohol. El medicamento, que se usa a menudo para el tratamiento de la epilepsia y el dolor crónico, no forma hábito y no lo procesa el hígado.

Si bien el estudio involucró sólo a 21 insomnes en recuperación de su dependencia del alcohol, y no incluyó el tratamiento de largo plazo con Gabapentin o un seguimiento de largo plazo de su sueño o su recuperación del alcohol, fue un estudio doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo.

En total, el 30 por ciento de los pacientes que recibieron Gabapentin durante la recuperación del alcohol recayó en la bebida, comparado con 80 por ciento de los que recibieron placebo, sobre la base de estos resultados los investigadores ha iniciado ya estudios adicionales sobre el papel potencial del Gabapentín en la recuperación del alcoholismo y el sueño.

“Mostramos que los pacientes que recibieron el medicamento real, en lugar de un placebo, tuvieron menos probabilidades de recaer en la bebida, o que si recayeron, fue más tarde”, dice el autor principal Kira Broker, director ejecutivo de los Servicios de Tratamiento de Adicción en la U. M. y profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina inicial de la U. M. “En otras palabras el gabapentín previno y demoró la recaída. Mientras tanto los pacientes dijeron que dormían mejor tanto en el trato al grupo de tratamiento como en el grupo con placebo, lo cual puede deberse al gabapentín en el primer grupo y a que volvieron a perder en el otro”.

La coautora Flavia Consens, profesora de neurología y miembro del Centro de Trastornos del Sueño en la U. M., se mostró cautelosamente optimista de que las nuevas conclusiones puedan abrir la puerta a un mejor entendimiento sobre el manejo de los problemas del sueño en las personas que tratan de recuperarse de su dependencia del alcohol. Casi el 70 por ciento de las personas con problemas de alcohol sufre insomnio, señaló Consens, mientras que otras tienen que lidiar con perturbaciones del sueño que incluyen problemas para respirar, denominados apnea del sueño.

Casi 14 millones de personas en Estados Unidos cumplen los criterios de diagnóstico de abuso del alcohol o alcoholismo. Los problemas del alcohol, solos o en combinación con problemas de drogas ilegales, representan el 40 por ciento de todas las admisiones en programas de tratamiento de la adicción cada año, según la Dirección federal de Servicios por Abuso de Substancias y Salud Mental.

“Puede haber algunos cambios químicos subyacentes en el cerebro que hacen que los alcohólicos den cuenta de más insomnio como una condición coexistente, que los no alcohólicos”, agregó Consens. “Una explicación posible de estas conclusiones es que Gabapentín puede disminuir inicialmente el insomnio, y el paciente no necesita o desea el alcohol como un tratamiento para el insomnio. También estudiamos otros factores que puedan tener un efecto en las neuroquímica del cerebro, para ver en qué forma tienen impacto sobre la recuperación y el sueño”.

Los investigadores advierten que no observaron diferencias en los datos de ondas cerebrales recolectados durante los estudios del sueño que se condujeron antes y después que los pacientes recibieron Gabapentín. Asimismo el medicamento al parecer no tuvo un beneficio mayor para el insomnio que el placebo durante las primeras seis semanas el estudio de medicamento. Seis semanas después que se suspendió la medicación, sin embargo, quienes habían tomado Gabapentín dieron cuenta de un insomnio peor que el de las personas que recibían placebo. Se midió el insomnio usando cuestionarios estandarizados para un total 12 semanas.

Todos los voluntarios cumplieron con los criterios nacionales de dependencia del alcohol, y estaba ya en tratamiento por el alcohol o habían expresado su disposición a abstenerse del alcohol. También todos cumplían los criterios de insomnio que había creado más de seis meses no podían tener otras condiciones médicas o de salud mental, ni podían estar tomando medicamentos, que pudieran afectar su sueño, y se sometieron análisis de sangre para descartar enfermedades clínicas tales como la deficiencia de la tiroides y enfermedad del hígado.

Cada uno de los voluntarios que participaron en este estudio pasó tres noches en el Centro de Trastornos del Sueño de la U. M.: dos durante la preparación para el estudio, y una tres semanas después de que habían empezado a recibir el Gabapentín o el placebo. Todos los voluntarios recibieron hasta seis sesiones de terapia de la conducta que no estuvieron enfocadas en los problemas del sueño o el alcohol, sino más bien a la adhesión al medicamento del estudio.

Catorce de los voluntarios completaron exitosamente el estudio entero, incluida una visita de seguimiento seis semanas después de que habían terminado el curso de seis semanas de Gabapentín o placebo, y tres estudios del sueño durante la noche.

Brower señala que las dosis y los horarios de medicación que se usaron en el estudio pueden haber contribuido al efecto relativamente débil sobre el sueño que se notó en el Gabapentín. Los pacientes tomaron una dosis cada noche, el lugar de las tres dosis a lo largo del día que se administran rutinariamente para la epilepsia o el dolor.

“Estos resultados abren más cuestiones para nuestra exploración, incluido el impacto potencial del Gabapentín en las personas que están recuperándose de su dependencia del alcohol pero no dan cuenta de insomnio”, indica.

El equipo ya ha iniciado un estudio de ese tipo, y esta reclutando a personas que tengan un historial de consumo fuerte de alcohol pero que han estado sobrias por un período de tres a 12 semanas. Éstos voluntarios pasarán un total de seis noches en el laboratorio de sueño, y recibirán el medicamento en estudio durante una semana. Asimismo mantendrán un diario sobre su sueño durante 20 días, usarán un aparato que se parece a un reloj de pulsera y que registrará sus ciclos cotidianos y volver a hay más información sobre este estudio disponible en el teléfono (734) 232-0465 o por correo electrónico en dreamteam@umich.edu.

Epilepsy drug may help alcoholics recover from dependence

Further studies of non-addictive drug gabapentin for insomnia during alcohol recovery are warranted, researchers say

Ann Arbor, Michigan (NED).– It’s a Catch-22 of the highest order.

People with alcohol problems often use alcohol to get to sleep—but it actually keeps them from getting good-quality sleep all night long. At the same time, they’re highly likely to suffer from full-blown chronic insomnia that keeps them from getting enough sleep night after night—and that condition has been shown to cut their chances of getting sober again.

Meanwhile, their doctors aren’t likely to prescribe them insomnia medications, because most sleeping pills can be habit-forming or have adverse effects due to an alcohol-damaged liver.

Now, a small new pilot study from a team of University of Michigan alcoholism and sleep researchers offers some sign of a possible way out of this conundrum.

The study, published in the August issue of the journal Alcoholism: Clinical and Experimental Research, suggests that the drug gabapentin might be able to reduce insomnia in recovering alcoholics, and help them stay away from alcohol more successfully. The drug, often used to treat epilepsy and chronic pain, is not habit-forming and is not processed by the liver.

Although the study involved only 21 insomniacs in recovery from alcohol dependence, and did not provide long-term gabapentin treatment or long-term follow-up on their sleep or their alcohol recovery, it was randomized, placebo-controlled, and double-blinded. In all, 30 percent of the patients who received gabapentin during alcohol recovery relapsed to drinking, compared with 80 percent of those who received a placebo. Based on the results, the researchers have already launched additional studies of the potential role of gabapentin in alcohol recovery and sleep.

“We showed that the patients who got the real drug, rather than placebo, were less likely to relapse to drinking—or if they relapsed it was later,” says lead author Kirk Brower, M.D., FASAM, the executive director of U-M Addiction Treatment Services and an associate professor of psychiatry at the U-M Medical School. “In other words, gabapentin prevented and delayed relapse. Meanwhile, patients reported sleeping better in both the treatment and placebo groups, which may be due to the gabapentin in the first group and the resumption of drinking in the other.”

Co-author Flavia Consens, M.D., an associate professor of neurology and member of the U-M Sleep Disorders Center, is cautiously optimistic that the new findings could open the door to better understanding of how to handle sleep problems in people who are trying to recover from their dependence on alcohol. As many as 70 percent of people with alcohol problems suffer insomnia, she says, while others cope with other sleep disturbances including breathing problems known as sleep apnea.

Nearly 14 million Americans meet the diagnostic criteria for alcohol abuse or alcoholism. Alcohol problems, alone or in combination with illicit drug problems, account for 40 percent of admissions to addiction treatment programs each year, according to the federal Substance Abuse and Mental Health Services Administration.

“There may be some underlying chemical changes in the brain that prompt alcoholics to report more insomnia as a co-existing condition than non-alcoholics,” she says. “A possible explanation of these new findings is that the gabapentin might decrease the insomnia initially, and the patient may not need or crave alcohol as a treatment for the insomnia. We’re also looking into other factors that may have an effect on the neurochemistry of the brain, and see how they could impact recovery and sleep.”

The researchers caution that they did not observe differences in brain wave data collected during sleep studies conducted before and after patients received gabapentin. Neither did the drug appear to have a greater benefit for insomnia than placebo during the first 6 weeks of receiving study medication. Six weeks after stopping medication, however, those who had taken gabapentin reported worse insomina than those on placebo. Insomnia was measured using standardized questionnaires for a total of 12 weeks

All of the volunteers met national criteria for alcohol dependence, and were either in alcohol treatment or expressed a willingness to abstain from alcohol. They also all met criteria for insomnia that had lasted six months or more. They could not have other medical or mental health conditions, or be taking medications, that might affect their sleep, and underwent blood tests to rule out medical illnesses such as thyroid deficiency and liver disease.

Each of the study volunteers spent three nights in the U-M Sleep Disorders Center: two during the preparation for the study, and one three weeks after they began to receive gabapentin or placebo. All the volunteers received up to six brief sessions of behavioral therapy aimed not at sleep or alcohol issues, but rather at adherence to the study medication.

Fourteen of the volunteers successfully completed the entire study, including a follow-up appointment six weeks after they completed the six-week course of gabapentin or placebo, and three overnight sleep studies.

Brower notes that the medication dose and schedule used in the study may have contributed to the relatively weak effect on sleep that was seen from gabapentin. Patients took one dose each evening, rather than the three doses throughout the day that are routinely given for epilepsy or pain.

“These results raise more questions for us to explore, including the potential impact of gabapentin on people who are in recovery from alcohol dependence but do not report insomnia,” he says.

The team has begun such a study, and is recruiting people who have a history of heavy drinking but have been sober for three to 12 weeks. These volunteers will spend a total of six nights in the sleep lab, and will receive study medication for one week. They’ll also keep a sleep diary for 20 days, wear a wristwatch-like device to track their daily sleep/wake cycles, and come back for a follow-up visit after 12 weeks. More information on this study is available at 734-232-0465 or by e-mailing dreamteam@umich.edu.

The study was funded by the National Institutes of Health, and the study medication was provided by Parke-Davis (now Pfizer), which markets gabapentin as Neurontin. In addition to Brower and Consens, the study’s authors include Hyungjin Myra Kim, Stephen Strobbe, Maher Karam-Hage and senior author Robert Zucker.

————————————————————-

El cerebro requiere estímulo y cuidado constante: Teresa Corona

El cerebro requiere estímulo y cuidado constante: Teresa Corona

Miguel Reyes razo Entrevista a Teresa Corona, directora del Instituto Nacional de Neurologia y Neurocirugia. Foto: Fernando López / El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

9 de julio de 2008

Miguel Reyes Razo, Especial / El Sol de México
Ciudad de México.- Sólo la mitad de la población nacional goza la protección de la seguridad social. El resto ha de recurrir a centros de la Secretaría de Salud muy exigidos, colapsados casi, que requieren más y mejor infraestructura. En general el país sufre graves rezagos en salud, educación. Y se palpa, observa la neuróloga Teresa Corona, una suerte de desánimo nacional. “Nos prometieron horizontes de progreso y éste no llegó”, dice y excita a fortalecer instituciones. “Que los mexicanos no esperen más todo de Papá Gobierno. Sociedad y Gobierno pueden avanzar más”.
Científica fascinada desde sus primeros años por el cerebro y sus funciones; curiosa insaciable, admiradora de Vincent van Gogh y sus raptos, asienta que “el cerebro es el órgano vital más importante que tenemos los seres vivos. El cerebro registra nuestra existencia. Hace nuestra memoria. El cerebro retiene, recuerda, asocia… Y se asoma al futuro. El cerebro nos dice qué hacer. Y cómo debemos hacerlo.
“El cerebro en fin, nos da la capacidad de soñar. Es nuestra conciencia. Determina quines somos. Y en qué nos convertiremos. El cerebro nos alerta ante el peligro. Y está en nuestras sensaciones agradables y placenteras. Merced al cerebro reconocemos el mundo exterior; lo que nos rodea. Y efectuamos todas nuestras acciones de acuerdo con sus órdenes. El cerebro analiza, concluye y determina. El cerebro -remata entusiasmada- es nuestro comandante.
“Muévete. Sal. Entra. Ve. Vuelve. El cerebro ordena. Sí; desde mi niñez por el ejemplo de mis padres, ‘maravillosos ambos; de los de antes’, sentí atracción por las neurociencias. Y aquí estoy”.
Está en la Dirección del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Doctor Manuel Velasco Suárez. Lleva más de tres lustros ahí. Investiga. Lo hizo junto a Juan Ramón de la Fuente. Y Julio Sotelo.
“En mis días de responsable de los programas de enseñanza de este instituto dije al doctor Jesús Kumate que la docencia es un quehacer altamente satisfactorio. La Alta Especialidad, más. Formar excelentes profesionales es fascinante. Imbuir en los jóvenes los saberes técnicos, éticos, humanísticos. Servir al país.
“Hoy sabemos que en México falta conciencia de la solidaridad social. Apartado éste propio de quienes se encargan de la Salud; fundamental. ¡Es que un médico no puede formarse con la ambición del dinero! Debe tener lo necesario para vivir. Yo siento la obligación de retomar lo hipocrático. Lo mismo en el pre y en el postgrado. Tiempo de revisar a fondo nuestros deberes”.
-¿Cuidamos, apreciamos nuestro cerebro, Doctora?
“No. Como tampoco cuidamos la presión arterial. Y estamos inermes ante la posibilidad de un infarto. El cerebro requiere estímulo constante; cotidiano. ‘Science’, el célebre magazine de Medicina lo divulgó como un Hércules. Con unos brazos musculazos. ¡Un gigante! Hay que dar al cerebro una suerte de disciplina.
“El hombre, me refiero al ser humano, puede aprender a tocar el piano a los 60 años. Ahí está Albert Einstein. A esa edad el sabio decidió darse el placer de tocar el violín. Y estudió y aprendió. Dicen que no lo ejecutaba muy bien que digamos. Pero lo logró. Y cualquiera puede aprender a jugar ajedrez. O una nueva lengua.
“El cerebro no es ninguna máquina pueril. Si uno lo emplea con acierto e intensidad mejora su vida. La abstracción, la concentración. Como todo nuestro organismo, el cerebro también envejece. Y hoy, cuando la expectativa de vida anda en los 77-78 años aumenta el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas. Como la demencia. El Alzheimer.
“El riesgo de enfermedad vascular cerebral, una hemiplejía, digamos, discapacita. Sedentarismo, los hábitos alimenticios, la falta de actividad física favorecen esos cuadros.
“Vivimos, dijo la neuróloga, tiempos ‘estresantes’; difíciles. Veamos: ¿Cómo podemos procesar nuestra vida diaria? Ahí está la televisión que nos pone enfrente guerra y muerte. Vemos cotidianamente torturados y mutilados. Ese espectáculo agrede nuestro ánimo. Afecta la sensibilidad. Nos invade la inseguridad. El temor.
“Irritabilidad mora entre nosotros. Por doquier está la violencia. ¿Cómo entonces, no desanimarnos? ¿Cómo convivir con tal entorno? Para poder vivir con ello. En familia y en sociedad. ¿Qué hacer para que no nos afecte tanto? ¿Qué, cómo hacerlo? Tal es la pregunta.
“Pues en primer lugar debemos tener conciencia de nuestro tiempo. Conformarnos, admitir, con seriedad que aquí nos tocó vivir.
“Y asentados en nuestro medio cuidar cuanto podamos de nuestra salud. La física y la mental. Ello para que nos afecte menos. Y su efecto en nuestro derredor sea menor”.
MALES CEREBRALES-VASCULARES
MATAN E INVALIDAN A MILLONES
“Aquí damos 90 mil consultas cada año. Y operamos más de 600 cerebros. Y rendimos buenas cuentas por lo que productividad científica se refiere. Investigación. Y formación de recursos humanos de Alta Especialidad; de calidad”.
-¿El cerebro avisa su daño, Doctora?
“Sí… Pero no le hacemos caso. Un dolor de cabeza significa algo… O mucho. Pero un par de aspirinas quitan la cefalea. ¡Cuidado! Y los estados de ansiedad tienen un “por qué”. Los súbitos olvidos. Esos trastornos de la memoria.
“Y la depresión. Este mal ya es un problema de Salud Pública. Y no se le ve como tal. Hasta se estigmatiza al deprimido. En general las enfermedades mentales son estigmatizadas.¡La epilepsia! En nuestro medio… Ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolla una campaña para sacar a la epilepsia de la sombra. Se puede controlar; se le puede retirar.
“Hay casos de epilepsia de difícil control. En este instituto existe un “Comité de Epilepsia”. Fármacos y cirugía. Quien la sufre lleva una vida difícil.
“Somos muy frágiles, confió la celebrada científica. Pero no nos damos cuenta de ello. Ahí están los adolescentes que se sienten invulnerables. Por su proceso de maduración biológica. Y ¡cataplúm! Un aneurisma cerebral. Una predisposición al cáncer. A un tumor cerebral. Un dolor de cabeza”…
-¿Cómo es el tratamiento a un enfermo mental?
“Requiere tratamientos muy costosos. Hay enfermos crónicos que pueden ser productivos. Se requiere de información de la salud. De acceso a la salud.
“¿Reciben buena atención?
“El 50% de los mexicanos tienen cobertura de Seguridad Social. El otro 50, no. Van a Centros de la Secretaría de Salud. Muy exigidos…
-¿Y el Seguro Popular?
Hizo un gesto que bien podría interpretarse como: “Mejor no le movamos”. Habló y dijo:
“…Pues debe requerir más infraestructura… No se puede atender tal como está. Tenemos rezagos en Salud, Educación, Investigación. Los que estamos en el gobierno debemos aceptar esta realidad. Es tiempo de prevenir para evitar tales rezagos.
“Creo que se ventilan más los atrasos. Digo que veo un aire de decepción en los mexicanos. Nos ofrecieron el Edén. Que ya íbamos a salir. Y siempre no. Creo que debemos de unir fuerzas. Los mexicanos que tenemos responsabilidades institucionales debemos hacer lo propio: Fortalecer a nuestras instituciones. Pues no todo ha de hacerlo “Papá Gobierno”. Digo que es mejor “Gobierno y Sociedad”
Y a lo cerebral:
“Se calcula, divulgó Teresa Corona, que alrededor del 6% de los individuos, a los 65 años ya acusa cierto grado de daño. Dificultad para el aprendizaje. Y con cada año más de vida el porcentaje también crece.
“De los que llegan a los 85 años, el 40% dependerá de sus familiares o de instituciones públicas para su vida cotidiana. Ya es un problema muy serio de salud lo vascular-cerebral.
“Mata a 5 millones de personas al año. Quienes sobreviven sufren discapacidad mayor. Millones también quedan muy mal.
En verdad enfrentamos un gran reto en la atención a las enfermedades y trastornos mentales.
“En nuestro país se estima que los trastornos neurosiquiátricos ocupan el 5º. Lugar como carga de enfermedad. Ahí se hallan 4 de las enfermedades más discapacitantes.
“Esquizofrenia. Trastornos depresivos mayores. Trastornos obsesivo-compulsivos Problemas relacionados con el alcohol. Es alto el alcoholismo en México.
“Y este índice crecerá. Por la pobreza. Las drogas. Y envejecimiento de la población”.
Vivía la doctora Teresa Corona horas y días felices e inolvidables. Sus saberes le hicieron acreedora al Premio Manuel Velasco Suárez. El Consejo de Salubridad General lo otorgó.
“Hace 5 años murió Don Manuel Velasco Suárez -recordó emocionada. Los Doctores José Humberto Mateos y Marcos Velasco lo recibieron ya. Diploma, medalla. Y quizá algo de dinero. Jejeje. Por trayectoria. Por aportación. En mi caso a la Neurología”.
¡Felicidades!

————————————————————-

Una dieta contra la epilepsia

Una dieta cetogénica, alta en grasas y baja en carbohidratos y proteínas, ayuda a controlar los ataques epilépticos en los niños.

Redacción Sociedad
Una dieta cetogénica,  alta en grasas y baja en carbohidratos y proteínas, ayuda a controlar los ataques epilépticos en los niños.
Las  crisis convulsivas en niños bajo la dieta se redujeron en dos terceras partes, según  un estudio del hospital londinense de Great Ormond Street, publicados en la revista The Lancet Neurology.
En la investigación participaron  145 niños de entre 2  y 16 años, en quienes al menos dos de los fármacos contra la epilepsia no surtían el efecto deseado.
Cinco de esos menores incluso vieron cómo los ataques se redujeron el 90% tras iniciar el régimen alimenticio.

A pesar del progreso se detectaron efectos secundarios como constipación, vómitos, falta de energía y hambre. Los padres dijeron que luego de las primeras semanas la dieta se hizo más llevadera.
Los ataques epilépticos se deben a una descarga repentina de impulsos eléctricos en el cerebro. No se sabe cómo actúa la dieta, pero se estima que la cetona resultante del metabolismo de las grasas ayuda a prevenir estos ataques.

——————————————————————

Salud incorpora una nueva técnica para el diagnóstico de los casos de epilepsia. El Correo

Salud incorpora una nueva técnica para el diagnóstico de los casos de epilepsia

Campos, Nieto y De los Mártires, ayer. / RAFAEL LAFUENTE

El Sistema Público de Salud de La Rioja ha incorporado en el Hospital San Pedro y La Fundación Hospital de Calahorra una nueva técnica que permite realizar un mejor diagnóstico de los casos de epilepsia. Esta nueva prestación puede beneficiar a unos 2.500 riojanos que padecen este tipo de problemas, y que en su mayoría son niños y personas mayores de 65 años.

El consejero de Salud, José Ignacio Nieto, la gerente del Área Única de Salud, María Luz de los Mártires, y la jefa de Neurofisiología del Hospital San Pedro, Carmen Campos, explicaron en qué consiste esta técnica que, según Nieto, «se realiza en muy pocos hospitales del país».

El consejero destacó la importancia que tiene que la Fundación Hospital de Calahorra también realice la prueba, con la supervisión del equipo de la doctora Campos, «porque así los pacientes de la Rioja Baja (trescientos) no deben desplazarse».

Campos, por su parte, explicó que la prueba diagnostica «entre un 80 y un 90% de los casos de epilepsia», y señaló que «aproximadamente el 30% de los pacientes inicialmente diagnosticados y tratados como epilépticos, realmente no tenían esta enfermedad».

Simultáneo

El sistema consiste en colocar al paciente unos electrodos, generalmente en la cabeza, y se provocan factores que activan habitualmente las crisis, para poder estudiarlas mediante la conexión simultánea de un vídeo y la electroencefalografía. Por ejemplo, se puede provocar una crisis con estímulos luminosos, respiraciones profundas, etc».

El tiempo de monitorización del paciente puede oscilar entre los 30 minutos y las tres horas, con casos excepcionales de hasta siete horas. Según Campos, «hay que cuidar el diagnóstico, porque conlleva tratamientos de por vida, y todos los fármacos no sirven para todos los enfermos».

——————————————————————

Llega a Acámbaro aparato digital para realizar electroencefalogramas

Por: Onofre Lujano Sotelo, Lunes, 30 de Junio de 2008

Mide los impulsos eléctricos del cerebro, a través de pequeños electrodos y registra las variaciones en el potencial eléctrico

ACÁMBARO

Llega a Acámbaro el electroencefalograma, que es un estudio mediante el cual se mide los impulsos eléctricos del cerebro denominadas ondas cerebrales, El EEG mide estas ondas a través de pequeños electrodos en forma de botón que se colocan sobre el cuero cabelludo del paciente, y registra las variaciones en el potencial eléctrico de la actividad cerebral.

Los pacientes ahora podrán ahorrarse tiempo y dinero para no ir a las ciudades como Morelia, León y Querétaro para acceder a este tratamiento que se encuentra a disposición en un centro medico local además de que se apoyan en casos subrogados en el hospital general, el aparato atiende padecimientos capaces de producir alteraciones de la función cerebral pueden ser epilepsia, migraña complicada, déficit de atención, movimientos anormales y secuelas de trauma craneal.

publicidad

El doctor Mauro Segura Lozano, quien es especialista en neurología clínica y quirúrgica menciona que la electroencefalografía digital con mapeo cerebral es una rama de la neurología que se refiere a enfermedades y padecimientos que afectan el cerebro y los nervios incluyendo la columna vertebral y un grupo de estas enfermedades se conoce como trastornos epilépticos o trastornos de la actividad eléctrica cerebral la cual es una patología no tan frecuente que se confunde como ataques de histeria, convulsiones e incluso en lugares más aislados se piensa que el paciente se encuentra bajo efectos de drogas o embrujamiento y el padecimiento es un tipo de epilepsia que tiene un trastorno en la actividad eléctrica y esta es la razón de este aparato llamado encefalograma.

Dijo que lo importante de este aparato es diagnosticar y establecer con certeza si existe un trastorno en la actividad eléctrica cerebral, donde recién se cuenta en la región de Acámbaro y Moroleón, el cual es un dispositivo portátil de fácil transportación pero por tratarse de una computadora de alta calidad, tecnología y sensibilidad lo que permite hacer una diagnostico preciso en el lugar donde se va hacer el estudio.

Comento que para este estudio el paciente se presenta al estudio donde no requiere preparación y se pide que el paciente venga desvelado y que no haya consumido medicamentos psicotrópicos, alcohol, después se le acuesta y se le colocan una serie de 32 cables.

Los electrodos se conectan a través de una porta electrodos que es el CPU el cual se registra digitalmente a la computadora y esta a su vez hace diferentes análisis de gráficos, estadísticos y cambiar montajes.

DATOS SOBRE EL ESTUDIO

-¿Qué es el electroencefalograma?

El electroencefalograma (EEG) es un estudio mediante el cual se mide los impulsos eléctricos del cerebro denominadas ondas cerebrales. El EEG mide estas ondas a través de pequeños electrodos en forma de botón que se colocan sobre el cuero cabelludo del paciente, y registra las variaciones en el potencial eléctrico de la actividad cerebral.

-¿Qué ventajas tiene sobre el tradicional?

El Electroencefalograma Digital es un estudio que cuenta con tecnología de vanguardia, este estudio sirve para analizar por computadora la actividad eléctrica cerebral es una herramienta indispensable en la práctica para el médico neurólogo y psiquiatra.

Este estudio se realiza con apoyo de una computadora que permite realizar cambios de montaje, análisis estadísticos, esquemas y gráficos con la información obtenida en menor tiempo.

¿QUÉ ES EL MAPEO CEREBRAL?

El mapeo cerebral es una herramienta que sirve para ver las ondas cerebrales en forma de grafica, logrando visualizar en forma fácil y didáctica el resultado.

-¿Cuanto dura un EEG?

En la mayoría de los casos tiene una duración entre 20 y 30 minutos, de esta forma se podrá obtener mayor información del paciente. -¿Como debe de estar el paciente durante el estudio?

Es preferible realizarlo despierto y dormido para así poder visualizar su actividad cerebral en ambas formas ya que algunos pacientes pueden presentar anormalidades.

-¿Es conveniente avisarle al paciente que se va a dormir durante el estudio?

Si el paciente es menor de edad, es conveniente no decirle nada al respecto y que la persona que realice el estudio se encargue de dar las indicaciones en el momento, ya que en los menores de edad, en especial en menores de 13 años les puede generar angustia dormirse durante el estudio.

-¿Quién realiza el EEG?

Generalmente lo realiza un médico o técnico que tenga conocimientos al respecto. -¿Quién interpreta el EEG?

Lo interpreta solo el médico que tiene conocimientos y entrenamiento en neurofisiología y enfermedades neurológicas. Neurólogo, Neurólogo Pediatra, Neurofisiólogo o Neurocirujano.

-¿A quién se debe realizar este estudio?

El EEG es un estudio útil en aquellos pacientes con alteraciones de la función cerebral pueden ser epilepsia, migraña complicada, déficit de atención, movimientos anormales y secuelas de trauma craneal.

Se usa también, para evaluar los efectos de diversos medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso central y determinar estado de coma o muerte cerebral.

-¿Qué pasos debo seguir para preparar a mi hijo para un electroencefalograma?

Al preparar a su hijo para un EEG tenga en cuenta los siguientes pasos:

Acostar el día previo al paciente lo más tarde posible y levantarlo unas horas antes de lo que habitualmente se levanta; dormir un total de horas. El tiempo adecuado para que el paciente duerma dependerá de la edad y condiciones.

Cabello seco, recién lavado con jabón neutro y sin aplicar ninguna sustancia (gel, spray o grasa).

———————————————————————-

—————————————————————

psia en los hijos – Tucuman Noticias

Anuncios

8 comentarios to “Epilepsia”

  1. hola soy una chica epileptica pues me dio desde los 14 años hasta ahora que tengo 15 quiero saber si puedo hecharme quimicos en la cabeza como tintes y todo eso para el cabello
    tambien quiero saber que cosas no puedo hacer q me perjudiquen a MI

  2. mi padre tiene epilepsia y quiero saber cuanto se puede vivir con
    ella

  3. hola soy patricia tengo una nena de 9 años desde los 7 meses la trataba un neurologo x espamos del solloso y este año al ver en ella mucho nerviosismo y x un problema de familia o sea emocional ella habia tenido esas crisis hasta los tres años despues desaparecieron pero a raiz de este problema familiar el año pasado me hiso crisis y fui a consultar otro neurologo me mando hacer un electro y determino q lo q la nena tiene es ausencias la empezo a medicar en abril con logical acido valproico pero me cuesta mucho trabajo q lo tome sigue nerviosa las crisis no le agarraroin mas pero es muy nerviosa y queria saber si existe alguna otra medicacion yo estoy muy angustiada y a veces no se como ayudarla gracias

  4. HOLA MI NOMBRE ES RAQUEL Y SOY DE ARGENTINA DE PROFRSION DOCENTE DE ESCUELA COMUN Y EN ESTE MOMENTO ME DIERON LICENCIA DE MI CARGO POR NO SABER COMO ENFRENTAR A UNA NENA CON EPILEPSIA TIPO AUSENCIA, ESTO ME ANGUSTIO MUCHO Y QUISIERA QUE ME DIJERAN COMO TRABAJAR CON UN ÑINO ASI PARA ESTAR PREPARADA LA PROXIMA VEZ O SI SE DAN CURSOS PEDEGOGICOS PARA SABER COMO TRABAJAR EN EL AULA EN ESTOS CASOS.
    MUCHAS GRACIAS!!!!

  5. HOLA MI NOMBRE ES RAQUEL Y SOY DE ARENTINA DE PROFRSION DOCENTE DE ESCUELA COMUN Y EN ESTE MOMENTO ME DIERON LICENCIA DE MI CARGO POR NO SABER COMO ENFRENTAR A UNA NENA CON EPILEPSIA TIPO AUSENCIA, ESTO ME ANGUSTIO MUCHO Y QUISIERA QUE ME DIJERAN COMO TRABAJAR CON UN ÑINO ASI PARA ESTAR PREPARADA LA PROXIMA VEZ O SI SE DAN CURSOS PEDEGOGICOS PARA SABER COMO TRABAJAR EN EL AULA EN ESTOS CASOS.
    MUCHAS GRACIAS!!!!

  6. ” MADRE CUBANA BUSCA AYUDA PARA SU HIJA ”

    ME LLAMO DOLORES YNAUDIS GUERRA NAVARRO, SOY CIUDADANA CUBANA, INGENIERA ESPECIALISTA EN ENERGIA, VIVO EN
    CIUDAD DE LA HABANA, Y NECESITO LA AYUDA DE ESPECIALISTAS EN CIENCIAS NEUROLOGICAS PARA TRATAR DE ENCONTRAR SOLUCION O AL MENOS UN TRATAMIENTO PARA EL PADECIMIENTO DE MI HIJA DE 19 AÑOS DIAGNOSTICADA CON UN SEVERO TRASTORNO DE SU PERSONALIDAD DEBIDO A UN SEVERO DAÑO EN SU CORTEZA CEREBRAL EL CUAL FUE CAUSADO APARENTEMENTE EL EL MOMENTO DE SU NACIMIENTO DEBIDO AL SUFRIMIENTO FETAL Y UN PARTO INSTRUMENTADO, SU CONDICION ACTUAL ES INESTABLE A PESAR DE TENER UN ALTO GRADO DE INTELIGENCIA, NO ES CAPAZ DE CONTROLAR EL RESTO DE SUS ACTIVIDADES COTIDIANAS, SU NOMBRE ES DIANA GLORIA PEREZ GUERRA. MIS ESFUERZOS POR ENCONTRAR ALGUN ESTUDIO DE SU CEREBRO HAN SIDO INFRUCTUOSOS, POSEE UN FOCO DE EPILEPSIA Y PADECE ADEMAS DE TRASTORNOS MIGRAÑOSOS. MIS CONDICIONES ECONOMICAS NO ME PERMITEN VIAJAR POR MIS PROPIOS MEDIOS A NINGUN PAIS, SOLICITO AYUDA A TRAVES DE ALGUNA ORGANIZACION HOSPITALARIA QUE EN SU PAIS ME PUEDA COSTEAR ESTOS GASTOS DE SALUD Y ALOJAMIENTO.
    PARA COMUNICARME SU RESPUESTA LE ENVIO MI DIRECCION PARTICULAR.

    CALLE PINAR No. 8006 entre, SANTA TERESA Y COLLAZO. REPARTO PONCE. ARROYO NARANJO . CIUDAD DE LA HABANA.
    CP. 11900. O A TRAVES DEL CORREO ELECTRONICO alinaguerra08@yahoo.es

    ESPERANDO RESPUSTA DE SU INSTITUCION ME DESPIDO Y LES DOY LAS GRACIAS DE ANTEMANO. DOLORES GUERRA NAVARRO.

  7. soy madre de una nina de seis anos quien a padecido de convulciones desde que tenia un ano luego estubo estable por tres anos con farmacos pero despues de un ano de haberse retiradoa desarrollado un epilepcia refractaria donde los farmacos no ayudan teneiendo hasta cuatro convulciones diarias, no se a donde acudir ni a quien hacerlo

  8. SOY UNA CHICA DE COLOMBIA QUE PADECE DE EPILEPSIA DESDE LOS 6 AÑOS Y QUISIERA SABER SI USTEDES ME PODRIAN BRINDAR UNA AYUDA YA QUE LOS MEDICAMENTOS QUE TOMO NO LOGRAN NADA.
    TENGO ACTUALMENTE 25 AÑOS Y VIVO MUY DEPRIMIDA POR ESTA ENFERMEDAD QUE NO QUIERE TERMINAR.
    GRACIAS POR SU ATENCION.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: